Natación

Meolans: "Se puede"

El campeón mundial, José Meolans, dio una clínica de natación en la Naval, en la que participaron alrededor de 50 personas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Unas 50 personas participaron de la clínica de Meolans y Otero. Foto: F. Flores.

"Cuando era más joven y empecé con el entrenamiento más fino de la técnica de natación viajé a España. El entrenador nos pidió que nadáramos 100 metros libres y nos grabó. Después de la mitad de la carrera me empecé a desarmar. A los 75, entre el cansancio de piernas y la falta de aire, iba desarmadísimo. No podía creer que era yo cuando me vi. Es importante cuando un entrenador te dice las cosas, pero a veces poder verlo uno mismo es la mejor corrección posible", contó José Meolans, campeón mundial en 50 metros libres.

Ese fue uno de los "tips" que brindó el nadador argentino que participó en cuatro juegos olímpicos y además, es campeón panamericano, en la Clínica que brindó este fin de semana en el Complejo Deportivo Naval junto a su compatriota Eduardo Otero, quien ofició de moderador mientras Meolans realizaba ejercicios y correciones a quienes participaron.

El sábado, aproximadamente 50 niños estuvieron dentro de la piscina. Pertenecían a la Academia de Gustavo Gorriarán, al colegio donde da clases y a las fundaciones Oportunidad y Nuestro Camino, dedicadas a personas con capacidades diferentes.

En el andarivel ocho, se encontraba un atleta de Fundación Oportunidad junto a sus compañeros. Luego de ingresar a la piscina, se persignó para protegerse de lo que se le venía. Cada ejercicio que Otero y Meolans iban demostrando, realizando el detallado técnico específico de cada movimiento, este joven de gorra negra escuchaba atentamente asintiendo. A veces, cuando los ejercicios eran demostrados por el campeón mundial con una técnica exquisita, lo aplaudía. Es que en sus diferentes categorías ambos dejan todo en el agua, en cada torneo.

Similar.

Ambos exnadadores coincidieron en que la situación de la natación de Argentina y Uruguay es bastante similar. "Es difícil. Vinimos a mostrarle que se puede, que cada uno tiene su objetivo. José no hizo nada más ni nada menos que lograr ser el más rápido del planeta. Y hoy está al costado de la piscina tratando de estimular y bajarles la idea que se le formó durante su carrera", dijo Otero.

En tanto, Meolans agregó: "Se puede. Mucho tiene que ver con la dedicación, esfuerzo, constancia, trabajo en equipo. En la clínica queremos ir con un mensaje de acompañamiento".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)