ENTREVISTA

El nuevo Sebastián Bauzá: asume como Director de la Secretaría de Deportes

A seis años de que lo bajaran de la AUF ocupará un cargo mucho más importante para el deporte del país. Eso sí, a las 6 de la mañana entrará al Lion d’Or como siempre.

Sebastián Bauzá el nuevo Director de la Secretaría de Deportes. Foto: Leonardo Mainé.
Sebastián Bauzá el nuevo Director de la Secretaría de Deportes. Foto: Leonardo Mainé.

"Cerrado el 1° de marzo”. El cartel estaba pegado en la puerta de la confitería Lion d’Or. Pero la medida no se debía a que el propietario de establecimiento, Sebastián Bauzá, forme aparte del nuevo gobierno y asuma mañana como director de la Secretaría de Deportes. En realidad hoy es feriado no laborable. “Igual yo no iba a venir a trabajar. Es una fiesta democrática que se da cada cinco años y que la gente tiene que poder disfrutar”, dijo Bauzá.

“Estoy cansado… esto del multiempleo”, bromeó luego, ya sentado en una de las mesas de su confitería a la que llega todos los días a las 6 de la mañana. Y lo seguirá haciendo. Es que el día anterior había sido muy intenso. Tras trabajar por la mañana en el Lion d’Or manejó hasta Maldonado, donde se reunió con los directores de deportes de todo el país. Y también con las autoridades salientes, encabezadas por Fernando Cáceres. “Es que hemos hecho la transición más fuera de la Secretaría que dentro y este fue un ejemplo. Fue la despedida de Fernando y su equipo y nuestra presentación, aunque a muchos ya los conocía de nuestras recorridas por el interior”, contó quien luego de almorzar se reunió individualmente con muchos de los directores para conocer las diferentes realidades de los departamentos.

“Es muy distinto lo que se hace en Montevideo a lo que se hace en Artigas y no solamente por la cantidad de población que tienen. Hay que ver si los departamentos tienen río o costa porque cambian los deportes. Comenzamos a trabajar en Maldonado conjuntamente con las actividades de Turismo tomando al deportista como el gran embajador. Y organizando espectáculos deportivos fuera de temporada para recibir gente. Lo vimos en su momento con los campeonatos de fútbol que movían mucha cosa. Más si podemos hacer eventos deportivos internacionales”, contó, dejando claro que su entusiasmo le ganaba al cansancio.

Cuando Bauzá decidió aceptar la invitación de Lacalle Pou para formar parte de su equipo, su mayor preocupación era la educación. Y lo sigue siendo. “Durante la campaña me sirvió muchísimo estar cerca de la gente de EDUY21. La relación con Pablo Da Silveira. Una de las primeras reuniones que tuve, después que se me confirmó en el cargo, fue con Robert Silva porque estamos convencidos que hay que trabajar en conjunto. Uno de los grandes objetivos es que la educación física mejore a nivel de primaria. Y que los niños no hagan gimnasia de túnica y moña. Quiero reconocer al profesor Antonio Tchadkijian, que es un amigo que me ha dado el fútbol, y que me decía lo triste que es que los chicos tengan que hacer gimnasia de túnica y moña. Va a ser una plata pero tenemos que buscar una solución porque todos los que hacemos deporte nos vestimos para hacerlo. Es un tema de concentración y también de motivación para los niños. En el interior muchas veces pasa, y es un debe, que se han construido muchas escuelas y liceos sin pensar en un espacio para hacer gimnasia. Y en los días de lluvia en que no pueden salir no tienen actividad física”, explicó quien es un convencido que los estudiantes deben practicar deporte hasta el último día. “Hay que trabajar con las universidades y con UTU”, dijo y puso como ejemplo el proyecto de Gol al Futuro que ya ha cumplido diez años.

“Hay que mantenerlo porque ha dado resultados muy buenos. Y como ha dicho siempre Lacalle las cosas que están bien hay que dejarlas. Hay muchas cosas en que estamos de acuerdo, pero insisto en la importancia de la coordinación con otros ministerios”, enfatizó.

“Tuvimos una charla con el ministro Larrañaga y él está de acuerdo en continuar con el proyecto Pelota al Medio a la Esperanza pero agregándole otros deportes. Hemos recorrido establecimientos carcelarios y el deporte es fundamental para la recuperación y la rehabilitación de los presos. Hemos hablado ya con varias federaciones y están muy entusiasmadas, además de la Unión de Rugby que nos va a acompañar porque ya tiene experiencia en eso. El fútbol no es tan importante, porque en el Uruguay todo el mundo sabe jugar al fútbol y ya se juega en las cárceles sin que vaya nadie. Lo que queremos es enseñar otras disciplinas”.

