TRAVESÍA

Pablo Defazio y Dominique Knüppel lograron un nuevo récord en la vela de Uruguay

Al mando del nacra 17 con el que competirán en los Juegos Olímpicos de Tokio navegaron desde Punta del Este a Montevideo en cuatro horas, 10 minutos y 12 segundos.

Dominique Knüppel y Pablo Defazio. Foto: Ricardo Figueredo
Dominique Knüppel y Pablo Defazio. Foto: Ricardo Figueredo

Pablo Defazio y Dominique Knüppel aprontan su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio pero antes, se trazaron un objetivo: mejorar una marca en la vela de Uruguay que estaba en poder de Ricardo Fabini.

Se trata del recorrido que une Punta del Este y Montevideo. El histórico timonel uruguayo tenía el mejor tiempo con cuatro horas y 45 minutos, pero la dupla se propuso superar esa marca al mando del nacra 17 con el que se aprontan para la gran cita del deporte y consiguió esa meta con un tiempo de 4 horas, 10 minutos y 12 segundos

Este sábado 27 de febrero, Defazio y Knüppel partieron a las 9:30 de la mañana desde el Puerto de Punta del Este con destino al Puerto del Buceo, donde muchos allegados y autoridades del deporte esperaban a estos entusiastas competidores que al no tener torneos oficiales debido a la pandemia de coronavirus, se las ingeniaron para buscarse objetivos con la meta de llegar de la mejor manera posible a Tokio.

Luego de llegar a Montevideo, la dupla contó cómo se fue desarrollando esta histórica travesía: “Arrancó bien, con viento del noreste que era el pronóstico que esperábamos porque había menos olas. Salimos un poco más tarde por algunos problemas técnicos y eso a lo largo del recorrido hizo que nos quedáramos sin viento después de Piriápolis”, dijo Pablo Defazio.

Dominique Knïppel remarcó que “después de pasar la calma de Piriápolis empezó a aumentar el viento progresivamente y con ese aumento también fueron creciendo las olas. El viento se fue más al suroeste, lo que nos hizo cambiar y girar después de venir navegando del otro lado para poder arrimarnos más al Puerto del Buceo”.

La calma del viento ponía en riesgo el récord que se habían propuesto superar, pero Defazio dijo que “en realidad estábamos bien de tiempo y sabíamos que el pronóstico decía que iba a entrar viento del sudeste fuerte, por lo que estábamos más preocupados por no agarrar tanto viento fuerte para que el barco tuviera más velocidad que por el récord”.

Pablo Defazio y Dominique Knüppel. Foto: oliverumpierre.com.
Pablo Defazio y Dominique Knüppel. Foto: oliverumpierre.com.

La llegada al Puerto del Buceo

A las 14:40, Pablo Defazio y Dominique Knúppel llegaron al Puerto del Buceo luego de haber salido a las 9:30 desde el Puerto de Punta del Este: “Fue emocionante porque ya cuando llegamos no sabíamos el tiempo, pero el hecho de haber realizado la travesía con condiciones fuertes fue importante porque llega un momento que el cuerpo te dice ‘no doy más’ y vos mentalmente lo tenés que convencer al cuerpo de seguir dándole par adelante y creo que fue más eso, el demostrarnos a nosotros mismos que siempre se pude ir un poquito más allá y llegar a lograr ciertos objetivos”, dijo Dominique.

Defazio por su parte remarcó que “siempre para el atleta el trazarse un objetivo, sea esto que hicimos nosotros con un récord, un resultado en una regata u otra cosa, está bueno hacerlo y cumplirlo porque quedás satisfecho y lograste lo que querías. Lo que sí pasó en el medio fue que hubo que meterle más para poder llegar al tiempo”.

Acerca de eso, Dominique Knüppel confesó que hubo una frase a bordo que marcó la travesía después del poco viento que hubo por momentos: “Tenemos que meter pata y no podemos regalar más nada”.

Provisiones a bordo

La dupla tomó todos los recaudos necesarios para no perder tiempo arriba del barco. Es por eso que tuvieron mochilas con espacios para llevar agua y alimentos con el objetivo de no detener la marcha del nacra 17 pero sí recuperar energías.

“Llevamos una mochila con mangueras para poder tomar el agua por ahí así no frenábamos el barco y lo mismo hicimos con las barritas que comimos ya que teníamos bolsillos accesibles en los costados. De todas maneras no pudimos comer mucho. No daba el tiempo”, contó Dominique.

Dominique Knüppel y Pablo Defazio. Foto: @DefazioKnuppel.
Dominique Knüppel y Pablo Defazio. Foto: @DefazioKnuppel.

El fin de una etapa de la preparación

Este objetivo de la travesía entre Punta del Este y Montevideo marcó el cierre de la preparación rumbo a los Juegos Olímpicos en los primeros dos meses del 2021 para Pablo Defazio y Dominique Knüppel.

“Yo creo que algunas áreas en las que queríamos trabajar como por ejemplo navegar con viento a favor las entrenamos muchos en estos dos meses y antes era algo que nos costaba un poco más, por eso en esto seguro estamos mejor y podemos navegar bien, sin problemas, en estas condiciones”, dijo Defazio.

Por su parte, Dominique remarcó que entendimos un poco más el funcionamiento del barco, lo que nos permite a pesar de algunos inconvenientes que el barco siga navegando y en esa área sabemos que estamos mejor, pero nos falta competencia como a un montón de deportistas”.

“Nosotros navegamos solos y hay otros que tienen tres o cuatro barcos al lado para prepararse, pero creo que en la velocidad con el viento nunca tuvimos problemas y eso es bueno”, agregó Pablo Defazio, quien también agradeció a “nuestros sponsors y autoridades que nos apoyaron para que esto pudiera ser posible”.

RUMBO A TOKIO

Lo que se viene para Defazio y Knüppel

Tras dejar atrás la preparación en Punta del Este, Pablo Defazio y Dominique Knüppel seguirán entrenando durante los primeros 15 días de marzo en Montevideo, con base en el Yacht Club Uruguayo, ya pensando en la primera actividad competitiva que tendrá este año prevista para disputarse entre el 5 y el 10 de abril en Hyeres, Francia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados