MI OPINIÓN

El orgullo de portar la bandera

NANDO PARRADO

NANDO PARRADO
NANDO PARRADO

Lewis Hamilton fue el ganador del reciente Gran Premio de Inglaterra de Fórmula Uno.

Luego de cruzar la meta, durante la vuelta de regreso a los boxes, un comisario de pista le alcanzó al piloto una bandera británica.

Recorrió esa vuelta con la bandera ondeando desde su mano derecha, hasta arribar al podio.

Allí, envuelto en ese hermoso pabellón (no podemos negar que es un estupendo diseño), escuchó el himno de su país, regalando emotivas imágenes que recorrieron todo el mundo.

Lo mismo hacía Ayrton Senna, y tantos otros deportistas de infinidad de disciplinas.

Lo hacen con orgullo y con honor, pues esa bandera representa su nación, sus valores y rinden tributo a quienes han muerto por ella.

Lo primero que guarda un uruguayo en su maleta cuando emigra hacia otro país, es una bandera uruguaya.

Por eso, días atrás, cuando un grupo de compatriotas se refería a nuestro pabellón nacional como un “trapo”, lo único que cabe imaginar es la ignorancia de aquellos que deshonran nuestra historia, nuestro legado.

Sólo por ese motivo, no deberían considerarse “uruguayos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)