MI OPINIÓN

Es realidad, no ciencia ficción

FERNANDO PARRADO

NANDO PARRADO

Hace unas semanas, escribía sobre el Lamborghini Terzo Millennio, un vehículo con equipamiento, prestaciones y gestión impresionantes e increíbles, que incluso le permiten auto repararse cuando sufre pequeños daños estructurales.

El problema, para Lamborghini y otras grandes marcas de autos deportivos, es que el futuro de la industria automotriz es eléctrico, por lo que gran duda queda planteada: ¿Cómo va a preservar la marca, para las futuras generaciones, siendo un fabricante de súper autos, cuya herencia y mayor característica es el sonido de un motor V12? Lo que van a leer a continuación parece ciencia ficción y ya se está definiendo en el Terzo Millennio, con cosas y diseño que pasan muy por encima del pensamiento actual.

Con ayuda de mentes privilegiadas, que no vienen de la industria automotriz, sino del MIT (Masachussets Institute of Technology), puedo comentarles que el auto no tendrá baterías, sino que la energía va a estar acumulada en la carrocería.

Lamborghini está explorando formas de usar la nanotecnología para tejer millones de ánodos de cobre y cátodos dentro de la fibra de carbono, por lo cual cada panel de la carrocería será parte del sistema de energía.

Es un proyecto a tres años con el MIT, que ya ha probado que puede funcionar a pequeña escala, así que el trabajo en los próximos dos años es encontrar la solución para ponerlo en producción.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)