CICLISMO

Peters ganó la etapa 17 del Giro de Italia; el ecuatoriano Carapaz sigue líder

El francés Nans Peters (Ag2r) tuvo una victoria en solitario en la decimoséptima etapa del Giro de Italia, disputada entre Commezzadura y Anterselva, de 181 kilómetros, jornada que se animó al final con protagonismo del Movidtar, con Mikel Landa cerca del podio y Richard Carapaz con segundos de oro.

Nans Peters
Foto: AFP

Victoria de prestigio para Peters, el más valiente y ambicioso entre los 18 corredores que protagonizaron la escapada consentida de la jornada alpina. El corredor de Grenoble, de 25 años, atacó a 16 kilómetros de meta y ya no le vieron el pelo. Llegó en solitario con un tiempo de 4h.41.34, de sobra para degustar su primer éxito profesional.

Los perseguidores se fiaron demasiado y no pudieron echar el guante al francés. El colombiano Esteban Chaves (Mitchelton) cruzó a 1.34 y a partir de ahí el resto de la fuga, hasta la llegada de los favoritos, que se avivaron en los últimos kilómetros de subida a Anterselva.

Mikel Landa encendió la mecha a 3 km de meta y no tuvo problemas para despegarse de los rivales directos, El ciclista alavés huele el podio, lo tiene a 47 segundos del tercero, que es Roglic. Y quedan dos etapas de montaña muy interesantes.

Landa se marchó dejando en evidencia a Nibali y Roglic, no Carapaz, que se quedó tranquilo junto a sus enemigos directos. maniobra maestra de Movistar. Con Landa a buen recaudo, el ecuatoriano tensó la cadena en busca de arañar algunos segundos de oro para la crono del domingo, Cualquier cosecha de tiempo se da por buena en las filas del equipo telefónico, por la 'maglia rosa' y por el podio.

Así que había que lanzar la caña, por eso Carapaz, al ver en apuros a Nibali y Roglic, pegó un tirón que le regalaron en meta 7 segundos muy sabrosos, por el tiempo en sí y por poder comprobar que los inquilinos del podio no andan sobrados de fuerza.

Carapaz celebró su 26 cumpleaños con un buen obsequio, nada menos que reforzar la prenda con la que sueña hace años. Ahora Nibali le sigue a 1.54 minutos y Roglic a 2.16. Por si fuera poco se suma cada vez más a la fiesta de Movistar Mikel Landa, a 47 segundos del tercer escalón, y además cotizando al alza.

Tras la tormenta climatológica y deportiva del Mortirolo el Giro de Italia se tomó con tranquilidad una nueva jornada alpina, menos complicada, que no fácil, pues incluía 4 puertos, uno no puntuable, el Passo della Mendola y luego Elvas (3,4 km al 7,6%), Terento (6,6 km al 7,6%) y final en alto en Anterselva (5,5 km al 6,9% con pendientes del 12).

El recorrido y la voluntad de los líderes pedían una escapada no comprometida, y se formó con 18 corredores, sin representantes del Movistar de Carapaz ni del Bahrain de Nibali, ambos equipos implicados en la 'maglia rosa'. Se incrustaron escapistas "oficiales" como el belga De Gendt, también el español del CCC Víctor de la Parte, el colombiano Esteban Chaves y el luxemburgués Bob Jungels.

Una fuga inocua, poco dañina para la general, pero que obligó a Movistar a no permitir retrasos superiores a los 10 minutos, por si acaso. Llegada la zona de los ascensos, a unos 75 de meta.

En la subida a Elvas el belga Bakelants tomó la iniciativa en el grupo de avanzadilla, pero no iría muy lejos porque el triunfo de etapa era un dulce pretendido por todos, así que fue alcanzado por De Gendt, Brambilla, Formolo, C Neilands, Masnada, Peters y Hamilton.

Tras varios intentos y superado el alto de Terento, empezaron los movimientos por la victoria. Lo probó Conti, sin suerte, y se decidió con Peters, quien lanzó la primera carta por la victoria con un ataque a 16 de meta con un exceso de confianza por parte del grupo en fuga, lo que aprovechó corredor de Grenoble para abrir una brecha de 1 minuto.

Se atrevió con el ascenso final, con su estilo heterodoxo yo gesticulante, sufriendo cada pedalada, haciendo inútil el esfuerzo de Chaves, que se conformó con la segunda plaza. Por detrás Landa y Carapaz estaban a lo suyo, a atacar y sumar tiempo. Poco a poco los sueños se acercan. Ahora a mantener posiciones antes del fin de semana de montaña y sobre todo, la contrarreloj del domingo en Verona.

Este jueves se disputa la decimoctava etapa entre Valdaora/Olang y Santa María Di Sala, de 220 kilómetros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)