mUNDIAL 2018

Mbappé: el joven maduro

Nació en 1998, el año en que Francia fue campeón del mundo. A los 14 años le dijo no a Real Madrid y hoy sueña con repetir lo de Zidane

Mbappé
Mbappé fue clave para eliminar a Argentina. 

Kylian Mbappé se convirtió tras el partido de Francia ante Argentina en una de las figuras del Mundial de Rusia. Sus enormes zancadas hacia el arco de Armani, que solo pudieron detener con un penal que Griezmann convirtió en el primer gol de los galos, hizo que los ojos del mundo se posaran sobre el “garçon” de tan sólo 19 años.

Ahora, a pocos días del partido Uruguay-Francia correspondiente a los cuartos de final, los uruguayos han aprendido a pronunciar sin dificultades su apellido y quieren saber todo de él, esperando que su velocidad y su talento no destruyan las grandes ilusiones de este pequeño país.

Kylian Sanmi Mbappé Mottin vino al mundo en Bondy, en los suburbios del noreste de la capital francesa el 20 de diciembre de 1998. Justo el año en que el Mundial se había jugado en Francia y la selección locataria se había quedado con el título gracias a grandes figuras como Zinedine Zidane y Thierry Henry.

A esa altura, ni sus padres, el camerunés Wilfried y Fayza, una francesa de origen argelino, ni nadie de su entorno, podía imaginar que el propio Zidane se interesaría en el muchacho solamente 14 años después.

EL MADRID. En ese momento, el adolescente fue invitado por el excampeón mundial a conocer la Valdebebas, el centro de entrenamiento del Real Madrid y a realizar una prueba para integrarse en las categorías juveniles del club. La invitación fue obviamente, hecha con la intención de ficharlo.

Allí conoció a Cristiano Ronaldo, el gran ídolo de su niñez con cuyas fotos y pósteres tenía empapelada su habitación. Y según confesó su padre en una entrevista, Kylian se pasaba horas mirando videos del portugués en internet.

Sin embargo, la decisión del jovencito francés fue de quedarse en su país y esperar para dar el salto. “Al final no me quedé porque quería seguir en mi país, no quise salir tan temprano”, explicó. Pero se llevó consigo de recuerdo la foto con Cristiano Ronaldo.

Por ese tiempo fichó para el Mónaco. Atrás quedaron el AS Bondy donde se inició y el INF Clairefontaine. Debutó en el primer equipo monagués en diciembre de 2015. Ingresó al final del partido frente a Caen y con 16 años se convirtió en el jugador más joven en debutar en la liga francesa. Y luego, ya con 17, fue también el más joven en anotar un gol en la mencionada competencia. Se lo convirtió a Troyes.

El joven se acopló a la perfección al Mónaco. Y con él en sus filas dejaron atrás en la Champions League al Manchester City de Pep Guardiola y al siempre difícil Borussia Dortmund. Su primer gol en una competencia europea se lo anotó al Manchester City y al Dortmund le hizo dos goles en el partido de ida y uno en el de vuelta definiendo con la precisión y la tranquilidad de un veterano.

PRUDENCIA. El año pasado, Zinedine Zidane, volvió a intentar reclutar a Mbappé para Real Madrid. Pero los merengues tenían entonces la competencia de Liverpool, Arsenal y París Saint-Germain, el club de su ciudad natal. Y fue por el club parisino por el que se inclinó el delantero. “Lo elegí porque el PSG es el equipo de mi ciudad, es como si un niño madrileño hincha del Madrid tiene la oportunidad de jugar en su equipo y se va a otra parte, a otro país. No, no, yo quería jugar en el PSG y estoy muy contento de cómo se han dado las cosas”, dijo entonces Mbappé. “Además, entendí que en el PSG tendría más oportunidades de jugar que en el Madrid”, agregó.

Pero la experiencia de la primera pugna de varios equipos por contratarlo, le dejó un sabor amargo. “El mundo del mercado es un mundo que no conocía. Lo descubrí y de verdad que no se lo deseo a nadie. No es la verdadera cara del fútbol”, afirmó sin pelos en la lengua dando muestras una vez más de su madurez. Una de las principales características del jugador. Y se lo nota tanto fuera como dentro de la cancha.

Lo de Mbappé no se trata sólo de ser veloz, tiene una gran capacidad para desmarcarse, gana en el mano a mano y se ubica siempre bien dentro del área para poder definir.

Mide 1.78 m de altura. Es un centrodelantero muy rápido, tiene dribling, potencia, control, toque y un fuerte remate. Pero por si todo eso fuera poco, es también muy activo en el trabajo defensivo y trabaja para la recuperación de la pelota.

Si bien el joven compañero de Cavani en el PSG no había impresionado en los primeros partidos de Francia en el Mundial, deslumbró frente a Argentina. Y no es casualidad. Se preparó de la mejor manera, para repetir lo que consiguieron Zidane y Henry en 1998, el año en que él nació.

“Esta temporada, Kylian ha completado su crecimiento tras ganar otro centímetro”, explicó Marc Westerloppe, responsable de la supervisión individual en el PSG. “Pero su desarrollo muscular no ha terminado. Lo completará en un año y medio, alrededor de los 21. Para entonces, ganará velocidad, explosividad y habilidad técnica”, añadió.

Así las cosas, menos mal que Uruguay lo enfrentará ahora, a sus 19 años.

Kylian

El Golden Boy:  puede repetir

El ganador del Golden Boy, el premio al mejor jugador menor de 21 años, se conocerá -como cada año- en diciembre. Ayer se divulgaron los primeros 100 candidatos. De esa lista se irán eliminando de a 20 jugadores hasta llegar a los últimos 20 que disputarán el cetro. Mbappé es uno de ellos y un serio candidato a ganarlo, tal como hizo el año pasado. En los primeros 100 hay un uruguayo: Joaquín Ardaiz. El exdelantero de Danubio, de 19 años, defiende hoy al Royal Antwerp de Bélgica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º