Mundial 2018

El "Pompa": solo en Francia y de celeste

Edgar Borges, que lleva 25 años en el país galo,  mirará el partido del viernes entre uruguayos y franceses en el restaurante de Lille donde trabaja con cara pintada y tambor

pompa
Rasta. El "Pompa" mantiene su "look" y asegura que ha encontrado la paz en Lille. Foto: Darwin Borrelli.

Llegó a Francia en 1992, tras haber vestido las camisetas de Danubio, el equipo con que fue Campeón Uruguayo en 1988, y de Nacional. No niega que a esta altura se siente un poco francés, sin embargo, asegura que el partido del viernes no divide su corazón. “Para mí a esta altura, el fútbol es un espectáculo. En un momento fue mi trabajo, hoy es un espectáculo. Mi corazoncito es de Uruguay, aunque reconozco que también voy a estar feliz si gana Francia”, dijo el “Pompa” desde Lille, aclarando que está casado con una francesa y tiene dos hijos franceses.

El “Pompa” verá el partido en el restaurante “Happy nest”, ubicado frente a la iglesia de Notre Dame de la Treille en la ciudad vieja de Lille, donde trabaja hace años como relacionista público. “Ya vimos allí el partido entre Francia y Argentina, pero para el viernes llamé a mi hermano Pedro para que viniera a acompañarme, porque van a estar todos contra mí. Je”, contó. “Desde que se supo que el cruce era con Uruguay mi teléfono no ha parado de sonar. Van a venir muchos amigos, pero yo no me achico. Me maquillo, me pongo pintura celeste en la cara, toco el tambor y canto. Entonces aunque somos sólo dos, es como si fuéramos cincuenta”, agregó riendo.

“Acá la gente está muy entusiasmada, sobre todo después de que el otro día eliminaron a Argentina. Pero no están nada tranquilos con tener que enfrentarse a Uruguay. Le tienen miedo. Hoy no me dicen ‘les vamos a ganar’”, explicó.

“Además, se habla mucho de Uruguay, sobre todo por tener a Cavani jugando acá. Y también conocen mucho a Godín y a Giménez porque son compañeros de Griezmann en el Atlético de Madrid. Hoy el fútbol de los uruguayos está muy presente, es muy conocido acá, sobre todo por esos jugadores que tienen una gran jerarquía a nivel mundial. Una de las cosas que se remarca mucho es lo de las ganas, la fuerza que tiene Uruguay. Y la personalidad de cada jugador. Pero también reconocen que se le agregó buen fútbol, ya no es sólo aquello de la garra charrúa”, afirmó.

“Reconozco que Uruguay empezó ganando en el Mundial y eso, que hacía mucho que no se conseguía, dio confianza. Pero no me gustó. Y el segundo partido, menos. Contra Arabia no me gustó nada, vi solo 45 minutos porque me enojo conmigo mismo. No puedo entender que con los jugadores que tenemos, que todos están en las mejores ligas del mundo, juguemos así. Por suerte, las cosas cambiaron frente a Rusia y más con Portugal”, analizó Borges, quien reconoció a su vez, que Francia y Uruguay llegan al partido del viernes en situaciones parecidas: ambos han ido evolucionando en Rusia con el correr de los partidos.

“Los dos equipos están en una situación similar. Se esperaba más de los dos en la fase de grupo. Y hoy uno viene de dejar afuera a Argentina con Messi y el otro de eliminar a Portugal con Ronaldo. Y no son todos los equipos que pueden vencer hoy a Portugal, sobre todo teniendo en cuenta que Ronaldo venía haciendo un Mundial muy bueno. Y Uruguay lo consiguió”, dijo entusiasmado.

“No sé quién va a ganar, pero lo que quiero es que Uruguay siga con esa misma filosofía, de defender con toda la garra. Como Nández el otro día, que estaba en el piso tirado y trataba de defender con la cabeza. Pero en el fútbol se gana haciendo goles y para hacer goles hay que crear. Me pone muy feliz que en los últimos dos partidos Uruguay haya encontrado también eso. Ha tenido fútbol, garra, seguridad, porque estoy convencido que Uruguay tiene una de las mejores defensas del mundo, y seriedad. Por todo eso pienso que podemos pasar esta fase y si la pasamos podemos ir mucho más lejos”, enfatizó.

MBAPPÉ. “Me parece que Uruguay tiene que intentar cerrar los espacios, porque este chico Mbappé es muy buen jugador y desequilibra con su velocidad. Pero vi muy bien a Laxalt que es muy rápido por la izquierda. Y además, Godín, con la experiencia que tiene, siempre va a estar en cobertura. Si le cerramos el espacio a Mbappé, que hoy está con la lucecita prendida porque hizo un gran partido contra Argentina y porque tiene esa inconsciencia de la juventud, si lo bloqueamos tenemos posibilidades. Pero claro, también tenemos que jugar”, insistió. “Uruguay tiene argumentos para ganarle a Francia, pero no se tiene que encerrar en el fondo y simplemente tirar la pelota para adelante”.

Al final, el “Pompa” admitió que si Cavani no juega, el partido será otro. “El sólo hecho de que esté en el terreno es importante por el respeto que le tienen los franceses. Y es, con Suárez, una dupla que se complementa muy bien. Espero que llegue, pero tiene que estar bien porque jugar lastimado no es nada bueno”.

afectos divididos

La pequeña Luna lo considera francés

El “Pompa” tiene tres hijos, dos de ellos franceses. Charly, de 19 años, que jugaba en las juveniles de Racing de Lens y está por irse a estudiar y a jugar en una universidad de Estados Unidos y la pequeña Luna de tres años.

Charly acostumbra a dormir con una camiseta de Cavani que el goleador le regaló a su padre. Y cuando se refiere a la selección uruguaya, dice ‘jugamos o ganamos’. “O sea que en el alma se siente uruguayo también”, explicó el “Pompa”.

Luna es todavía muy chica y cuando escuchó a su padre, que estaba encerrado en su habitación viendo el partido frente a Rusia, gritar los goles, fue a ver qué sucedía. “Entonces yo le expliqué que estaba jugando Uruguay y que había hecho tres goles, y ella me dijo ‘pero vos no sos de Uruguay, vos sos francés’. Julie, su esposa quiere que gane Francia, pero se sentiría feliz por él si gana Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)