SELECCIÓN

Los nervios del primer día

Cinco triunfos, cuatro empates y tres derrotas en los estrenos mundialistas

Foto: Archivo
El debut celeste ante Francia, en Sudáfrica 2010, se resolvió con empate a 0. Foto: Archivo

Se sabe y se ha vuelto a recordar por estos días: hace 48 años que Uruguay no consigue ganar en un debut mundialista. Aquel 2-0 sobre Israel no solamente permitió empezar con buen pie la campaña en México 70, sino que los dos goles convertidos valieron la clasificación a los cuartos de final por diferencia de goles.

El primer día de una Copa del Mundo acumula todos los nervios, todas las expectativas que se van forjando durante los cuatro años anteriores. Claro que todas las selecciones viven lo mismo...

No siempre fueron partidos difíciles para la Celeste: en 1950 se le hicieron ocho goles a Bolivia, un equipo muy débil entonces. Esa tarde convirtieron todos los delanteros: Ghiggia, Julio Pérez, Míguez (3), Schiaffino (2) y Vidal. Y en Suiza 1954 se venció 2 a 0 a Checoslovaquia, con goles de Míguez y Schiaffino.

Sin embargo, en el recuento histórico, fueron más los apuros que las facilidades en los partidos de estreno.

En el Mundial de 1930, el resultado más corto de Uruguay fue justo el del primer partido, un 1-0 sobre Perú el día que se inauguró el Estadio Centenario. Cuentan que el puntero visitante Lavalle llevó pánico a las tribunas con sus piques, hasta que el “Manco” Héctor Castro hizo el gol.

En Chile 1962 se le ganó a Colombia en Arica, pero costó mucho, y eso que el fútbol colombiano estaba lejos de ser el de hoy. Incluso así el rival se puso en ventaja y recién en el segundo tiempo se lo dio vuelta con Cubilla y Sasía.

El debut en el Mundial 1966 resultó un empate sin goles, pero fue tomado como un triunfo: se logró frenar a los ingleses en Wembley gracias a un perfecto trabajo defensivo. De hecho, fue el único encuentro que no ganaron los dueños en casa en su Copa del Mundo.

El 2-0 a Israel en 1970, con goles de Maneiro y Mugica despertó moderados festejos. El rival era débil, pero por sobre todo pesó la lesión sufrida por el capitán Pedro Rocha al comienzo del partido. Su ausencia se haría notar en el resto del torneo.

El peor comienzo se registró en 1974: la derrota frente a Holanda por 2 a 0 en Hannover mostró en forma descarnada las enormes diferencias que existían entonces con el primer mundo del fútbol. En México 86, otro empate bien valorado: 1 a 1 con Alemania Federal en Querétaro. Un gol de Alzamendi al comienzo y luego una defensa a ultranza hasta que sobre el final igualó Allofs. Otra igualdad, 0-0 con España, abrió Italia 90 en Udine. Se jugó bien, se mereció ganar, pero no se pudo convertir e incluso se falló un penal (Ruben Sosa).

En Corea-Japón 2002 se perdió ante Dinamarca 2-1: fue un partido parejo pero los daneses aprovecharon las fallas celestes. El gol fue de Darío Rodríguez. Frente a Francia, en Sudáfrica 2010, un empate sin demasiado relieve, aunque al final no pesó. Y en Brasil 2014, una sorpresa (negativa), la caída ante Costa Rica por 3 a 1, luego de ir en ventaja con gol de Cavani.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)