RUSIA 2018

El más fuerte es Cristiano

EDWARD PIÑÓN

Edward Piñón

Ahí está, realizando su salto atlético, irguiendo el pecho, luciendo triunfador como aquellos imponentes y temibles gladiadores del circo romano.

Es el símbolo del éxito, del héroe que invita a sus compañeros a seguirlo para disfrutar la fiesta del gol.

Solamente él supera lo insuperable. Y lo expone para que todos terminen de aceptarlo así cuando se apunta con los dedos índices de sus manos al pecho. Aquí estoy, grita con sus gestos.

Es Cristiano Ronaldo, ese tremendo futbolista portugués que está viviendo una temporada esplendorosa.

También está la otra cara. Porque ahí está, cabizbajo, con la mirada perdida en un horizonte nubloso, tratando de encontrar una respuesta que nadie puede darle.

Es el símbolo de la derrota, del hombre que se siente superado por las circunstancias, sabiendo que carga sobre sus hombros la gran responsabilidad de tirar del carro, porque el resto lo ayuda poquito, y todavía con una falla que para el mundo es inaceptable.

Solamente él, en todo el planeta, es el que no puede desperdiciar un tiro desde el punto penal, porque cuando no hace lo que se supone que debe hacer también siembra el pánico.

Es Lionel Messi, un dios del fútbol que vuelve a sumar otra perla para aquellos que lo castigan sin pudor porque Argentina no sumó los tres puntos.

El Mundial de Rusia ya tuvo los estrenos de dos de sus principales estrellas. Uno se encuentra atascado, en medio de las críticas de quienes se olvidan que fue él quien los llevó a Rusia. El otro va flotando, levantado en andas por un país que entiende que cuanto más feliz se encuentre más grande será su foja de servicios, porque es un hecho que cargará más goles decisivos, ganadores.

Por ahora a CR7 lo llevan en andas, mientras que a Messi lo están llenando de pozos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)