ALEMANIA

Joachim Löw se asoma al precipicio

Pocas veces se sintió Alemania tan cerca de una eliminación en el Mundial ya desde su segundo partido en el torneo. Su seleccionador Joachim Löw, una figura intocable hasta ahora, sobre todo tras el título de 2014, se tambalea en su pedestal.

Joachim Löw, entrenador de Alemania. Foto: EFE.
Joachim Löw, entrenador de Alemania que el sábado enfrentará a Suecia. Foto: EFE.

El miércoles, en la conferencia de prensa diaria de la Mannschaft, un periodista alemán llegó incluso a preguntar si una derrota y eliminación el sábado ante Suecia "pondría en cuestión todo el trabajo efectuado desde hace catorce años", primero con Jürgen Klinsmann y luego cuando su ayudante Löw pasó a ser el seleccionador después del Mundial de 2006.

Oliver Bierhoff, manager del equipo nacional, hizo como si no hubiera entendido la pregunta. Pero el simple hecho de que algo así se planteara es un síntoma inequívoco de la situación actual de un equipo que ya no se reconoce a sí mismo y que tiene un temor real a un desastre histórico.

El jueves, un sondeo en Alemania apuntaba que el 67,3% de los aficionados al fútbol de ese país, más de dos de cada tres, estimaban que la alineación de Löw ante México era "más bien mala" o "claramente mala".

Los comentaristas subrayan desde hace días el "empecinamiento" del seleccionador en no renunciar a su núcleo de "titulares indiscutibles" (Mesut Özil, Sami Khedira o Jerome Boateng), que fueron criticados tras la derrota 1-0 ante el Tri.

Esa lealtad a sus viejos guerreros entra incluso en contradicción con el discurso del entrenador, que repite y repite desde hace meses que no hay vacas sagradas: "En el Mundial, el pasado y los títulos no cuentan, únicamente vale el estado de forma y el rendimiento".

El domingo, tras el impacto de la derrota en el debut ante los aztecas, Löw quiso dar la cara y defenderse: "No vamos a tirar nuestro plan a la basura, eso no va a pasar".

Pero la prensa alemana no para de hacerse preguntas desde el inicio de la semana y muchas convergen en el mismo asunto: ¿Löw, a sus 58 años, es capaz de gestionar una crisis como la actual?

Encender el fuego

"Löw tiene que hacer algo ahora: encender de nuevo el fuego", aconseja Thomas Baschab, 'coach' mental especializado en deportistas de alto nivel. "Evidentemente tiene que corregir los errores tácticos, pero eso no es lo esencial. Lo más importante es convencer a los jugadores de que a partir de ahora todo depende de ellos. El equipo necesita alguien que le motive, como hizo Jürgen Klinsmann en 2006", estima.

La revista Kicker, de gran influencia en el fútbol alemán, también cree que la clave esta en lo que haga Löw.

"¿Los campeones mundiales entrarán al campo con más determinación y listos para el combate que contra México? Eso depende de la reacción de Löw", decía Kicker este jueves.

Los más optimistas recuerdan lo vivido en 2014, cuando Löw dio una lección desde el banquillo para gestionar un complicado partido de octavos de final ante Argelia. Sus consignas y los cambios realizados en el once inicial fueron considerados casi unánimemente como decisivos aquel día y como la base del camino luego hacia el título en el Mundial de Brasil.

Pero la presión ahora es más fuerte. Quedar fuera en la primera fase del Mundial sería una catástrofe de dimensiones colosales para una selección que en las últimas 16 Copas del Mundo, desde 1954, ha alcanzado siempre al menos los cuartos de final.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)