Arabia saudita

Richino, el "profe" uruguayo de la selección de Arabia Saudita

Es el preparador físico de Juan Antonio Pizzi y lleva siete semanas concentrado con los árabes, que enfrentarán a La Celeste en la segunda fecha

Richino
El profesor Alejandro Richino,  hoy en la selección de Arabia Saudita.

"Llevamos siete semanas concentrados. El Mundial parecía algo bastante lejano, pero ya estamos ahí”, dijo Alejandro Richino, el preparador físico de Arabia Saudita, a punto de dejar San Petersburgo para viajar a Moscú, donde hoy la selección árabe jugará el partido inaugural frente a Rusia.

“Las concentraciones largas siempre causan un poco de temor, pero en este caso era necesario. Y salió bien. Todo fue muy ameno, ellos están muy motivados por el Mundial y por mejorar. Y llegó el día que parecía tan lejano”, agregó el “profe” que tiene fama de loco por la forma intensa en la que trabaja y por cómo motiva a los futbolistas.

“Hablo poco, aparezco poco. Mi perfil es el de pasar inadvertido, pero le pongo una gran pasión a lo que hago. Le pongo mucho sentimiento al trabajo y eso los jugadores lo ven”, explicó.

Motivar, es algo que en un equipo árabe y traductor mediante no resulta tan sencillo. “Tenemos un traductor y Juan (Pizzi) tiene otro. También utilizamos el inglés y al trabajar hablo bastante en español. Con el traductor no siempre es sencillo. La base nuestra es lo que le queremos transmitir a los jugadores y el traductor tiene que tener nuestro mismo sentimiento. Es la contra de no tener el mismo idioma. Pero me entienden bastante, saben lo que les quiero decir. Me han aceptado muy bien. Creo que ellos aprenden más rápido el español que nosotros el árabe”, relató.

“Además, han tenido muchos técnicos extranjeros, sudamericanos, brasileños y están acostumbrados. No da para una charla profunda, pero nos hacemos entender”, añadió más tarde el “profe”.

Richino tuvo dos pasajes por el fútbol árabe, en el Al Hilal y en el Al Nassr, lo que obviamente facilita su trabajo en la selección. “Hay directivos que fueron jugadores míos en Hilal y futbolistas que tuve en Al Nassr. Eso hizo las cosas más fáciles porque ya conocían mi forma de trabajar. Se han adaptado mucho al entrenador, lo quieren mucho a Juan y eso también influyó”, contó Richino sobre Juan Antonio Pizzi, el técnico con el que arrancó a trabajar en San Lorenzo en el 2012.


EL AYUNO. Otro problema al que tuvo que enfrentarse Richino fue el del Ramadán, un etapa en la que los musulmanes celebran su mes sagrado y deben abstraerse de comer y beber durante las horas de luz. “Al estar afuera tienen permitido tener más libertades. Un poco más de elasticidad en los rezos; y durante el Ramadán, las autoridades les permitieron salteárselo y cumplirlo luego en otro momento. La mayoría de los jugadores del plantel, salvo tres, se lo saltearon. Se trata de algo muy importante para ellos y lo hemos manejado bastante bien”, relató. “No somos nosotros los únicos que tenemos ese problema, también lo tiene Egipto”, agregó.

Arabia Saudita había hecho una buena Eliminatoria con un técnico holandés, pero por un problema administrativo no pudo renovar. Y tras una transición de tras partidos con Bauza, llegó el cuerpo técnico de Juan Antonio Pizzi.

“Encontramos un equipo con buenos jugadores que tienen la gran expectativa de competir a gran nivel en Asia. El objetivo de Arabia para el Mundial es ser competitivos. En estos meses que llevamos con ellos, nos hemos propuesto eso. Hacer buenas presentaciones. Hemos trabajado bien y creo que los hemos mejorado”, explicó Richino, que en la segunda fecha del grupo tendrá que enfrentarse a Uruguay. Algo que ya ha tenido que hacer con otras selecciones (trabajó en la selección uruguaya, en la de Perú dos veces, en la de Colombia dos veces, y en la de Chile, con la que ganó la Copa América Centenario).



