la quinta tribuna

Modric y Kane: Fracasar para ganar

Córner de Modric, el golero sale mal, la pelota rebota y le queda en los pies a Kane, que remata con el arco vacío. Un defensa despeja la pelota con la mano. Penal. Modric remata y convierte. 2 a 1 y a correr al círculo central, con la pelota bajo el brazo y el renacer entre ceja y ceja.

Modric y Kane, los capitanes de Croacia e Inglaterra, jugaron juntos en Tottenham. Fotos: AFP.
Modric y Kane, los capitanes de Croacia e Inglaterra, jugaron juntos en Tottenham. Fotos: AFP.

Para leer todas las columnas de La quinta tribuna, haga click aquí.

Hoy parece un mal chiste, pero hubo un tiempo en que Luka Modric fue considerado el peor traspaso que el Real Madrid pudo realizar. De verdad, no es una exageración. En diciembre de 2012, el diario Marca publicó los resultados de la votación en la que miles de hinchas españoles habían participado y, con el 32% de los votos, el capitán de la selección de Croacia, que hacía solo seis meses había llegado al Madrid, quedó primero. Enseguida se venía el mercado de pases y ya se especulaba con su salida.

Harry Kane estuvo muy cerca de dejar el fútbol. La primera vez fue a los nueve años, cuando fue descartado por el Arsenal. La segunda ocurrió cuando el Tottenham Hotspur lo dio a préstamo por cuarto año consecutivo. Había pasado por Leyton Orient, Millwall, Norwich City y Leicester, había convertido 14 goles en tres temporadas, tenía 20 años y creía que estaba listo para hacerse un lugar en el equipo, pero nada de eso era suficiente para su entrenador y estaba a punto de irse cedido de nuevo.

Modric dijo que no. Kane dijo que no. Los dos decidieron quedarse en sus equipos, soportar las críticas, ser sinónimo de fracaso por unos meses, provocar que los hinchas se pregunten “¿y este qué hace acá?” cada vez que pisaban la cancha, a cambio de una oportunidad que no dejarían pasar.

Quizás fue un momento invisible para el ojo humano. Tal vez una semilla que se plantó sin ser vista y no se reveló hasta que varios años después alguien se puso a ver videos en YouTube. La cabeza funciona de formas extrañas y una nimiedad se puede transformar en un símbolo personal. Lo cierto es que tanto Modric como Kane tienen en común que conocieron la derrota bien de cerca, lucharon para cambiarlo y tuvieron que empezar desde un lugar incómodo para construirse a sí mismos.

Fue el 30 de noviembre de 2011. La única vez que jugaron juntos. Modric tenía 26 años y Kane 18. El croata vestía la camiseta número 14 y el inglés la 37. El Tottenham jugaba la penúltima fecha de la fase de grupos en la Europa League y necesitaba sí o sí ganarle al PAOK griego, liderado por el “Canario” García, para depender de sí mismo en la última fecha, en la que se jugarían la clasificación a la siguiente fase.

Pero a los 14 minutos, el PAOK ya ganaba 2 a 0. El Tottenham no se encontraba en la cancha. Modric y Kane tampoco. Hasta que a los 38 minutos se plantó la semilla. Córner de Modric, el golero sale mal, la pelota rebota y le queda en los pies a Kane, que remata con el arco vacío. Un defensa despeja la pelota con la mano. Penal. Modric remata y convierte. 2 a 1 y a correr al círculo central, con la pelota bajo el brazo y el renacer entre ceja y ceja. Pero el gol del empate no llegó. Kane fue sustituido a los 70 minutos y comenzó su periplo a préstamo en el ascenso británico. Modric jugaría su última temporada en los “Spurs” y pasaría a recibir las críticas madridistas.

Pero estuvieron cerca. Ambos estuvieron cerca. Tenían bien claro que si acariciaron la victoria una vez, necesitaban trabajar más para alcanzarla. Una temporada después de haber sido considerado el peor fichaje, Modric era campeón de la Copa del Rey y la UEFA Champions League con el Real Madrid. A los 21 años, Harry Kane se convertía en el 9 titular del Tottenham y convertía 21 goles en 34 partidos. "El fracaso es lo que más me ha hecho mejorar", dijo el inglés en febrero.

A un hincha del Real Madrid en 2012 le parecería un mal chiste, pero hoy Luka Modric se prepara para su séptima temporada en el club y es uno de los futbolistas más importantes del equipo, lleva la camiseta número 10 y es capitán en su selección. La carrera de Harry Kane tiene un enorme futuro en el Tottenham, hace tres temporadas que no para de hacer goles vistiendo la 10 y con 24 años es el capitán de Inglaterra. Ninguno se imaginaba que hoy estarían peleando por un lugar en la final del Mundial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)