JUEGOS PANAMERICANOS

¿Cómo se prepara una maratón de Elite?

Nicolás Cuestas será el representante de Uruguay en la maratón de los Juegos Panamericanos de Lima y su preparación incluyó varias semanas en el exterior.

Nicolás Cuestas y Andrés Zamora.
Nicolás Cuestas será el representante de Uruguay en la maratón de los Juegos Panamericanos de Lima el sábado 27 de julio en Perú. Foto: El Pulpito.

El objetivo de Nicolás Cuestas en la maratón de los Juegos Panamericanos de Lima 2019 es poder quedar entre los cinco primeros y para eso se viene preparando el uruguayo de 32 años.

Después de una muy buena carrera en la Maratón de Rotterdam el domingo 7 de abril en la que con un tiempo de 2:15:23” consiguió la marca mínima para clasificar a los Juegos Panamericanos de Lima y el Mundial, Cuestas se recuperó de una molestia en el isquiotibial y empezó a pensar en la cita que tendrá el sábado 27 de julio en Perú.

“Reciclamos la preparación que se venía haciendo. Rotterdam fue un punto muy alto para Nicolás y tratamos de tomar esa base para pensar en Lima”, le contó a Ovación Martín Mañana, entrenador de Cuestas.

El principal objetivo de Nicolás fue mejorar y aumentar su velocidad: “Se hicieron pasadas en la pista, kilómetros en calle y se buscó un perfeccionamiento en la altura de Colombia”, explicó Mañana.

En las tres semanas de preparación en Colombia, Nicolás Cuestas alcanzó los 226 kilómetros semanales cuando un entrenamiento promedio llega a los 200, lo que habla la exigencia a la que se sometió el uruguayo que viajó solo a encarar esta etapa pensando en Lima 2019.

“En esas semanas el corredor se somete a entrenar, descansar y entrenar. No hay otra. Se hizo un gran esfuerzo para que además de elevar su nivel pueda enfocarse en la competencia con entrenamientos muy duros”, contó Martín Mañana.

En estos últimos días previo al viaje a Perú, Cuestas está haciendo pasadas en la Pista de Atletismo y según remarcó su entrenador “los valores en tiempos son muy buenos y esperemos podamos conseguir el objetivo de estar entre los cinco mejores. Para mí Nicolás está en su mejor año y llega muy bien preparado. Hay que ver el día de la carrera, pero confío en que va a ser un muy buen trabajo”.

Nicolás Cuestas durante la maratón. Foto: EFE
PREPARACIÓN

No es una carrera más 

Correr una maratón de Elite tiene exigencias mayores a las de una carrera de un aficionado. Partiendo de la preparación, todo es diferente.

Gustavo Pintos, entrenador que trabaja junto a Andrés Zamora, quien no podrá competir en los Juegos Panamericanos de Lima por una lesión, habló con Ovación y dijo que “para preparar una maratón se necesitan como mínimo cuatro meses y hay que reunir determinadas características como la genética, que es lo primero, porque no todo el mundo está apto para correr una prueba de este tipo”.

Por otra parte, Pintos mencionó aspectos como el ritmo, la fuerza, la técnica y la velocidad que deben tener los corredores y a nivel local, no son muchos los que realmente están preparados para una maratón”.

“Hay corredores como Nicolás Cuestas que estará en los Juegos Panamericanos y Andrés Zamora que tienen esa preparación para poder competir a ese nivel y todo lleva un tiempo y sobre todo mucho trabajo, pero también debemos tener en cuenta aspectos como la alimentación y el descanso. Hay que tener una dieta balanceada con las recomendaciones de una nutricionista, hay que tener sesiones de masajes, fisioterapia y tratar los dolores que van apareciendo con un médico deportólogo”, explicó Pintos.

¿Qué se busca en la altura?

Los corredores que se aprontan para una maratón de Elite suelen recurrir a la altura para encarar la preparación y los uruguayos no están ajenos a eso.

Gustavo Pintos remarcó esto como elemental porque “ir a la altura te da otra performance y te mejora el oxígeno, el flujo sanguíneo y la capacidad aeróbica. No solamente se trabaja trepando montañas si no que también hay días que bajás a un centro de alto rendimiento para hacer pasadas en pista y también trabajar en el gimnasio”.

“Lo ideal es estar entre 20 y 25 días en la altura con unos 200 kilómetros semanas que en algunos casos son más, eso depende de la capacidad del atleta. También es importante el descanso, los masajes y la dieta balanceada”, dijo. 

La semana previa es clave

En la semana previa a la maratón se bajan las cargas de pasadas, hasta llegar a los dos días previos en los que no se corre y se relaja el cuerpo para llegar de la mejor manera a la carrera.

“Se puede hacer algo de gimnasio muy suave, piscina y poca cosa más porque esos dos días previos el cuerpo y la mente deben estar muy bien descansados esperando la competencia”, explicó Gustavo Pintos.

¿Qué pasa después de la maratón?

Luego de que un atleta corra una maratón de Elite el competidor baja considerablemente las cargas. Hay una pausa y un descanso si no hay próximas competencias en medio del calendario.

“Después de la carrera se empieza con trotes regenerativos, piscina y se van descargando los kilómetros de corrida con pausas activas para correr, hacer bicicleta y descansar durante 15 o 20 días”, contó Gustavo Pintos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)