video

“Mientras tenga salud, seguiré”

A los 81 años, Julio César Maglione volvió a ser reelecto presidente de la Federación Internacional de Natación. Superó semanas complicadas, de mucha tensión, y ahora apuesta a que el deporte siga creciendo para continuar en lo más alto de la consideración del COI.

Julio César Maglione
Julio César Maglione

-¿Qué significa este triunfo?
-Que empieza un nuevo período de trabajo. Estoy muy contento y emocionado, pero a su vez siento una gran responsabilidad. Siento que después de tener casi el 90 por ciento de los votos en una elección secreta es algo muy importante, sobre todo por cómo se dieron los meses previos a esto; la promoción de uno y de otro. Yo solo mandé una carta en la que se expresaba lo más importante que se había hecho en la Federación Internacional de Natación (FINA) en estos últimos cuatro años para postularme a la presidencia.

-¿Cuánto creció la FINA en su mandato?
-Hoy somos, en la consideración del Comité Olímpico Internacional (COI), el deporte que tiene más medallas con 49, algo que en los 120 años de vida de la FINA nunca había pasado. Estamos en una buena situación económica. La FINA está como nunca en este aspecto, vamos a empezar a trabajar con más agresividad con respecto al apoyo a todas las federaciones en su desarrollo, porque lo que queremos es que nuestras 208 afiliadas de los cinco continentes vayan en búsqueda de una mejor performance a nivel internacional.

-¿Qué significa como uruguayo volver a ser presidente de la FINA?
-Es una gran alegría. Siempre digo que todo esto se lo debo a las 208 afiliadas a la FINA, pero sobre todo a mi país. Soy lo que soy gracias a Uruguay, un país que me permitió estudiar en forma gratuita, que es democrático y en el que tengo muchísimos amigos, algo que me hace querer volver ya para compartir esto con mi familia y mi gente. Ahora lo que deseo es representar al país con honor y lo mejor que pueda.

-¿Cómo hace una persona de 81 años para ocupar un cargo tan importante y que demanda muchísimas horas de dedicación, viajes, reuniones, conflictos?
-El secreto es Pedro (dijo entre risas tras nombrar al portugués Areaga, su asesor en la FINA) que me ayuda una barbaridad en todo, pero como él también lo hace mucha gente como Cornel Marculescu, el Buró de la FINA y todo el Ejecutivo. Siento que esta también es mi familia, porque que alguien tenga cerca del 90 por ciento de los votos es algo difícil de imaginar, sobre todo en una elección en la que el oponente no tuvo mucho Fair Play, ya que parecía que nunca había sido Secretario General de la FINA, proponiendo cosas que sabía que se iban a aprobar en esta Asamblea de Budapest con cambios para un futuro mejor. Pero nosotros no entramos en ese juego porque si no se terminaba en una disputa personal, que nunca es conveniente porque iba a dañar a la institución por la que tantos y tanto trabajamos. La FINA es nuestra y debemos cuidarla y salvaguardarla entre todos, más ahora que estamos en una posición de privilegio ante el COI y que todo marcha muy bien.

-¿Qué pensaba cuando decían que no podía ser presidente por su edad?
-Eso no me preocupaba para nada porque yo sé que soy viejo. Según mi edad soy viejo, pero la edad es un número y yo me siento bárbaro. Me preguntaron si me iba a quedar todo el período o lo dejaba en un par de años. ¿Están locos? Si me eligieron para estar estos cuatro años... Si me voy sería una falta de respeto para los que me votaron. Mientras tenga salud, seguiré.

-¿Cómo ve a la FINA cuando termine su mandato?
-Lo que quiero es que se haya incrementado el valor, las posibilidades y la performance de los países en desarrollo. Los que hoy son grandes animadores de los torneos, que lo sigan siendo porque se lo merecen gracias al esfuerzo, apoyo económico de sus gobiernos y demás. Pero esos países son reflejo de las posibilidades económicas. Nosotros no pretendemos igualdad porque eso es imposible. Políticamente queda bárbaro decirlo, pero no se logra. Por eso, la apuesta es llegar a un equilibrio que le permita a la gente vivir este deporte con felicidad y alegría a la hora de competir.

-Y para que eso suceda, ¿cuánto vale estar en la mejor consideración del COI?
-Un montón, porque estamos unidos, hacemos grandes campeonatos del mundo, tenemos una audiencia brutal, a nivel olímpico tuvimos la mayor televisación y es por eso que la natación está donde está hoy en día. A Budapest llegaron los principales dirigentes deportivos del mundo: Thomas Bach (presidente del COI) y Ahmad Al-Fahad Al-Sabah, el presidente de la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales (ACNO). Son dos hombres que me han brindado siempre su apoyo y confianza a lo largo de todos estos años, vinieron hasta acá y demostraron su apoyo a la natación.

SABER MÁS

Julio César Maglione va por su tercera presidencia de la FINA. Foto: Archivo El País.
Julio César Maglione va por su tercera presidencia de la FINA. Foto: Archivo El País.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados