CORREMOS

La primera gran carrera del año

El sábado 17 se larga la Corré Montevideo por la rambla en sus tres trayectos

El trayecto de la Corré Montevideo 2018 en sus tres distancias. Infografía: El País
El trayecto de la Corré Montevideo 2018 en sus tres distancias. Infografía: El País

Los corredores uruguayos y extranjeros tienen este sábado una de las primeras carreras grandes con la Corré Montevideo, que es el inicio del Campeonato de 21k de la Confederación Atlética del Uruguay (CAU).

La carrera cuenta con una distancia oficial de 21.097 metros, producto de haber recibido el año pasado el XV Campeonato Sudamericano de Medio Maratón. Por ello recibió el certificado (IAAF-AIMS) que se extiende por cinco años si no se modifica la distancia.

Además, es una gran oportunidad para realizar buenas marcas. “Es un circuito amigable porque si bien la rambla montevideana tiene sus relieves, este vaivén tiene unos ascensos que no son demasiado pronunciados y que no se extienden por más de 200 metros en el peor de los casos. Esto permite hacer un buen tiempo”, explicó a Ovación el organizador del evento e integrante de la CAU, Pablo Gardiol. “Las mayores dificultades que vemos son, más allá del control correcto del ritmo para un circuito que presenta desniveles en la ida más importantes que en el retorno, los desniveles”, agrega Gardiol.

La prueba además sirve para la preparación de los competidores para las maratones completas, así como permite -por tener el certificado- servir como tiempo oficial para una competencia internacional para los atletas amateur y permitirle hacer una marca válida para los profesionales.

Elevaciones.

La primera dificultad de la carrera será “aproximadamente por el Liceo Francés, en el kilómetro uno y medio, donde empieza a subir por aproximadamente 150 metros y luego baja”, comenta Gardiol, quien integra la Comisión de Atletas de la CAU. “Luego, pasando la calle Comercio, hay un ascenso que no supera los 100 metros pero no con tanta inclinación. En el punto de retorno en Amazonas se hace prácticamente plano”, agrega.
Ya volviendo nuevamente al punto de partida para hacer el recorrido hacia el lado de Punta Carretas y Parque Rodó está la última dificultad. “Aproximándonos al kilómetro nueve nos encontramos con el último esfuerzo y después hay no menos de 700 metros de bajada”, dice quien también es atleta. “Quien sabe aprovechar el remate va a poder aprovechar el tiempo”, asevera.

Mejor la vuelta.

Como la prueba presenta la dificultad en la primera mitad, en los primeros nueve o diez kilómetros, el atleta amateur o de elite que logre mantener un buen ritmo llegará a los siguientes kilómetros, que son relativamente planos, con aire para el remate. “Si se aborda una prueba que tiene la primera mitad con más dificultad que la segunda y no se aprovecha bien las energías, probablemente se quiera correr más rápido de lo que se debería correr la primera parte y no se va a poder aprovechar el circuito en la segunda parte, que se vuelve plano”, afirma el organizador.
“Es un circuito más duro en la primera parte que en la segunda. Hay que correr cuando se puede correr; aprovechar las bajadas y no matarse en los ascensos, porque te come piernas para el remate”, sentencia Gardiol.

La Corré Montevideo contará con todos los servicios: cuatro puestos de hidratación con agua y uno de rehidratación con bebida isotónica; la reposición con frutas y tortas al final, kinesiología y masajes, así como emergencia a lo largo de todo el circuito.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º