Rusia 2018

Atrapado por los celestes

Cristiano Ronaldo, la estrella de Portugal, pasó casi inadvertido en el partido frente a Uruguay

cristinao
Cristiano Ronaldo controlado por los futbolistas celestes. Foto: Nicolás Pereira.

Iban apenas cuatro minutos de juego. Cristiano Ronaldo llevaba la pelota impulsando a su equipo al ataque. En eso apareció un volante chiquito, el más bajito de todos, para cuerpearlo. Y desestabilizarlo sin falta. Era Lucas Torreira, el que llegó para quedarse en el equipo. Al volante de la Sampdoria de Italia, de solo 22 años y muy poca experiencia en la selección, no le pesó enfrentarse a una de las más grandes figuras del mundo futbolístico y le dejó las cosas claras desde el inicio.

Pero no fue la única vez que Torreira controló a Cristiano, lo hizo cada vez que el excepcional jugador portugués apareció por su zona.

Mucho se había hablado en lo previo de si Portugal era Cristiano Ronaldo y diez más. Pues bien, el ídolo portugués pasó casi inadvertido en el juego de ayer. Casi no pudo crear chances peligrosas para el arquero Fernando Muslera. No pudo anotar. Y no desniveló en el juego aéreo, lo que se debió pura y exclusivamente a la marca escalonada que le hicieron los futbolistas uruguayos.

Si bien es cierto que la dupla de zagueros celestes tiene el plus de jugar juntos todo el año en Atlético de Madrid y de saber lo que significa enfrentarse a Cristiano, y que el capitán Diego Godín fue el encargado de controlarlo, los futbolistas charrúas se turnaron para marcarlo y según por donde apareciera el atacante. En el comienzo hasta se desesperaba por empatar un partido que Uruguay ganaba desde los 7’ cuando Cavani hizo un cambio de frente exacto, que Luis Suárez controló y le devolvió convertido en centro para que el “Matador” abriera de cabeza el marcador.

Es que Cristiano anduvo por el medio, por la derecha y por la izquierda, intentando buscar los espacios que le permitieran sacar uno de sus fabulosos remates. Quedó demostrado a los 18 minutos, cuando recibió un gran pase del volante William y trató de encontrar el hueco para tirar al arco. Lo intentó una vez, dos, tres veces. Pero no pudo, porque siempre había una camiseta celeste en su camino. Podía ser Godín, Giménez, Torreira, Cáceres, Laxalt, Nández o Vecino. O Cavani, quien fiel a su estilo, no sólo anotó los dos goles para poner a Uruguay en cuartos de final del Mundial de Rusia, sino que bajó en muchas ocasiones para colaborar en la recuperación y generar alguna falta.

Quizás por el gran control del equipo celeste, es que sobre la media hora de juego se vio bajar por primera vez a Cristiano. Se ubicó por algunos minutos como armador, intentando conseguir la pelota y lanzarla para que su equipo lograra igualar el partido que Uruguay ganaba desde temprano.

Un minuto después, Cristiano dispuso de un tiro libre al borde del área pero la pelota pegó en la barrera y la sacó, una vez más, Torreira. La cara del delantero portugués tras la jugada de pelota quieta que no había podido aprovechar lo decía todo. Es que con el paso de los minutos, Cristiano se fue molestando cada vez más. Era la impotencia de ser controlado por los celestes.

Cuando Cavani tuvo que salir lesionado a los 70’ tras hacer un gesto que dejó muy preocupados a todos los uruguayos, Cristiano lo acompañó hasta traspasar la línea. Pero no lo hizo para que se apurara, para ganar tiempo porque su equipo estaba en desventaja. Hasta pareció preocupado por el colega, con ese respeto que se tienen los grandes. Fue uno de los tantos gestos que enaltecen al portugués.

Al final protestó, cómo no hacerlo si su equipo se despedía del Mundial de Rusia.

se fueron juntos

El duelo que no exisitió

Al final se fueron de Rusia el mismo día. Lionel Messi y Cristiano Ronaldo prometían ser dos de las grandes figuras del Mundial 2018, pero ambos fueron eliminados ayer en octavos de final cuando las selecciones de Portugal y Argentina cayeron respectivamente ante Uruguay y Francia. Muchos se habían ilusionado con un duelo entre ambos en cuartos de final, pero no pudo ser. Cristiano tiene 33 años y Messi 31, bien podría haber sido su última Copa del Mundo, pero deberán ver lo que queda por televisión. Los que más botas de oro ganaron, decepcionaron en Rusia donde malograron un penal cada uno.

cristiano

No pudo asegurar que seguirá en la selección lusa

"No es momento”, respondió Cristiano tras la derrota al ser consultado sobre su futuro en la seleccción portuguesa. “No es momento de hablar del futuro de jugadores ni de entrenadores”, agregó el delantero. “Pero Portugal se mantendrá siempre como uno de los mejores equipos. Tenemos un grupo fantástico, joven y con ambición, y por eso confío en que la selección seguirá siendo fuerte”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)