MI OPINIÓN

Mi recuerdo del “Profe” Gutiérrez

NANDO PARRADO

NANDO PARRADO

Se nos fue Juan Carlos Gutiérrez, el “Profe” para muchas generaciones de pilotos y amantes de la conducción deportiva.

Particularmente, debo agradecerle casi todo lo que sé con respecto al arte de conducir, porque para el “Profe”, conducir un auto de carrera era un arte. Se necesita técnica y entrenamiento constante para buscar la perfección, como lo busca el pianista ó el violinista que dan conciertos.

Él me enseñó todo sobre el equilibrio, el “feeling” en el volante, la precisión, el control, la velocidad con calma, los rebajes perfectos, el punta y taco, las trayectorias y el mínimo deslizamiento lateral.

Me explicaba cómo, a través del volante, podía sentir lo que pasaba con la zona de contacto de las ruedas delanteras. Cómo optimizar las trayectorias en frenaje y aceleración, y cómo sentir y leer las transferencias de peso en cada situación. “Cuando parece que vas despacio, vas realmente rápido”, me decía. Incontables vueltas en El Pinar, gastando gomas de mi VW.

Mi padre se quejaba de cómo gastaba gomas el auto, pero sabía que lo hacía aprendiendo con el mejor. En el nombre de todos los que aprendimos este arte: ¡Gracias!!!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)