RECUERDOS MUNDIALISTAS

Un arquero con trencito

Jens Lehmann se destacó en la tanda de penales ante Argentina, en 2006, con una ayuda especial.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

El trencito siempre fue uno de los recursos preferidos de los estudiantes haraganes para lograr buenas calificaciones sin estudiar: un papelito de reducidas dimensiones, doblado varias veces, donde se anotaban los temas principales de una prueba. Y cuando el profesor no miraba, esos “vagones” se desplegaban disimuladamente para facilitar las respuestas.

Una vez (al menos que se sepa) el recurso fue utilizado en una Copa del Mundo: fue durante los cuartos de final de Alemania 2006, por el arquero local Jens Lehmann frente a Argentina. Su idea fue llevar en un papelito datos sobre la forma en que los argentinos ejecutaban los penales. Lo guardó en una media y cuando llegó el momento de la definición, repasó su contenido. Y así logró atajar dos remates para darle el pasaje a su equipo.

El encuentro, disputado en el estadio Olímpico de Berlín, fue vibrante y parejo. Ayala hizo el gol argentino y Klose igualó. Tuvieron que ir al alargue, pero no hubo más goles y pasaron a los penales.

Lehmann, entonces arquero del Arsenal inglés, atajó los tiros de Ayala y Cambiasso. Durante la siempre tensa ceremonia de los penales, el arquero no se escondió para mirar su trencito, resultado del “espionaje” del preparador de arqueros alemán, Andy Köpke. El argentino Juan Román Riquelme aseguró que el papel no tenía nada escrito y que Lehmann lo hacía para intimidar al rematador, pero la prueba estuvo en que el Museo de Historia Contemporánea de Bonn llegó a exhibirlo, como si fuera el testimonio de una batalla histórica.

Para Argentina, fue una derrota dolorosa y polémica. También porque el técnico José Pekerman no llegó a dar ingreso a uno de sus suplentes. Un tal Lionel Messi, que había cumplido 19 años seis días antes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)