RUSIA 2018

¿Por qué la FIFA ya tiene la copa del Mundial en su museo de Zúrich?

Apenas dos días después que Hugo Lloris levantara en los aires el trofeo de oro, la copa volvió a su vitrina en Suiza. A la vez, los jugadores franceses festejaban en París con el trofeo.

El trofeo original del Mundial en su museo en Zúrich. Foto: @fifamuseum
El trofeo original del Mundial en su museo en Zúrich. Foto: @fifamuseum

Francia ganó el Mundial en Rusia el 15 de julio, pero dos días después la FIFA ya estaba anunciando que el trofeo había sido guardado en el museo del fútbol que la institución tiene en Zúrich, Suiza. A la vez, los campeones festejaban en París con su gente y también con el trofeo en manos.

"Después de haber sido elevado por los nuevos campeones del mundo en Moscú, el Trofeo de la Copa Mundial de la FIFA ha vuelto a su hogar en el Museo del Fútbol Mundial de la FIFA en Zurich", dice la publicación de la institución de este martes en su portal.

"Los visitantes ahora podrán ver el Trofeo exhibido en nuestra área de exhibición: la Galería de la Copa Mundial de la FIFA", sentencia.

El trofeo del Mundial descansa en su vitrina en el museo de Zúrich. Foto: fifamuseum.com
El trofeo del Mundial descansa en su vitrina en el museo de Zúrich. Foto: fifamuseum.com

Sin embargo, a la misma vez los jugadores franceses festejaban en su país con su público, algo similar a lo ocurrido en las últimas ediciones. Entonces ¿cómo es posible?

Lo que sucede es que la FIFA otorga el trofeo original en el momento de la premiación luego de la final, pero la copa que se llevan los ganadores a su país es una réplica.

Las diferencias entre una y otra.

El trofeo original mide 36,8 centímetros de alto y pesa 6,142 kilogramos, cinco de los cuales son de oro 18 quilates (75% de oro puro). Fue diseñada por el escultor italiano Silvio Gazzaniga (también diseñador de las copas de la UEFA y la Supercopa de Europa) y elegido por la FIFA e 5 de abril de 1972 entre 53 propuestas. Tiene una base de 13 centímetros de diámetro con dos anillos concéntricos de malaquita (mineral de color verde). La base y los anillos se pueden separar en tres partes.

El capitán francés Hugo Lloris, a la izquierda con sus hijas y el trofeo original del Mundial; a la derecha con la réplica de la copa ya en Francia. Fotos: EFE
El capitán francés Hugo Lloris, a la izquierda con sus hijas y el trofeo original del Mundial; a la derecha con la réplica de la copa ya en Francia. Fotos: EFE

El trofeo está formado por dos figuras humanas con los brazos arriba para recibir entre sí al planta tierra. Está valuado en unos 250 mil dólares, aproximadamente, pero en caso de una venta se tasa en 2 millones de dólares. “Diseñé dos jugadores levantando sus brazos para mostrar el momento de la alegría y el éxito de la victoria. Esos brazos rodean el mundo, que a la vez simula un balón”, explicó Gazzaniga.

La diferencia con la copa que viajó a Francia con los ganadores del Mundial es que la réplica no es de oro macizo, sino que es solamente con cobre y cinc en su interior y un baño de tres capas de oro. Esta réplica es la que el ganador mantiene durante los cuatro años de espera hasta la próxima edición y debe devolverla para el próximo Mundial (además de "prestarla" para la ceremonia de sorteo).

Una regla establecida en el reglamento de FIFA para con el trofeo es que solamente pueden tocarlo los campeones del mundo y los jefes de estado. De esta forma, cuando el trofeo visitó Uruguay previo a Brasil 2014, Alcides Edgardo Ghiggia fue el único en levantarlo.

Alcides Edgardo Ghiggia con el trofeo de la Copa del Mundo durante la gira previa a Brasil 2014. Foto: Archivo El País
Alcides Edgardo Ghiggia con el trofeo de la Copa del Mundo durante la gira previa a Brasil 2014. Foto: Archivo El País

Los seis inscripciones de los campeones en su base.

Con la coronación de cada campeón, la FIFA debe grabar en la base del trofeo el nombre de cada uno de los campeones. Así es que el trofeo tiene el año de cada una de las ediciones disputadas con él y al lado de cada año el campeón correspondiente. Así es que Alemania (1974, 1990 y 2014), Argentina (1978 y 1986), Italia (1982 y 2006), Brasil (1994 y 2002), Francia (1998 y 2018) y España (2010) tienen su nombre grabado.

Los seis campeones del mundo desde 1974 al 2002 grabados en la base del trofeo de FIFA.
Los seis campeones del mundo desde 1974 al 2002 grabados en la base del trofeo de FIFA.

¿Por qué Uruguay no está? Al igual que pasa con Inglaterra (campeón en 1966), Uruguay no está presente en la base del trofeo pese a haber ganado en 1930 y 1950 porque en ese momento y hasta la edición de México 1970 los ganadores se llevaban el trofeo Jules Rimet.

¿Qué pasó con el trofeo anterior?

El trofeo Jules Rimet (nombrado así en honor al presidente de FIFA) fue diseñado por el escultor francés Abel Lafleur, en aquel caso por encargo de los organizadores para entregarse por primera vez en 1930 cuando lo ganó Uruguay. Tenía 35 cm de alto y pesaba 3,8 kg, aproximadamente. 

La figura femenina que destacaba era una alegoría a la diosa griega de la victoria Niké, que tenía sus alas abiertas y estilizadas, sosteniendo con sus brazos una copa octagonal. Todo ello estaba hecho de plata de ley (90% pura) y cubierta de oro. La base azul era de lapislázuli, una joya semipreciosa, en la cual se insertaban placas de oro con el nombre del trofeo y el de sus ganadores.

Copa Jules Rimet
El trofeo Jules Rimet, inicialmente llamado Victoria.

Luego de Uruguay ganar el trofeo en 1930 e Italia en 1934 y 1938, el trofeo tuvo que ser guardado por el italiano Ottorino Barassi, en ese momento vicepresidente de la FIFA, durante el período de guerra en el cual no se disputó el torneo. Tuvo que esconder en una caja de zapatos abajo de su cama durante la Segunda Guerra Mundial para impedir su robo. Con el regreso del Mundial en 1950, Uruguay se lo llevó a casa por segunda vez.

Antes de la Copa del Mundo de Inglaterra 1966, el trofeo fue robado mientras se exhibía. El que lo encontró enterrado abajo de un árbol fue el perro Pickles. Finalmente en México 1970, Brasil se lo llevó a casa para siempre el trofeo original por haber ganado el Mundial en tres ocasiones, algo que había sido previsto por Jules Rimet.

Sin embargo, en 1983 el trofeo fue robado en Río de Janeiro durante una exhibición y nunca fue hallado. Según versiones, fue fundido. La Confederación Brasileña de Fútbol ordenó la fabricación de una réplica. 

Hoy en día, el trofeo actual no se entrega de forma definitiva a ningún campeón como sucedió con su versión anterior. Es más, Alemania ganó por tercera vez seguida el trofeo en 2014 (quien más lo logró con esta copa).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º