URUGUAY. “Uno es profesional, pero para mí el partido frente a Uruguay significa reencontrarme con mucha gente amiga. Sabemos que el partido va a ser muy difícil para nosotros, pero lo importante es hacer buenas presentaciones y llegar al último partido del grupo con expectativas de pasar a octavos”, aclaró.

“Uruguay tiene un muy buen equipo, han hecho un gran trabajo. Soy muy amigo de José (el profesor Herrera) y sé que han hecho una recuperación muy buena de los jugadores y que van a llegar muy bien físicamente”.

Los futbolistas árabes no le preguntan sobre la selección uruguaya, según Richino porque lo conocen bien. “No me preguntan mucho, saben todo de Uruguay. Conocen a los jugadores. Además, la idea nuestra es ir paso a paso y ahora están enfocados solamente en el partido frente a Rusia”.

Un muy joven Alejandro Richino hizo sus primeras armas como preparador físico junto a Luis Cubilla en Danubio. “Siempre tuve la suerte de tener buenos entrenadores al lado. Algunos de gran experiencia y luego fui pasando a gente más joven. Tuve dos Fórmula Uno, que fueron Cubilla y Maturana y luego pasé a algunos que tuve como jugadores, como Del Solar, pero fueron muy buenos compañeros de trabajo. La base es esa: el entrenador que uno tiene al lado”, insistió.

carrera

Un trotamundos con 15 equipos y 5 selecciones

La impresionante carrera de Alejandro Richino, que entrenó 15 equipos y cinco selecciones, comenzó en 1987 de la mano de Luis Cubilla. Juntos pusieron las bases en el Danubio que al año siguiente, ya con Ildo Maneiro como entrenador, fue Campeón Uruguayo por primera vez en su historia.
Luego se fue con Cubilla a Olimpia y en 1991 ambos llegaron a la selección uruguaya. Aquella que tuvo los recordados inconvenientes entre el técnico y los jugadores llamados repatriados y no consiguió clasificar al Mundial de Estados Unidos 1994.

CLUBES. Además de Danubio y Olimpia, Richino entrenó a Racing de Avellaneda, nuevamente Olimpia, Puebla de México, Millonarios de Colombia, América de México, Al Hilal de Arabia Saudita, Universidad Católica de Chile, Universitario de Deportes en Perú, Pachuca de México, Al Nassr de Arabia Saudita, San Lorenzo de Argentina, Valencia de España y León de México.
También trabajó en la selección de Perú en dos diferentes etapas, 1999 y 2000 y 2007 y 2010. Y tuvo dos períodos en el selección de Colombia: en 2001 y 2002 y en 2003.
Ya junto a Juan Antonio Pizzi trabajó en la selección chilena que ganó la Copa América Centenario en 2016. Aunque luego el entrenador argentino no consiguió clasificar a la selección transandina al Mundial de Rusia. Y actualmente, Pizzi y Richino están al frente de la selección de Arabia Saudita, uno de los rivales de Uruguay en el grupo A.

FAMILIA. Esa vida de trotamundos obligó al preparador físico a vivir mucho tiempo lejos de sus hijos Florencia y Matías. “Son decisiones que hubo que tomar, y el fútbol tiene eso. Hubo un momento en que mis hijos se quedaron en Uruguay. He estado solo mucho tiempo, viviendo en diferentes lugares, pero siempre sintiendo la presencia de ellos muy cercana. Uno se acostumbra, no tiene más remedio. Toda la familia se acostumbra”, explicó Richino.
Florencia y Matías viajaron a Rusia para acompañar a su padre y ver el debut de Arabia Saudita hoy frente a Rusia. Luego se quedarán para el partido frente a Uruguay. Ambos siguieron los pasos de su padre y son estudiantes adelantados de Educación Física.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º