atletismo

Schippers fue el gran cambio en velocidad

Los Mundiales de Beijing han vuelto a coronar al jamaicano Usain Bolt como rey indiscutible del atletismo con su quinto triplete de oros en grandes citas, y ha visto el ascenso al trono de la holandesa Dafne Schippers, ganadora en 200 y plata en 100, la primera monarca blanca en mucho tiempo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Schippers. Se llevó todos los aplausos. Foto: AFP

En un campeonato de roles cambiados, en el que atletas blancos han ganado pruebas de velocidad y jamaiquinos y keniatas han conseguido medallas en concursos, reflejo del nuevo tiempo que llega, Bolt ha sido la constante que reconcilia pasado y presente.

Tenía mucho de simbolismo la participación del astro jamaiquino en Beijing, que suponía su regreso a "El Nido", el estadio donde arrancó su leyenda en los ya lejanos Juegos Olímpicos de 2008.

Beijing también ha coronado a la nueva reina del atletismo: se llama Dafne Schippers y es una antigua atleta de heptatlón (bronce en Moscú 2013) evolucionada a velocista.

Schippers salió de los Europeos de Zúrich del año pasado convertida en la "gran esperanza blanca" y el Mundial de Beijing, con caribeñas y estadounidenses en lucha, la ha confirmado como una realidad. El acelerón final de la holandesa en el hectómetro puso incluso en aprietos a la jamaiquina Shelly Ann Fraser-Pryce, la reina saliente, y su victoria contra todo pronóstico en 200 obligó a la caribeña a cederle el trono.

La victoria de Schippers en la prueba de la media vuelta, además, ilustró una tendencia al cambio de los roles tradicionales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)