Selección

Las cuatro premisas de Tabárez

El entrenador tiene la fórmula para jugarle a Egipto en el debut mundialista

Foto: Nicolas Pereyra
Foto: Nicolas Pereyra

Todos los uruguayos quieren saber cuál será la formación de Uruguay para enfrentar el viernes en Ekaterimburgo a Egipto en el debut por la Copa del Mundo 2018. Seguramente Tabárez ya lo tendrá decidido, pero aún no hay confirmación.

Pocos, sin embargo, se preguntan cómo le jugará La Celeste al conjunto africano, que es el vicecampeón reinante de su continente. Más allá del dibujo táctico, lo que sí se observó en los entrenamientos fue la fórmula que el entrenador tiene prevista utilizar para cumplir el objetivo: posesión, movilidad, velocidad y paciencia.

Estos son los cuatro requisitos que impondrá el maestro a sus dirigidos en la primera presentación en Rusia.



POSESIÓN.  Tener la pelota es fundamental en el fútbol, por más que en los últimos tiempos se haya convertido en algo discutible porque han habido casos de equipos que con menos posesión fueron más efectivos y sacaron buenos resultados. Uruguay ha sido siempre más de respuesta que de propuesta, es decir que apostó más por el contraataque. Sin embargo, Tabárez ha apostado por jugadores de mejor pie que lucha en el mediocampo, un cambio que parece necesario por la velocidad con la que se pasa el sector medio en el fútbol de hoy.

Por lo tanto, cuidar la pelota es algo para lo que se armó este equipo y por tanto será esencial ante Egipto. Tanto como ser solidario con el equipo. “Hoy en día todos sabemos que tenemos que atacar y marcar. Debemos ser polifuncionales, porque ya no sirve el jugador que ataca y no defiende”, dijo Georgian De Arrascaeta.

“Por ahí en el último tiempo aparecimos jugadores de recambio con diferentes características a las de compañeros anteriores y de repente tenemos más opciones para hacerles llegar más la pelota a las dos bestias que tenemos arriba (Suárez y Cavani)”, apuntó Nahitan Nández.



MOVILIDAD. Aunque están bien definidos qué jugadores van por cada flanco, en los entrenamientos se apuesta mucho a la rotación tanto vertical como horizontal para que siempre quede algún futbolista libre para recepcionar, que puede ser porque zafe al marcador o bien arrastre marcas para generar espacios a otro compañero. Esto es clave para abrir defensas cerradas como se espera sea la de Egipto.



VELOCIDAD. Acá hay que separar el concepto. Uruguay no es un equipo que tenga futbolistas veloces. De hecho, el único vertiginoso es Jonathan Urretaviscaya. Entonces, el concepto sobre el que se insiste es en la velocidad del balón, que es algo diferente. Que haya mucha circulación de pelota y con rapidez es, en teoría, lo que moverá a la defensa local, generando errores tácticos a la hora de salir a cortar.



PACIENCIA.Con Suárez y Cavani en el ataque es fácil tentarse y ser vertical. Sin embargo, esto puede facilitarle el trabajo al rival. Por eso si bien la primera opción para De Arrascaeta es siempre buscar a los puntas, sabe que cuando están tapados puede contar con la apertura para los laterales. Ser paciente hasta que se generen los espacios o la superioridad numérica es otro de los elementos en los que se machaca para iniciar el Mundial de Rusia con buen pie.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)