HISTORIAS MUNDIALISTAS

Suspenso: Fútbol y Violencia

El día que un partido necesitó de la definición por penales por primera vez en la historia de los Mundiales. 

Klaus Fischer. Foto: Archivo El País.
Klaus Fischer en el partido entre Alemania y Francia en España 1982. Foto: Archivo El País.

España 82 había tenido su partidazo, ya relatado en esta sección, con el sorprendente Italia 3 -Brasil 2 en el estadio Sarriá de Barcelona. Pocos días después, otro duelo alcanzó también la excelencia en cuanto a emoción, suspenso y buen fútbol: la semifinal entre Alemania Federal y Francia, disputada en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán de Sevilla en la calurosa noche del 8 de julio.

Más temprano, Italia había asegurado su lugar en la final al vencer 2 a 0 a Polonia. Francia y Alemania habían comenzado a los tumbos el torneo, con sendas derrotas ante Inglaterra y Argelia, pero poco a poco se habían recuperado. Y sobre todo los franceses habían mostrado muy buen fútbol, con un mediocampo de pocos kilos y exquisita técnica, integrado por Michel Platini, Alain Giresse, Bernard Genghini y Jean Tigana.

Alemania daba una ventaja: su figura, el delantero Karl-Heinz Rummenigge, estaba entre algodones por una lesión. Y ese partido lo comenzó en el banco de suplentes.

Sin embargo, el primer gol fue germano, a través del delantero Pierre Littbarski. Poco después empató Platini, de penal. Y poco a poco los franceses comenzaron a dominar el partido, llenando de toques la cancha. Cuando se jugaba el segundo tiempo, el defensa francés Patrick Battiston, que se había sumado al ataque, recibió un pase largo hacia la medialuna. Llegó a rematar desviado, pero no pudo ver hacia dónde fue la pelota: el arquero alemán Harald Schumacher lo había embestido con fuerza brutal. El francés quedó en el suelo, desmayado. Lo sacaron en camilla, con conmoción cerebral y varios dientes de menos. El árbitro holandés Corver ni siquiera marcó infracción.

El dominio francés no se tradujo en goles, por lo cual hubo que ir al alargue. Casi enseguida, el moreno líbero de Les Bleus, Marius Tresor, convirtió el segundo gol con una gran media vuelta tras un córner. Mientras los franceses festejaban, el técnico alemán Derwall puso por fin a Rummenigge. Eso llevó un poco de preocupación a los galos, pero minutos después pareció liquidarse todo cuando Giresse convirtió el tercero con un buen remate desde el borde del área.

Pero aquella Alemania nunca se daba por vencida, y el propio Rummennige redujo la diferencia antes del final del primer chico, anticipándose al arquero. Francia comprendió que estaba perdiendo el control del partido.

En los 15 minutos finales, la presión germana se hizo insoportable y Klaus Fischer terminó empatando con un remate casi de chilena. El 3 a 3 fue el resultado final.

Hubo que ir a los penales, por primera vez en la historia de los mundiales. Hasta 1970, si había empate se recurría a otro partido o a un sorteo. Y en 1974 y 1978 no hubo encuentros de eliminación directa, salvo las finales.

La primera serie de cinco penales terminó empatada en cuatro, porque cada golero atajó uno. Siguieron entonces con el sistema de “uno y uno”. Y en esa instancia, mientras el alemán Hrubesch convirtió el suyo, Schumacher -el que debió haber sido expulsado- se lo atajó a Bossis. Alemania era finalista.

En aquel 1982, un semanario parisino hizo una encuesta entre sus lectores para saber quién era el personaje histórico más detestado en Francia: Hitler quedó segundo, detrás de Schumacher...

Esa generación dorada de Francia debió esperar hasta la Eurocopa de 1984 para levantar un trofeo. En el Mundial de México 86 volvió a cruzarse con los alemanes en la semifinal y volvió a perder. El título mundial llegaría recién con la generación de Zinedine Zidane en 1998.

El año pasado, Battiston estuvo en el Uruguay para observar jugadores. Y recordó la incidencia con Schumacher para Ovación: “Fue duro, muy duro. Marcó mi vida profesional y personal, pero es historia pasada, olvidada y ya perdonada”, aseguró. “¿Si Schumacher me pidió disculpas?... Un poquito... casi nada”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)