RUTAS DE AMÉRICA

‘Piojo’, ciclismo en la sangre

Presa viene con historial familiar y es demostración del sacrificio que tiene este deporte

Matías Presa primero, Agustín Moreira segundo y Anderson Maldonado tercero en Rutas de América 2019
Cerro Largo ganó Rutas de América en equipos y colocó a dos de sus ciclistas en lo más alto de la clasificación general. Foto: Francisco Flores|

Hace apenas 10 años comenzó el sueño de Alan Matías Presa en el ciclismo. Hoy, tras 11 ediciones en Rutas de América, logró su segundo título y plasmó con resultados lo que casi todos aseguran: es el mejor. Incluso todo el Club Ciclista Cerro Largo se coronó como el mejor en equipos.

De familia ciclista por parte de su abuelo y tío, no empezó hasta los 17 años. Partiendo de abajo, con trabajo y mucho sacrificio llegó a lo más alto mostrando siempre evolución.

Llegó a lo más alto por “mucho sacrificio; mucho entrenamiento; mucha disciplina, tener una conducta recta de cuidado, de no tomar y muchas cosas más. Esto es el fruto de todo esto”, le dijo el “Piojo” a Ovación, que antes de ganar en 2018 había sido cuatro veces segundo.

“Es un deportista con condiciones naturales, que es lo primero. Pero solo con condiciones no se llega. Año a año hay que ir subiendo y sin sacrificio un ciclista no llega. El sacrificio que hace él día a día hoy se ve en los resultados”, asegura Yuber García, uno de los colaboradores del Club Ciclista Cerro Largo, que vio los inicios de Presa y sus tres compañeros arachanes.

“El Piojo cuando empezó en Melo en los campeonatos de barrio ya mostraba las condiciones que tenía”, añadió.

El equipo tiene una directiva que está en todo y un departamento que apoya a su club. Por eso el mismo “Piojo” no duda en dedicarle el título a su gente: “El pueblo ayuda un montón, el triunfo es de ellos también”, tiró.

Eso hizo posible armar un plantel que ganó la competencia por equipos además de la individual, teniendo incluso a Agustín Moreira en el segundo lugar del podio. Y luego con referentes como Geovani Fernández y el argentino Jorge Gianciti, junto a Cristian Pérez y Nicolás Arachichu.

“Cuando gana uno, es un equipo. Hay trabajos que no se ven, porque para llevar a uno al podio hay mucho atrás, son 11 asistentes y seis ciclistas, todos cumplen su rol”, aseguró Ramiro Vidal, entrenador de Cerro Largo y extécnico de la selección entre 2014 y 2016.

El “Piojo” mejoró en “la madurez, el temple. La experiencia por Europa le hizo re bien”, agregó el técnico, que adelantó que Presa luego de la Vuelta del Uruguay vuelve al viejo continente.

“Hay un equipo de Europa que le mandó un precontrato. Todo el mundo quiere llegar ahí. Es el corredor más completo. De los últimos 20 años es de los más completos. No tiene techo, va a seguir creciendo porque es muy profesional”, comentó.

Sacrificio, dedicación y muchas horas de entrenamiento lo llevan a ser el mejor por segundo año seguido. Un esfuerzo personal, la pareja y todo el entorno. Cuidar la comida y el sueño para ser profesional; sacrificar horas y días de estar con su familia y la hija de 10 años, quien cada vez que puede sube al podio con su padre.

“Está todos los años conmigo. Desde chiquita que sube al podio. Siempre le dicen cosas en la escuela: ‘ganó tu papá’ o ‘tu papá es el mejor’ y ella re contenta. (La bici) le gusta, desde chiquita está en la vuelta con las bicicletas”, contó el “Piojo”, que aunque afirmó que algo le enseñó aseguró que “ella ya sabe. De nacimiento, ja”. Como el padre, lo lleva en la sangre.

Ahora Presa irá por el desafío de la Vuelta Ciclista del Uruguay y luego al sueño de Europa, siempre pensando en seguir “aprendiendo y mejorando” como él mismo afirma que ha hecho año a año. Una nueva preparación para 2020 cuando buscará lo que nadie pudo hacer: ganar Rutas de América en tres ediciones seguidas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)