ONDI. A propósito de ampliar el espectro de los deportes, Bauzá quiere aprovechar la estructura de ONFI, donde 70.000 niños juegan al fútbol cada fin de semana para ampliarla con otras disciplinas. “Queremos transformar a ONFI en ONDI, una organización nacional de deporte infantil donde se enseñen otros deportes ya desde la niñez. Y agregar el trabajo de nutricionistas para que los chicos no sólo practiquen deportes sino que empiecen a comer saludablemente. Sabemos que alrededor de las canchas de baby fútbol está el negocio de las tortas fritas que muchas veces es el que banca a los cuadros. Pero no es lo ideal y es el gran cambio que hay que hacer. Hay que meter frutas y verduras. Y por eso es necesaria la nutrición. Las cifras de sobrepeso en el país son muy preocupantes”.

Respecto a otras disciplinas, puso como ejemplo al handball, que clasificó por primera vez a un Mundial. “No es casualidad. Han trabajado en el interior y han organizado campeonatos. Es lo mismo que el básquetbol, cuando más se amplíe la base es para el bien de las federaciones. En el básquet 3 X 3 con un sólo tablero se puede aprender a jugar en una escuela y en una cárcel junto a referentes del deporte.”

A la hora de asumir en su nuevo cargo, Bauzá echa una mirada sobre la gestión frentista en la Secretaría Nacional del Deporte. “Se ha agregado mucha infraestructura y eso es bueno. La gran diferencia ha estado en la ausencia de la policía en los espectáculos deportivos. Necesitamos que la policía esté dentro y fuera de los estadios. Hay un lista negra que me parece muy bien, pero creo que hay que ampliarla. Porque no puede ser que alguien que lleva una tobillera por violencia de género vaya el fin de semana al fútbol. Si son violentos en su casa no pueden ir a ningún espectáculo deportivo. No puede ser que los violentos ingresen a los estadios y para eso es necesaria la policía porque a los dirigentes la lista negra les trae muchos problemas”, explicó sobre un tema que le toca de cerca porque fue el que lo hizo salir de la AUF hace ya seis años. Pero asegura que no ve la victoria del gobierno que asumirá hoy como una revancha hacia al Frente Amplio. (Cabe recordar que fue el gobierno de Mujica quien le retiró a la policía de las canchas para hacerlo caer).

“No soy una persona rencorosa, pero sí tengo memoria. Soy un convencido que los cambios que se hicieron fueron muy buenos y se debían realizar: la lista, las cámaras, pero no se podían poner en 48 horas como nos exigían. Había que hacer una licitación. Y conseguirlas llevó dos años. Tenía que hacerse, lo que estuvo mal manejado fue la forma. Hoy estoy en otra etapa y voy a trabajar para que las federaciones sean independientes, se cumplan los estatutos y que el Estado no intervenga si no es necesario. Y que se cuiden las sanciones de los organismos internacionales, como sucedió en el fútbol. La Secretaría va a tener una relación más directa con las federaciones”.

Bauzá está a punto de asumir un cargo que es casi como de ministro. Algo que nunca hubiera pensado que podía suceder. “Yo nunca lo imaginé, pero creo que el nuevo presidente sí porque cuando salí del fútbol una de las primas llamadas que recibí fue la suya. Es el culpable de que hoy esté asumiendo este desafío. Él me invitó a trabajar para la elección anterior, en 2015, y yo dije que no. Primero porque venía de una paliza muy grande, y además porque me tenía que preparar. Y cuando empecé a trabajar con la comisión de técnicos me di cuenta que tenía la posibilidad de colaborar con el deporte de todo un país, porque el deporte es un derecho que tenemos todos”.

HERENCIA. “En mi familia saben lo que yo siento por el fútbol y por el deporte. Por suerte, mis hijas Belén y María Eugenia, ya son grandes, se recibieron y están trabajando. Y mi esposa Silvia ha sido siempre fundamental: cuando estuve en la AUF y en los años difíciles donde extrañé a la Asociación. Además de lo que le aporta a la empresa porque sin ella aquí no podría hacer todo esto. No voy a abandonar la empresa si no Silvia me mata. Voy a estar presente, por suerte tenemos un muy buen equipo acá. Para mí el Lion d’Or es como Bella Vista, esas cosas que nunca se pierden. Es la herencia que el viejo me dejó”.

A propósito de su padre, al imaginar qué pensaría quien fuera presidente de Bella Vista al verlo ocupar un cargo tan importante para el país, se emociona. “Él siempre me decía que yo iba a ser presidente de la Asociación. Me tenía mucha fe por más que cuando él falleció yo recién integraba la Mesa Ejecutiva. Creo que esto a mi padre nunca se le hubiera ocurrido porque la familia Bauzá nunca hizo política. Yo nunca tuve un termo con la foto de Aparicio. Sólo fui a dos actos políticos: cuando llegó Wilson Ferreira al puerto y terminó preso y en el Obelisco como un estudiante que buscaba un cambio. Me cuesta sentirme político, decir que soy un político. Pero la política puede ser buena y el deporte consigue esa mesa de diálogo entre gente de diferentes orientaciones para poder cambiar lo que hay que cambiar. Pero creo que el viejo estaría muy orgullo”, finalizó el nuevo director de la Secretaría de Deportes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados