RUSIA 2018

Palabra de Poyet: el técnico del Bordeaux vio un Mundial extraño

Lo shockeó la salida de Alemania, y le queda la duda de qué hubiera pasado si jugaba Cavani con Francia

Gustavo Poyet en conferencia de prensa como entrenador de Girondins de Bordeaux
Gustavo Poyet en conferencia de prensa como entrenador de Girondins de Bordeaux

Gustavo Poyet llegó a Bordeaux en enero de este año. Los Girondins estaban en zona de descenso y lo llevaron para salvarlos, pero terminaron clasificando a la Europa League.

El equipo lleva una semana de pretemporada en Vichy, preparándose para la Europa League, donde debutará el 26 de julio y para la Ligue 1 que comienza en agosto. Hubo algunos cambios en los horarios de entrenamientos, sobre todo el día del partido entre Francia y Uruguay. Y también para algunos partidos de Brasil dado que tiene varios futbolistas norteños en el plantel.

sido un Mundial bien extraño. Es para analizar más adelante, pero me parece que el sorteo preliminar de las series no fue acorde con el potencial de las selecciones. Hay cosas que tiene el ranking FIFA que no tienen sentido. La fase de grupos fue tan pobre, ya sea porque había a mucha diferencia entre los equipos o porque ninguno pudo salir a jugar con un sistema muy claro y muy suyo. Los principales equipos, los más fuertes, sufrieron al principio, cosa rara y después llegó el momento de las decisiones. De lo qué convenía. Era por una zona o la otra. Era realmente agresivo. Hubo que tomar decisiones y algunos las toman de manera natural y otros fueron un poquito más cautos. Como Inglaterra. Por más que Bélgica hizo algún cambio, Inglaterra hizo ocho”, analizó Poyet, quien reconoció que le sorprendió la eliminación temprana de varios de los candidatos.

Shock

“Sobre todo Alemania y España por lo que esperaba de ellos en cuanto a la identidad y al funcionamiento. Y rindieron poco. Obvio, que con grandes diferencias: Alemania venía armada con el mismo técnico hace tiempo y España con el shock tremendo que significó el cambio de entrenador. Eso influyó”, explicó.

“Lo de Alemania me shockeó mal. Fue realmente pobre. Argentina era un despelote. Y no se puede ganar con el despelote que tenían. Brasil fue una decepción, por el año y las Eliminatorias que hizo”, añadió y pasó a referirse a la Celeste.

“Lo de Alemania y España fue pobre; Argentina era un despelote y no se puede ganar con el despelote que tenían. Brasil fue una decepción tras la Eliminatoria que había hecho. Y con Uruguay hay que estar orgulloso”.

Gustavo Poyet, hoy dirigiendo al Girondins Bourdeaux
Gustavo PoyetEntrenador uruguayo del Bordeaux

“En los primeros partidos a Uruguay le costó encontrar un gol enseguida, lo que sí sucedió con Rusia y quedó del lado difícil. Puede parecer que en los primeros partidos no gustó, pero para que un partido sea bueno tienen que jugar los dos y para que sea malo basta con que uno juegue medio feo y ya complica al otro. El partido en que menos jugó Uruguay o menos protagonismo tuvo respecto a nuestra identidad fue con Francia. No jugamos como nos gusta, puede haber sido el gol que nos desacomodó un poco. Pero no tuvimos la misma actuación, ni colectiva ni individual que habíamos tenido con Rusia y Portugal. El rival influyó por su forma de jugar y su potencial físico. Y la ausencia de Cavani puede haber afectado al grupo, sin quitarle méritos a Stuani a quien no vamos a hacer responsable de nada, pero creo que el que más lo sintió fue Suárez. A Luis le faltó su compañero, faltó la doble punta y el sacar provecho de Cavani. No fue lo mismo porque llevan jugando mucho tiempo juntos”.

