RUSIA 2018

Mario Fernandes: de jugar en la selección de Brasil a disputar un Mundial con Rusia

Mario Fernandes nació en Brasil, pero tras una historia de vida particular se nacionalizó ruso y jugó para la selección anfitriona en 2018, con la que disputó su primer Mundial.

Mario Fernandes luego de errar el penal. Foto: AFP.
Mario Fernandes luego de errar el penal. Foto: AFP.

Mario Fernandes nació el 19 de setiembre de 1990, en São Caetano do Sul, Estado de San Paulo. Actualmente es jugador del CSK de Moscú. Este sábado, en su primer Mundial con la selección rusa, marcó el empate ante los croatas, pero luego en la tanda de penales cuando fue su turno, le erró al arco.

Muchos se preguntarán la historia de vida de los jugadores que nacen en un país y luego juegan para otro. La historia de Mario Fernandes es una tantas, pero muy particular. 

Desaparición, depresión y dudas.

En 2009 a los pocos días de haber fichado por el Gremio, el jugador desapareció. Tras varios intentos por localizarlo decidieron hacer la denuncia su desaparición. Ni sus amigos, ni el club, ni sus familiares sabían donde se encontraba.

Tres días duró la búsqueda hasta que lo encontraron hambriento y cansado a más de 1.000 kilómetros de Porto Alegre, en la casa de un tío en Jundiaí, un municipio brasileño del estado de San Paulo. Los días anteriores estuvo por Londrina y Florianópolis, dos ciudades en las que no conocía a nadie, ya que ninguno de sus amigos y familiares vivían allí.

Sufría depresión. Según sus familiares la culpa la tenía su exclub, el Sao Caetano. Mario Fernandes pensó que su pase a Gremio solamente sería un préstamo de un año, pero jamás se le ocurrió que fuera una salida definitiva. Tras este hecho dudó en continuar su carrera en el fútbol.

El futbolista logró recomponerse y tras dos temporadas en el Gremio fue citado a la selección brasileña por primera vez, y su nombre sonaba en grandes clubes de Europa.

El 26 de octubre de 2011, a sus 21 años, fue citado para disputar su primer partido con la "verdeamarela", un amistoso ante Argentina. El jugador debía reunirse con los jugadores que viajarían desde Porto Alegre. Fernandes jamás llegó al aeropuerto. Su representante declaró que el jugador no se sentía cómodo y que su estado no ayudaría al seleccionado. 

El salto a Europa.

En 2012, el CSKA de Moscú lo fichó por 15 millones de euros, ganándole de mano al Real Madrid que también aparecía tras el jugador. 

Mario Fernandes se adaptó rápido al estilo de vida en Rusia y eso le ayudó a ganarse su lugar en el equipo ruso. Su primer año en la liga rusa no pudo ser mejor. Con el CSKA ganó la Liga, Copa y Supercopa.

Debut con Brasil y confesión.

En 2014, después de sus dos primeras temporadas y gracias a su rendimiento, llegó el segundo llamado de la selección brasileña, para un amistoso ante Japón. El resultado del partido fue 4 a 0 a favor de Brasil. Fernandes tuvo sus minutos en cancha.

Mario Fernandes en 2011. Foto: Foto: Eduardo Cecconi.
Mario Fernandes en 2011. Foto: Eduardo Cecconi - Globo.

Sin embargo, el jugador seguía con muchas dudas sobre su decisión de jugar o no para Brasil. A menos de un año de su debut con la "verdeamarela", Fernandes confesó que quería jugar para Rusia. La confesión tuvo gran repercusión tanto en los medios brasileños como en los medios rusos. 

El decreto presidencial y primer partido con Rusia.

A pesar de haber ya debutado con Brasil, sus trámites de nacionalidad se trancaron en el tiempo y es por eso por lo que el Estado intervino. El 12 de junio de 2016, por decreto presidencial, Mario Fernandes obtuvo la ciudadanía rusa.

El 10 de octubre de 2017 jugó su primer partido con la selección de Rusia. Fue empate 1 a 1 ante Irán.

Muchos brasileños calificaron al futbolista de traidor, pero los aficionados rusos estuvieron encantados con él desde aquel empate ante Irán.

Mundial 2018.

En el Mundial 2018  jugó cinco partidos. Cuatro de ellos jugó desde el arranque. El único gol que marcó fue ante Croacia por los cuartos de final. Ese gol a los 115 minutos del tiempo extra, llevó a las dos selecciones a definir por penales. El gol mantuvo la esperanza del sueño ruso de pasar a las semifinales por primera vez en su historia.

No todo fue un final feliz. El jugador falló uno de los penales y Croacia terminó ganando 4-3 en la definición, logrando el pase a semifinales.

A pesar del resultado, Mario Fernandes quedó en la historia del fútbol ruso. Los obstáculos de su adolescencia no impidieron que formara parte de una de las selecciones anfitrionas con mejor arranque en la historia de los mundiales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)