atletismo

Usain Bolt en el centro de las miradas

El jaimaiquino, quien cumple 29 años, intentará confirmar que sigue siendo el más rápido al enfrentarse a Justin Gatlin.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bolt

Usain Bolt, la figura más insigne del atletismo actual, cumple este viernes 29 años, en víspera de su participación en los campeonatos del mundo de Pekín, en los que aspira a repetir el triplete de hace dos años en Moscú.

En su séptimo año de gracia, Bolt se enfrenta al reto de confirmar que no ha perdido su velocidad supersónica aun cuando en los últimos dos años le haya superado el estadounidense Justin Gatlin, cuatro años mayor.

Su precocidad -debutó con 17 años en unos Juegos Olímpicos- a menudo induce a la confusión, pues aparenta algunos años más.

La primera experiencia olímpica de Bolt fue un tanto amarga. No deseaba participar en los Juegos de Atenas 2004 pero le convencieron. En las series de 200 metros notó un pinchazo y cruzó la meta andando. La prensa jamaicana se ensañó con él y lo tildó de blando y cobarde.

El plusmarquista mundial de 100 y 200 metros se convirtió en visitante asiduo del médico alemán Muller-Wolhlfahrt, que le reveló su imperceptible cojera y le invitó a trabajar en ejercicios de compensación, además de fortalecer su espalda en el gimnasio.

Los resultados no tardaron en llegar. En los Mundiales de Helsinki 2005 llegó el último en la final de 200, pero dos años después, en Osaka, ya fue segundo. Solo se inclinó ante el estadounidense Tyson Gay.

La explosión llegó al año siguiente, en los Juegos de Pekín 2008, donde conquistó los tres títulos de velocidad pura (100, 200 y 4x100) con tres plusmarcas mundiales, y ratificó su reinado con el mismo triplete en los Mundiales de Berlín 2009.

En la siguiente edición (Daegu 2011) cedió el cetro de 100 metros a su joven compatriota Yohan Blake al ser descalificado por salida falta, pero regresó a la rutina del triplete en Moscú 2013 y ahora se propone uno del mismo rango.

Bolt - Gatlin, el padre de todos los duelos.

El veterano Justin Gatlin, de 33 años, ha progresado tanto desde su regreso a las pistas tras cumplir su pena por dopaje, que su choque con el rey de la velocidad, Usain Bolt, en la final de 100 metros se ha convertido en el duelo más esperado de los campeonatos del mundo de Pekín.

A juzgar por sus marcas del año -Gatlin lidera con 9.74, Bolt sexto con 9.87-, el estadio pequinés de El Nido acogerá el 23 de agosto la final mundialista de pronóstico más incierto del último decenio.

Bolt se enfrentará en Pekín al reto más complicado de su carrera desde que se erigió en la máxima estrella del atletismo, pero en el pasado se ha visto ya en situaciones similares y siempre supo estar a punto en el momento justo.

Hace dos años una sombra de duda viajó con Bolt a los Mundiales de Moscú. Dos meses antes, en la Golden Gala de Roma, fue derrotado por Gatlin. Por una sola centésima, pero el norteamericano pudo presumir de ser el primero que batía al jamaicano en un año. Sin embargo, nadie inquietó a Bolt en la final de los Mundiales: batió por 8 centésimas a Gatlin, que había tomado la delantera en la primera mitad.

En 2012, el jamaicano se presentó en los Juegos de Londres con dos derrotas a sus espaldas, esta vez ante su compatriota Yohan Blake en los campeonatos nacionales, tanto en 100 como en 200, y en la hora suprema revalidó su triplete olímpico de Pekín. 

Una lesión en la pierna izquierda obligó al ser humano más rápido de la historia (9.58 en 100, 19.19 en 200) a renunciar este año a los mítines de París y Lausana y a visitar nuevamente la consulta del alemán Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt en Múnich. 

El galeno confirmó que Bolt tenía "la articulación sacro-ilíaca bloqueada, lo que restringe sus movimientos y crea una presión en la rodilla y el tobillo". Su marca de 9.87 en Londres, el 24 de julio, autoriza ya a pensar que Bolt está de regreso. 

Gatlin, campeón olímpico en Atenas 2004, líder de la velocidad mundial en 2014 (9.77) y en lo que va de 2015 (9.74), ha pasado 59 controles de la Agencia Estadounidense Antidopaje desde que regresó a las pistas tras cumplir cuatro años de sanción por dopaje en 2010.

Este año, en el que lleva ya nueve controles de la USADA, además de los que pasa a petición de otras instituciones, ha mejorado sus marcas personales tanto en 100 como en 200 metros (9.74 y 19.57).

Con 33 años, Gatlin está cada vez más rápido, más que en la época en la que se dopaba.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)