Natación

Ya piensa en el otro Mundial

Santiago Saint-Upery se despidió con un triunfo en su serie

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Saint-Upery tiene ell Mundial Juvenil como próximo desafío. Foto: Archivo El País/

Con apenas 16 años, Santiago Saint-Upery cerró su primera participación en un Mundial de natación de mayores y ahora lo espera el Juvenil.

El nadador del Club Biguá de Villa Biarritz compitió ayer por última vez en Budapest 2017 y terminó con una sonrisa, ya que ganó su serie de los 200 metros pecho con un tiempo de 2’26”35, cuando había llegado gracias a una marca de 2’25”75.

“La verdad que poder cerrar la participación en mi primer Mundial mayor nadando cerca de mi mejor tiempo teniendo en cuenta que en esta prueba hace varios meses no competía, me lo llevo como algo positivo”, contó tras la competencia en el Duna Arena.

Otro hecho importante para Santiago fue ganar la serie y sobre eso remarcó que “es un plus, porque sabía que mis rivales no tenían tiempos extravagantes y por eso podía pelearla. Con uno de ellos ya había nadado los 100 pecho, pero al otro no lo conocía”.

Ahora, Saint-Upery continuará entrenando y aprovechando la piscina de primer nivel que está a disposición en Budapest para llegar de la mejor manera a su próximo gran objetivo: el Mundial Juvenil de Estados Unidos en agosto.

El uruguayo no ocultó su felicidad por haber competido contra los mejores del mundo en Budapest y remarcó que “es otra historia acá, entrenás en una piscina impresionante que lamentablemente en Uruguay no tenemos y por eso hay que aprovecharla ahora hasta cuando nos vayamos. Es todo muy positivo pensando en lo que se viene, porque al haber estado acá, por ahí el factor nervios en el Mundial Juvenil lo debería tener controlado luego de haber tenido esta experiencia en Hungría”.

REMERSARO.

En las series de los 100 metros libres apareció la bandera de Uruguay y el nombre de Inés Remersaro, quien compitió en el heat 4 en la piscina del Duna Arena. La uruguaya, dos veces olímpica (Londres 2012 y Río de Janeiro 2016), hizo un tiempo de 58”27 para quedar en el puesto 43 de la clasificación general de la prueba que tuvo 79 inscriptas.
“Estoy conforme, pero no contenta porque siempre la idea es mejorar el tiempo”, contó tras la competencia la uruguaya, que hizo una preparación en Córdoba, Argentina, y que ayer consiguió su segunda mejor marca tras la lograda en Río de Janeiro 2016 en esta prueba.

Remersaro explicó además que “antes de venir a este Mundial me tenía más fe para los 50 metros libres, que son el sábado, y tengo las pilas puestas en eso, porque ya estoy bastante descansada tras el viaje largo que tuvimos para llegar a Budapest”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados