FÓRMULA UNO

Sebastián Vettel sigue ilusionado con el quinto título

El piloto alemán se mantiene en deuda con las expectativas generadas en Ferrari.

Sebastian Vettel. Foto: AFP
Sebastian Vettel. Foto: AFP

El caso de Sebastian Vettel y su gestión dentro del equipo Ferrari en estas últimas cuatro temporadas entrega mucho material para el análisis. Se trata de un caso muy particular, porque el piloto alemán llegó a la escudería de Maranello en 2015 con sus cuatro títulos mundiales a cuestas, todos ellos obtenidos en forma consecutiva, de 2010 a 2013, con el equipo Red Bull.

Sus exitosos antecedentes y varios cambios efectuados en el seno de la escudería de Maranello llevaron a que la expectativa y la ilusión por la conquista de un nuevo título se incrementaran notoriamente. Pero hasta el momento, eso no ha sido posible y, por lo visto en lo que ha sido el desarrollo de la presente temporada, es sumamente difícil que pueda llegar a ocurrir este año.

Vettel llegó a la Fórmula Uno en 2006, precedido de exitosos antecedentes en diversas categorías promocionales. Desde que tenía 11 años ya era piloto de Red Bull y su primera actividad en Fórmula Uno fue como piloto de pruebas del BMW Sauber F1 Team, equipo con el que debutó en la máxima categoría.

En 2007 pasó a Toro Rosso, la filial del equipo Red Bull, y al año siguiente obtuvo su primera victoria, largando desde el primer lugar de la grilla, nada menos que en el Gran Premio de Italia. Así se convirtió en el piloto más joven de la historia en conseguir la pole, ganar un gran premio y, lógicamente, en subir al podio: tenía entonces 21 años.

En 2009 pasó al equipo “A”, Red Bull, iniciando una etapa sumamente exitosa. En la tercera fecha (China), ganó su primer gran premio con su nuevo equipo y peleó el Campeonato Mundial, ubicándose como escolta de Jenson Button, a 11 puntos del británico. Así, con 22 años, Vettel pasó a ser el vicecampeón mundial más joven de la historia.

La siguiente temporada lo tuvo como gran protagonista, junto a Fernando Alonso, Mark Webber y Lewis Hamilton. Iba a ser el año de su despegue final y de su consolidación.

A la carrera final llegó en el tercer lugar del campeonato, pero su impactante victoria en Abu Dabi le permitió obtener su primera corona mundial, superando por cuatro puntos a Alonso, que competía para Ferrari.

Vettel fue campeón mundial sin haber liderado el campeonato durante todo el año y pasó a ser el campeón más joven de la historia, a sus 23 años, cuatro meses y 11 días.

Foto: EFE
Foto: EFE

Al año siguiente, el equipo Red Bull siguió disfrutando de una estupenda performance de sus autos, lo que posibilitó que Vettel obtuviera su segundo título mundial consecutivo, batiendo el récord de ser el bicampeón más joven de la historia. Subió al podio en 17 de los 19 grandes premios del año. Michael Schumacher también había logrado 17 podios en el año 2004, pero en 17 fechas. Posteriormente, Lewis Hamilton también subió 17 veces al podio en una temporada. Lo hizo en 2015, en un año con 19 carreras y en 2016, cuando se disputaron 21 grandes premios.

Vettel consiguió su tercer campeonato mundial en 2012, luego de una tremenda arremetida en el tramo final de la temporada, en el que consiguió cuatro victorias consecutivas, que le permitieron presentarle batalla a Fernando Alonso, a quien consiguió batir por apenas tres puntos en una agónica definición en Brasil.

En 2013 se incrementó la hegemonía de Red Bull. Fue un año espectacular e inolvidable para Vettel, que le ganó el campeonato del mundo a Alonso por 155 puntos de ventaja (397 a 242), marcando así un nuevo récord de diferencia entre el campeón y el piloto que lo escoltó.

Ese año ganó nueve grandes premios en forma consecutiva, batiendo el récord anterior de siete que estaba en poder de Michael Schumacher desde 2004. Luego del receso del verano boreal, Vettel arrancó triunfando en Bélgica y terminó invicto su exitosa racha en la última fecha disputada en Brasil.

En total obtuvo 13 victorias, igualando a Schumacher que también había logrado 13 triunfos en el año 2004.

Así, el notable piloto germano obtenía su cuarto campeonato mundial en forma consecutiva, batiendo todos los récords en lo que se refiere a la edad, para el primero, para el bi, para el tri y para el tetra campeonato.

El año 2013 marcó la despedida de los clásicos motores V8. Una nueva etapa, plena de expectativa y desafíos, se aproximaba en la máxima categoría.

Cada vez eran más los aficionados, periodistas y allegados a la Fórmula Uno que trazaban un paralelismo entre la impresionante performance de Vettel y las históricas conquistas de su exitoso compatriota, el hepta campeón mundial Michael Schumacher.

La temporada 2014 fue histórica para el Campeonato Mundial de Fórmula Uno, al ingresar en la etapa de la hibridación. Para Vettel, iba a ser su último año en el equipo Red Bull, en el cual pasaba a tener un nuevo compañero, Daniel Ricciardo, que sustituyó a Mark Webber.

El inicio de la era híbrida no le resultó favorable al equipo Red Bull, que había ostentado un claro dominio en las últimas cuatro temporadas.

Foto: AFP
Foto: AFP

El equipo Mercedes comenzaba el campeonato de la mejor manera, ganando las seis primeras carreras del año, con un Lewis Hamilton logrando cuatro victorias, mientras que Nico Rosberg ganaba dos carreras.

Para Vettel fue la peor temporada desde que se incorporó a Red Bull. No logró ninguna victoria y solamente pudo subir tres veces al podio, ocupando el tercer escalón. Sin dudas, fue un año frustrante para el alemán, que hasta se vio claramente superado por su nuevo compañero de equipo, Daniel Ricciardo, que ganó tres grandes premios.

Vettel quedó quinto en el campeonato, sumando apenas 167 puntos. Hamilton se consagró campeón con 384 unidades, lo que marca la disparidad de performance.

Al final de la temporada, el alemán anunció su alejamiento de Red Bull, para incorporarse a Ferrari en 2015.

Su llegada a Maranello despertó una enorme expectativa y potenció las ilusiones de los tifosi de lograr el campeonato mundial que le era esquivo al equipo italiano desde 2007.

El primer año en Ferrari, Vettel obtuvo tres victorias, pero nunca fue una amenaza real para los pilotos de Mercedes que volvieron a dominar cómodamente el campeonato. Terminó tercero, a 103 puntos de Hamilton. En 2016 no tuvo mayores opciones y terminó cuarto en el campeonato, a 173 puntos del campeón, Nico Rosberg, y sin haber logrado ni una victoria.

En las últimas dos temporadas, Ferrari contó con un auto con mejor performance, lo que le permitió a Vettel poder luchar por la corona mundial. Sin embargo, tampoco fue todo fue lo positivo que se esperaba. Hubo una cantidad de diversos errores, tanto de parte del equipo como del propio piloto, los cuales le impidieron lograr el objetivo de ser campeón.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)