MULTIDEPORTIVO

Sofía Olivera: la dueña de los arcos de Peñarol

Era volante pero agarró el arco y  no paró más. Llegó a la selección y es multicampeona con el aurinegro en futsal y fútbol femenino. 

Clave. Una doble atajada a un penal en el clásico de futsal ante Nacional. Foto: Matías Pérez / El País
Clave. Una doble atajada a un penal en el clásico de futsal ante Nacional. Foto: Matías Pérez / El País

A “Chofy”, como le dicen sus compañeras, siempre le interesó el fútbol y de chica ya jugaba con su hermano y amigos en la calle. “La típica, arquitos chicos y a jugar. Ahí pasaba muchas tardes también compitiendo con mi hermano a embocarle a una tarrina.. o a la puerta de mi casa”, dice entre risas la arquera Sofía Olivera, que llegó a Peñarol desde Cerro y junto a Carlos Pérez, cuando renació el fútbol femenino mirasol en 2016.

Desde entonces, Sofía ya lleva un tricampeonato en fútbol y un bicampeonato en futsal desde que Peñarol volvió a las competencias de la disciplina en 2018.

Es la dueña de los arcos aurinegros, pero esa no siempre fue su posición. Hoy tiene 28 años y recuerda cuando tenía 14 y comenzaba en Rampla Juniors. “Arranqué en cancha, no había golera, ninguna quería ir al arco y empezamos a hacer un tiempo cada una. Siempre me gustó (atajar) pero no era para hacerlo constante. Y ta, quedé atajando un tiempo hasta que en una de las finales jugué todo el partido”.

Ahí la vio Jorge Burgell y la citó a la selección uruguaya. “Creo que tenía 16 años cuando me vio Jorge, en el 2007-2008 y desde ahí hice Sub 17, Sub 20 y mayores hace poco”.

Sofía Olivera en Chile, defendiendo el arco de la selección uruguaya. Foto: Archivo El País.
Sofía Olivera en Chile, defendiendo el arco de la selección uruguaya. Foto: Archivo El País.

Aún en la selección, a “Chofy” le costó resignar jugar de volante para quedarse con en el arco. “Mi particularidad es que me gusta tener contacto con la pelota. Fue frustrante al principio porque por momentos no la tocaba, no participaba del juego. Con el paso del tiempo fui enfocándome en la importancia de la posición”, dice Olivera, que tampoco se esperaba el momento que hoy le toca vivir.

"Creo que ahí está el quiebre y fueron los momentos más lindos para mí"

Sofía Olivera en el clásico femenino en el Gran Parque Central. Foto: Leonardo Mainé / El País
Sofía OliveraSobre los clásicos de fútbol femenino en el GPC y el CDS

“Yo empecé porque me gustaba, como hobby. Al principio no se le dedicaba tanta carga horaria. Ni siquiera era pensando viajar y esas cosas. Después que entré en el proceso de selección empecé a proyectar que en verdad me gustaba el deporte para algo más y no solo para diversión”.

Y si tuviera que elegir un momento, la número 13 de Peñarol, se queda con haber jugado los clásicos en el Parque Central y en el Campeón del Siglo, aun habiendo jugado internacionalmente con la Celeste. “Creo que ahí está el quiebre y fueron los momentos más lindos para mí. Se re disfruta pero apuntando más que nada al crecimiento del fútbol femenino en Uruguay”.

Sofía Olivera en el clásico femenino en el Gran Parque Central. Foto: Leonardo Mainé / El País
Sofía Olivera en el clásico femenino en el Gran Parque Central. Foto: Leonardo Mainé / El País

Sofía es una arquera completa, zurda, con mucha personalidad y por haber jugado de volante, tiene el juego con el pie del que muchos en la posición carecen, y encontró en el futsal el aliado perfecto.

“¡Si, total! y sobre todo por estar participando constantemente sea con los pies o atajando. En el once te llegan muchas menos veces, en el sala estas continuamente tocando la pelota y eso me llama muchísimo la atención”, cuenta Olivera, que admira la mentalidad y experiencia de Gianluigi Buffon pero reconoce que sigue la carrera de la chilena Christiane Endler, del PSG.

“Chofy” sostiene que la clave del éxito en Peñarol es “la capacidad de no rendirse nunca y eso le da las ganas necesarias para siempre alcanzar las metas”, las cuales comparte sobre todo con seis compañeras más, que al igual que ella integran los planteles de cancha y de sala: Catia Gómez, Florencia Vicente, Denisse Dufau, Camila Iriarte, Paula Viera y Lourdes Viana.

“Las promesas están para cumplirse, así que no nos va a quedar otra”

Sofía Olivera en el clásico de futsal femenino. Foto: Matías Pérez / El País
Sofía OliveraSobre lo que prometió con sus compañeras después de cada campeonato
Junto a las seis compañeras con las que comparte plantel de futsal y fútbol en Peñarol. Foto: Matías Pérez / El País
Junto a las seis compañeras con las que comparte plantel de futsal y fútbol en Peñarol. Foto: Matías Pérez / El País

Junto a Vicente y Viana han cumplido varias promesas después de haber sido campeonas y tienen otra en camino. En 2017, primer Uruguayo de Peñarol, fueron a San Cono; en 2018 caminaron hasta Las Piedras y este año están arreglando las fechas para volver a San Cono pero esta vez ida y vuelta. “Las promesas están para cumplirse, así que no nos va a quedar otra”, confiesa.

Uno de los desafíos para las jugadoras, pero dentro del deporte, es también arreglárselas para entrenar entre los estudios y el trabajo. Cuando no se calza los guantes o entrena, Sofía se sube a su moto en la que reparte estados de cuenta.

Conoce de lleno el fútbol femenino en Uruguay y tiene su postura: “Está creciendo un montón a nivel mundial y creo que ahí hay un debe en instituciones y en la AUF, que no apuestan a futuro. Hay que empezar a apostar que hoy se venden 100 entradas y mañana 500, y así con todo”.

Se hace costumbre. Desde que volvió a competir en femenino, el futsal ganó todo. Foto: Rodrigo Arrillaga
Se hace costumbre. Desde que volvió a competir en femenino, el futsal ganó todo. Foto: Rodrigo Arrillaga
video

Así ataja: una doble atajada a un penal en el clásico

En agosto, fue figura del clásico por el Torneo Clasificatorio ante Nacional con una tremenda doble atajada a un penal. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)