SELECCIÓN

Lo bueno y lo malo del partido de Uruguay ante Arabia Saudita

Entre lo bueno, es que la clasificación da tranquilidad entre las dudas; entre lo malo, que hubo mucho toque, pero poca profundidad.

Luis Suárez. Foto: Reuters
Foto: Reuters
LO BUENO

La clasificación da tranquilidad entre las dudas.

Dentro de todas las dudas que se generaron en estos dos encuentros, lo positivo que queda es la clasificación. En apenas dos partidos, Uruguay ya resolvió la serie y puede afrontar el último compromiso del Grupo A, ante Rusia, con la tranquilidad de saber que ya está entre los 16 mejores equipos del Campeonato del Mundo.

Asimismo, y en un hecho que sigue posicionando al equipo de Óscar Tabárez en la élite, es la tercera clasificación que consigue de manera consecutiva. De Sudáfrica 2010 a la fecha, Uruguay siempre consiguió sortear esta etapa. Esto también es un hecho a destacar, porque nunca antes lo había conseguido.

En 1930, 1950 y 1954, Uruguay también avanzó de manera consecutiva en mundiales en los que participó, aunque hubo dos copas en las que faltó: 1934 y 1938, por lo que lo que sucedió en 2018 es insólito ya que por primera vez se avanza en tres torneos seguidos en el tiempo.

Además, ahora la Celeste tiene una gran oportunidad de hacer historia el próximo lunes cuando, desde las 11.00 horas, enfrente a Rusia. Es que si consigue la victoria, será la primera vez que la selección gane los tres partidos del grupo.

Lo más similar a lo que puede lograr la selección de Tabárez en esta Copa del Mundo es lo que sucedió en 1954, donde fue el primero en el que Uruguay estuvo en una fase de grupos de cuatro equipos. La única diferencia es que en esa Copa del Mundo, la selección disputó solamente dos partidos porque los dos cabeza de serie no se cruzaban entre ellos. En ese caso fueron Austria y los celestes los que no se enfrentaron.

Se le abrió el arco a Suárez.

Si bien no volvió a estar en su mejor tarde, se sacó las ganas de convertir en el presente Campeonato del Mundo. Ojalá sea el puntapié inicial para lo que viene en el certamen.

El centenario de "Lucho"

Luis Suárez jugó su partido número 100 con la selección. Llegó a 52 gritos con la Celeste y se transformó en el único jugador uruguayo en anotar en tres mundiales consecutivos.

El récord de "Nando".

Fernando Muslera llegó a 13 partidos en mundiales e igualó la línea de Ladislao Mazurkiewicz como el jugador uruguayo con más partidos en este torneo.

Otra asistencia de Sánchez.

Los dos goles de Uruguay en el Mundial fueron tras pases de Carlos Sánchez (ambos de pelota parada). El volante ya lleva 17 asistencias en cuatro años desde que desembarcó a la selección.

Sin amonestados.

En los dos partidos Uruguay terminó sin jugadores amonestados. Esto es una buena noticia, ya que vale recordar que en esta competencia con dos amonestaciones un futbolista se pierde un encuentro.

El arco en cero.

Pese a que ayer el equipo no estuvo tan firme en defensa como en el debut ante Egipto, la Celeste sigue sin recibir goles. Como en Sudáfrica, Muslera puede terminar el grupo con la valla invicta.

Lo malo

Mucho toque, pero poca profundidad.

La transformación que sufrió el mediocampo uruguayo desde la recta final de la Eliminatoria ilusionó a todos. Volantes de buen pie, con otro manejo de pelota y que le agregaban al equipo algo que históricamente la selección nunca tuvo: la posesión del balón.

Sin embargo, en estos dos primeros encuentros, la tenencia de la pelota demostró que no garantiza tener más y mejores situaciones de gol.

Uruguay la tuvo en la mayor parte del encuentro contra Egipto y también ayer frente a Arabia Saudita. Sin embargo, y a pesar de haber cambiado el medio, volvió a carecer de lo mismo: profundidad.

Faltaron futbolistas que cayeran por las bandas o uno que se anime a romper por el centro y buscar conectarse tanto con Luis Suárez como con Edinson Cavani.

Claro que ninguno de esos dos rivales se lo permitió, pero Uruguay tampoco mostró la iniciativa para lastimar por ese sector del campo.

El más parejo, de mejor rendimiento, en lo que va del Mundial fue Rodrigo Bentancur. Incidió poco en el juego ofensivo, pero siempre le dio salida limpia al equipo desde el fondo. Carlos Sánchez, que ayer fue titular, sigue siendo clave por sus asistencias, pero aún no consigue tener la explosión de otros partidos. Uruguay debe lanzarlo más.

El resto de los futbolistas que estuvieron en el mediocampo alternaron buenas y malas. Jugaron para un apenas aceptable.

Lo que está claro es que en los dos juegos el maestro Tabárez optó por reordenar el equipo con Lucas Torreira para ganar consistencia. Pensando en los octavos de final, su ingreso en el equipo titular no sería nada alocado.

Matías Vecino está bajo.

El volante volvió a ser sustituido. En ambas ocasiones su reemplazante fue Lucas Torreira. Sin la dinámica necesaria en el funcionamiento colectivo, volvió a pagar los platos rotos. Uruguay lo necesita mucho más participativo.

En defensa los complicaron.

En el estreno, la última línea fue lo mejor del equipo. Ayer, con muy poco, Arabia Saudita se las ingenió para complicársela. De no ser por la mala puntería del rival, la historia podría haber sido otra.

Al "Matador" no se le da.

Edinson Cavani no pudo convertir en lo que va del Campeonato del Mundo. Ayer tuvo una muy clara sobre el final del encuentro, pero el árabe le ahogó el grito cuando quedaron cara a cara.

Los laterales no tuvieron subida.

Nuevamente tanto Guillermo Varela como Martín Cáceres volvieron a tener poca participación en ataque. Se animaron un poco más que en el debut, es cierto, pero aún no tuvieron la incidencia que pueden darle a la ofensiva celeste.

Los sauditas pegaron demasiado.

Edinson Cavani y Luis Suárez fueron los que más infracciones recibieron. Y lo cierto es que algunas de ellas fueron muy duras. Los delanteros salteños cargaron con la recia y, por momentos tosca, defensa árabe.

El mediocampo es una incógnita.

El maestro Tabárez hizo dos cambios en la mitad de la cancha de un partido al otro, pero así tampoco pudo volver a conseguir un buen funcionamiento colectivo. En el complemento, también metió mano en esa zona.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)