JUEGOS PANAMERICANOS

Sebastián Delgado casi se sube al podio

El uruguayo arañó la medalla de bronce tras ser cuarto en la categoría K1 1.000 de canotaje.

Canotaje
Canotaje. Matías Otero junto a Sebastián Delgado, quien arañó el bronce. 

A los 19 años, Sebastián Delgado vio en una web que había una beca para hacer canotaje en España y llenó el formulario. Lo aceptaron. Fue por tres meses, pero tuvo excelentes resultados y lo invitaron a quedarse el Club Kayak Tudense de Pontevedra.

Comenzó a prepararse, a competir con los mejores de Europa y su nivel empezó a crecer. Con el apoyo clave de su familia, hoy lleva su vida en el Viejo Continente y su actuación en los Juegos Panamericanos de Lima rozó la historia.

Es que el canotaje estuvo muy cerca de darle a Uruguay la primera medalla. Sebastián terminó cuarto en la final de la categoría K1 1.000 metros y no logró subirse al podio por apenas cuatro segundos.

Fue una notable actuación del uruguayo de 22 años, que el sábado se había clasificado de manera directa a la final tras hacer un tiempo de 3’39”182 para quedar segundo en su serie y pasar a la regata por las medallas, evitando las semis.

Ayer por la mañana en la Albufera Medio Mundo, sede del canotaje en Lima 2019, Delgado salió a escena buscando el podio y el gran objetivo quedó muy cerca.

Con un tiempo de 3’39”135, el uruguayo fue cuarto y quedó por detrás del medallista de oro, el argentino Agustín Vernice con 3’31”955, el canadiense Marshall Hughes, plata con 3’35”907, y el brasileño Vagner Souta, bronce con 3’35’960.

“A falta de 100 metros venía segundo y me faltó cerrar mejor la regata, pero debo reconocer que competí con gente que es profesional y que cobra un salario por hacer esto. Yo sé que dejé todo, que saqué la garra charrúa, pero por poco no se dio”, le contó a Ovación tras la competencia.

“Estuvimos muy cerca del objetivo y la verdad nos queda un gustito amargo porque era hoy (por ayer) el día para conseguir una medalla. Sebastián planteó muy bien la regata y en el último tramo se vieron las diferencias de los rivales que están por encima en el nivel, pero quedamos muy cerca y eso nos dejó conformes”, le dijo a Ovación Jorge Ferrier, el entrenador de la selección uruguaya de canotaje.

“Yo doy siempre el cien por ciento y estoy contento con estos resultados. Me dejan feliz porque son buenos para mí. Además, pude hacer buenos tiempos y eso me deja más conforme aún. El objetivo era estar entre los cuatro o cinco primeros en una categoría que tiene rivales que son potencias como Argentina, Brasil y Cuba. Era luchar contra ellos haciendo mis regatas con buenas estrategias y con tiempos de nivel, dejando todo en la pista y lo pude conseguir. Todavía hay un camino por recorrer y seguir creciendo”, agregó el uruguayo, que estudia ingeniería en energía en la Universidad de Vigo.

otero

El K2 1.000 fue quinto con un gran cierre 

La regata final en la categoría K2 1.000 metros no había comenzado bien para Sebastián Delgado y Matías Otero. Pasando los 500 primeros metros estaban últimos, pero remontaron y terminaron quintos con un tiempo de 3’23”449. “El comienzo se dio muy rápido y estaba dentro de lo esperado, pero por suerte después mejoramos mucho y la idea era pelear un podio, pero sabíamos del gran nivel de los rivales, así que en definitiva nos vamos con la tranquilidad de haber hecho las cosas muy bien para poder representar de la mejor manera a Uruguay”, le contó a Ovación Matías Otero, quien con 19 años tuvo su primera experiencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)