ASÍ LO VEO

Campeón de los goles sufridos

EDWARD PIÑÓN

Edward Piñón

Fue difícil. Con un desenlace muy conocido y gracias a una receta que tantas alegrías ha entregado. Cometiendo errores, teniendo dificultades, algunas esperadas y otras no tanto, pero confirmando que mentalmente no hay nadie más combativo e insistente que Uruguay.

Fue difícil. Porque Egipto jugó a gran nivel el partido que planificó para minimizar el juego de la Celeste, pero los nuestros son cabeza dura. No cesan nunca en su empeño por lograr el objetivo que se pusieron por delante. Y bien a la uruguaya, con una pelota aérea, con una aparición de uno de los zagueros la historia de la Copa del Mundo comenzó a vivirse como hace muchísimos años que no se lograba.

Chau racha negativa. Chau estadística frustrante y derrumbada en este ciclo que lo único que sigue trayendo son sensaciones de que hay un equipo convencido de lo que quiere.

Sí, la circulación de la pelota fue demasiada lenta. Sí, a Matías Vecino y Rodrigo Bentancur no le salieron tan bien los pases que debieron superar líneas defensivas. Sí, también a Luis Suárez y Edinson Cavani les costó muchísimo encontrar espacios, asociarse, porque recién lo hicieron en el remate de la segunda mitad. Pero ni siquiera con todos los problemas que fue generando el gran trabajo de los volantes centrales egipcios, ni aún con esa velocidad e inteligencia táctica para replegarse y tapar huecos que tuvieron todos los hombres de Héctor Cúper fue posible aplacar la fuerza de un conjunto que tiene diferentes herramientas para llevarse el partido.

En un día muy especial, con gran carga emocional para todos los que tuvieron su debut mundialista, Uruguay le ratificó a Egipto y le confirmó al mundo que jugando contra la Celeste no hay encuentro que pueda darse por terminado antes de que el juez pite el partido. Y que para hacer sufrir a los adversarios en los últimos minutos, el campeón del mundo es Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)