RUTAS DE AMÉRICA

Pías: "Este es un triunfo de todos"

Néstor Pías, ganador del Rutas de América, dedicó la victoria a su esposa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
¡Ganador! Néstor Pías cruza la meta y levanta los brazos para celebrar su triunfo. Foto: F. Flores.

La gente comienza a "cerrar" la meta. Todos se acercan, pisan parte de la pista y asoman sus cabezas. "¡Allá viene, allá viene!", gritan varios fanáticos mientras los organizadores intentan correrlos hacia atrás de la baranda.

Pasado el mediodía, niños, padres y abuelos agitan sus banderas mientras los ciclistas llegan como bólido con los brazos bien en alto y una sonrisa imposible de disimular. Todos corren detrás de ellos. Mientras los héroes se bajan del birrodado, con los gemelos a punto de reventar. Todos los abrazan. Se les cuelgan del cuello y les saltan encima. Las bocinas, gritos y cánticos irrumpen en la tranquilidad del barrio. Solo hay una persona a la que todos observan y nadie, todavía, se anima a interrumpir: el ganador. Néstor Pías está abrazado a su mujer, que no deja de llorar de la emoción. Él le habla al oído buscando tranquilizarla, pero ella lo abraza más fuerte y sigue llorando. Alrededor, todos lo aplauden y lo ovacionan.

"Haber conseguido Rutas de América es una alegría enorme. Son muchos años buscando ganar otra vez la carrera de etapas. Había estado en el podio, muy cerca, y siempre algún percance me dejaba afuera de los primeros lugares. Por suerte, esta vez se dio todo", explica Pías segundos después de bajar del podio donde terminó bañado en champagne.

"Quiero agradecerle a todo el grupo por esta victoria, porque esto es un triunfo que es de todos y no solo mío. Además, quiero dedicárselo a toda la gente que me apoya, principalmente a mi señora que está siempre conmigo y me ayuda a entrenar, a prepararme y que no me falte nada para llegar de la mejor manera", agrega mostrando una cómplice sonrisa.

Por otra parte, el ciclista de Schneck Ciclismo Alas Rojas hizo principal hincapié en el trabajo que hay detrás de dicho premio y que muchas veces no se percibe: "De repente la gente no se da cuenta, es normal, pero hay un esfuerzo muy grande de todo el equipo atrás de todo esto. Por darte un ejemplo, hay compañeros que seguramente llegaron mucho más cansados que yo, solamente para que llegue con más fuerzas al final y no pierda los segundos que tenía de ventaja".

"Esto no es una preparación de meses o un año; esto lleva muchísimos años donde vas aprendiendo ciertos detalles como dónde gastar un poco más, dónde un poco menos. Además, en nuestro caso, fuimos a entrenar a San Juan en Argentina para correr una vuelta. Por suerte dio sus frutos", añade.

Finalmente, señala que ahora "hay que disfrutar esto con la familia y los amigos. Después vendrá la Vuelta del Uruguay".

Pías sigue recibiendo saludos. Es el hombre más buscado. Al lado está su mujer, todavía con lágrimas en los ojos.

Pías siempre está en la pelea

Néstor Pías se codea con la gloria desde hace varios años. Ya ganó la Vuelta Ciclista del Uruguay en 2006 cuando defendía a al club Amanecer, pero un control antidopaje le dio positivo y el triunfo le fue retirado. Luego, en la Vuelta Ciclista del Uruguay del año 2008, culminó en la segunda posición al igual que en Rutas de América 2011. El primero fue cuando competía para Champagnat y el segundo para Amanecer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)