“Que en un partido tan importante no estuviera Cavani fue duro y más justo frente a Francia, con lo que Cavani significa en Francia. Creo que siempre va a quedar la duda de que hubiera pasado si jugaba Cavani. Pero sobre todo tenemos que estar orgullosos de cómo nos representaron. Fuimos Uruguay y quedamos afuera frente a un equipo que posiblemente gane el Mundial”, agregó.

Aunque tampoco le sorprendería que ganara un equipo que nadie espera.“Puede pasar cualquier cosa, lo que está claro es que Francia y Bélgica tienen más potencial que los otros dos. Lo que me gusta de Inglaterra es la juventud. No le pesa nada, ninguna historia ni la Premier League. Son jugadores bastante jóvenes que se encontraron todos en un buen momento. Sin ser Francia o Bélgica que para mí tienen otro potencial a todo nivel: técnico y físico”, dijo.

“Si con 32 equipos hubo mucha pobreza, imaginate con 48. ¿Queremos realmente ver un partido de 7 a 0, o a un equipo perdiendo 3-0 todo metido atrás para no perder 7 a 0? ¿Eso es el Mundial? Creo que no”.

Gustavo Poyet en el partido del Girondins de Bordeaux. Foto: AFP
Gustavo PoyetEntrenador uruguayo del Bordeaux

“Francia ha ido creciendo. Acá la gente no estaba muy convencida, pero el equipo se ha ido haciendo fuerte. No empezó muy bien y hoy es el candidato número uno. Ahora la gente pasó del ‘vamos a ver’ a entusiasmarse mucho. Están convencidos que tienen una chance espectacular. Aunque lo mismo pensarán los otros tres equipos, sobre todo porque no están los candidatos de siempre”.

El Mundial de Rusia le dejó a Poyet la sensación de que no es bueno ampliar a 48 equipos, lo que se piensa hacer para el Mundial del 2026. “Si con 32 hubo mucha pobreza, imaginate con 48. ¿Queremos realmente ver un partido de 7 a 0, o a un equipo perdiendo 3 a 0 todo metido atrás para no perder 7 a 0? Eso es el Mundial? Yo creo que no. Salvo que sea sólo un tema económico”.

Anti VAR

“El fútbol está cambiando, lo estamos transformando en tecnología. Lo del VAR para mí es catastrófico. Cada vez hay más discusiones. El VAR es un caos. Ahora los equipos van a jugar con el VAR en las acciones ofensivas dentro del área. Y contacto hubo siempre en el fútbol. Ahora hay que pensar en el VAR en lugar de hacerlo en el fútbol. No lo entiendo. Con el VAR es todo más peligroso. No creo que sea para el fútbol. Lo que sí comparto es lo del reloj para corroborar si la pelota entra. El único país que lo usaba era Inglaterra porque se ve que es caro, pero habría que ponerlo en todo el mundo. En cambio el VAR no se va a poder poner en práctica en todos lados”, enfatizó.

“La única fórmula es que los árbitros mejoren y que los líneas asuman más responsabilidades. O admitir que el juez se equivoca. Yo no arbitro casi nunca los entrenamientos. Porque me voy a equivocar y no quiero que ningún jugador me diga nada de eso que te sale cuando no te cobran una falta o un gol. Y conste que a mí me gusta el lunes, me gustan las discusiones”.

EXTRA

No quiso traductor: se la jugó con su francés

“Bordaux es una ciudad hermosa y el club es espectacular. Con un potencial enorme, con características francesas a las que uno se tiene que adaptar”, contó Poyet, cuya primera experiencia afuera fue en el Grenoble francés cuando apenas tenía 21 años. “Cuando llegué me la jugué a no pedir traductor y a largarme con el francés mío y a ir mejorándolo de a poco. Y me sirvió para que no existiera esa distancia que hay cuando no podés hablar con tus jugadores y con la prensa que también influye”, contó quien ya está instalado con su esposa Madelón. Que haya vuelo directo todos los días a Londres es bueno para la familia, pues allá están los hijos Matías y Diego, que entrena esperando equipo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)