HANDBALL

Perdió plata para ir, pero se trajo bronce de Toronto

Al DT de la selección uruguaya le descuentan del sueldo cuando viaja.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La selección femenina celebra la medalla de bronce que consiguió en los Juegos Panamericanos. Foto: EFE

"No solo no me pagan sino que me descuentan", dice riendo irónicamente Miguel Berger, el director técnico de la selección uruguaya de handball femenino, que ganó una medalla de bronce el sábado en los Juegos Panamericanos de Toronto.

"De los técnicos de las ocho selecciones, yo era el único que no cobraba, ni siquiera viáticos", cuenta a Ovación. "Por lo general, los demás cobran unos U$S 1.000. Yo en cambio estoy en trámites porque cada vez que viajo con la selección me descuentan de mi trabajo en Secundaria", explica. El por qué no lo sabe, pero espera que se pueda resolver.

Miguel Berger comenzó a trabajar honorariamente en la selección en 2007, en categorías cadetas y juniors. Logró un título panamericano, tres vicecampeonatos y una clasificación a un mundial.

Además, la base de ese equipo al que inculcó el sistema 3-3, es el que le valió a Uruguay la medalla de bronce tras 12 años, un quinto puesto sudamericano, una clasificación a un repechaje mundial -al que no pudo asistir por falta de fondos- y una victoria histórica ante el seleccionado cubano en Toronto.

"Los dirigentes siempre dicen que sin resultados es difícil apoyar o que haya fondos. Bueno, en el proceso se han dado varios, pero sé que es muy difícil. Igual, la esperanza es lo último que se pierde".

"No hay nada planificado, no sabemos lo que va a pasar. Hay una posibilidad de jugar una repesca por un puesto en los Juegos Olímpicos, pero no está definido. Si no está eso quedaríamos parados, porque hasta dentro de un año y medio no hay competencia senior", explica Berger.

El único plan que tiene la selección uruguaya fue por lo hecho en el panamericano; cuando le ganó a Cuba.

Con ese triunfo uruguayo, Argentina hizo historia y clasificó a Rio 2016, por primera vez. Por ese logro, sus jugadoras agrandaron su beca y los directores técnicos no perdieron sus trabajos. Es por eso que invitaron a las celestes a un asado y a jugar partidos, como agradecimiento.

Berger dice: "A mí me gustaría poder tener una selección estable pero es muy complicado, porque no hay fondos para entrenar, realizar partidos amistosos o participar de alguna competencia internacional.

El gran problema es que se viene abajo el trabajo hecho y este logro si quedamos parados", se lamenta Berger que agrega: "Si esto no es amor a la camiseta, ¿qué es?".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados