RUSIA 2018

Croacia, la sorpresa del Mundial que va por la marca de Uruguay

Superando su mejor actuación, los croatas superaron a Inglaterra y en la final van tras un récord de la Celeste.

Luka Modric a upa de Mario Mandzukic tras la clasificación de Croacia. Foto: AFP
Luka Modric a upa de Mario Mandzukic tras la clasificación de Croacia. Foto: AFP

Con un nuevo alargue de por medio -el tercero en sus últimos tres partidos- y dando vuelta el marcador luego de comenzar en desventaja desde los cinco minutos, Croacia le ganó a Inglaterra y clasificó a la primera final del mundo de su historia.

La semifinal comenzó complicada para los dirigidos por Zlatko Dalic, que a los cinco minutos veían cómo una falta sobre Delle Ali a poco de la entrada al área era transformada por gol gracias a un excelente tiro libre del jugador del Tottenham, Kieran Trippier.

“Solía ver a Beckham y Pirlo, jugadores así. Beckham es el que solía tratar de copiar, seguro”, declaró el lateral derecho autor del gol inglés. Sin dudas con su anotación hizo recordar a varios a las hechas por David Beckham en su mejor momento.

Y eso no era todo. La selección de los Tres Leones tuvo varias chances más después del gol para poder aumentar la diferencia, ante una Croacia que parecía cansada por los 240 minutos que venía de jugar en los últimos 10 días (alargue contra Dinamarca y Rusia tras dos 1-1 en los 90’ reglamentarios).

Harry Kane y Jesse Lingard contaron con algunas de las chances más importantes en esos siguientes minutos para los dirigidos por Gareth Southgate, que se mostraban dinámicos y verticales, sin conformarse con el 1-0 parcial.

Sin embargo, Croacia comenzó a hacer su juego. Poco a poco Inglaterra empezó a bajar su intensidad y replegó sus líneas en su propio campo, permitiendo que los croatas vayan cada vez más teniendo el control del balón y acercándose al arco del golero Jordan Pickford, de decisivo desempeño en partidos anteriores.

Ello hizo que ya a los 68’ de partido Croacia lograra el empate por medio de Ivan Perisic, en un excelente movimiento personal en el área. El lateral derecho Sime Vrsaljko puso un centro preciso a la espalda del zaguero central (de los tres de Inglaterra) John Stones, y Perisic se movió rápidamente de izquierda al centro para ganarle la posición al derecho, Kyle Walker e impactar el balón con un pie zurdo a la altura de la cabeza del defensor -quizá hasta con una jugada peligrosa por la cercanía del pie a la cabeza-.

Los balcánicos empataban el partido a falta de más de 20 minutos y con una situación anímica mejor que la de su rival, que se trasladaba a la cancha con el dominio croata. Incluso un remate del propio Perisic que impactó en el vertical izquierdo del arco de Pickford Croacia advertía que no quería llegar a su tercer alargue seguido. Sin embargo, fue algo inevitable.

Luego de su tercer empate 1-1 en los 90’ reglamentarios, Croacia alcanzaba el tiempo extra nuevamente. Aunque cada uno fue distinto: el primero con Dinamarca sin vulnerarse durante los 30’ y avanzando por penales; ante Rusia en cuartos con un gol por cada lado y con la clasificación en la tanda de penales; ayer la historia se cerró en los 30 minutos suplementarios.

Con claras muestras de agotamiento y calambre en varios de sus jugadores por los -por entonces- 349 minutos jugados en los últimos once días, Croacia logró la hazaña. Un balón que caía en picada al vértice del área fue peinado por Perisic con dirección del arco, entonces apareció Mario Mandzukic para vestirse de “Supermario” y, ganándole la posición a un John Stones lento en su reacción, poner el gol con una volea cruzada.

Delirio en los croatas, que incluso aplastaron a un fotógrafo en su festejo cerca del córner. Y no es para menos: por primera vez desde lo hecho por Uruguay en 1950 y 1930, un país con menos de 5 millones de habitantes podría quedarse con el título en la Copa del Mundo. Croacia irá el próximo domingo 15 de julio al Estadio Olímpico Luzhnikí de Moscú desde las 18:00 horas locales (12:00 uruguayas) por lo soñado, por el título del mundo ante Francia, y por cortar los alargues: los suyos (tres) y los de las finales del mundo (2006, 2010 y 2014).

EL DATO

Croacia, el más goleador en juego

Con una Copa del Mundo marcada a fuego por la cantidad de goles anotados a través de jugadas a balón parado, ya sea desde un córner, un tiro libre o un penal, Croacia logró llegar a la final e incluso ayer dar vuelta el tanteador gracias a tantos alcanzados en jugadas con pelota en movimiento.

Justamente Inglaterra había sido su antítesis. Los ingleses había llegado a la final como el equipo con más goles a través de pelotas paradas con ocho anotados de esa forma en un total de once (a lo que hay que sumar el hecho ayer por Kieran Trippier con un estupendo tiro libre al palo de la barrera). Tres de ellos habían sido de penal.

Los capitaneados por Luka Modric, gran responsable del juego croata, llegaron al gol a través de la pelota quieta en apenas tres de sus 13 goles anotados en los seis partidos jugados en la Copa del Mundo. Una demostración.

Davor Suker, de ídolo croata a presidente

Un nombre que sigue estando presente en la historia del fútbol croata por su pasado y su presente. Davor Suker, el goleador de la selección de Croacia que logró el tercer puesto en el Mundial de 1998 (justamente con los 20 años cumplidos ayer 11 de julio) al vencer 2-1 a Holanda.

Actualmente, el ídolo croata es presidente de la Federación de Fútbol de su país desde 2012. La actual generación de futbolistas croatas logró superar el mérito de la generación dorada de Croacia que llegó hasta las semifinales en Francia ‘98, e incluso el próximo sábado podrá ser campeón del mundo ante el rival que los dejó afuera hace 20 años.

Davor Suker, actual presidente de la Federación de Croacia. Foto: Reuters
Davor Suker, actual presidente de la Federación de Croacia. Foto: Reuters

“Pensábamos que nunca íbamos a repetir la hazaña del ‘98”, dijo Suker tras el partido de ayer. El 8 de julio de 1998, un gol suyo no alcanzó en la semifinal contra Francia porque luego un doblete de Lilian Thuram le permitió a Francia alcanzar la final del mundo que luego lograría. En tres días, Suker y toda Croacia tendrán su revancha.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)