ENTREVISTA

Melazzi, presidente de la Confederación Atlética, y “una cultura organizacional”

La CAU cambió autoridades en junio y la nueva "la cabeza visible" habló de cómo llegó, sus objetivos y cambios para su mandato, las pistas del interior y más.

Marcos Melazzi, presidente de la Confederación Atlética del Uruguay (CAU).
Foto: Emiliano Esteves

Nacido en Cardona hace 48 años, Marcos Melazzi asumió el 28 de junio la presidencia de la Confederación Atlética del Uruguay (CAU). Con un perfil de gerenciador (es recibido como Licenciado en Administración-Contador), el extesorero quiere llevar al atletismo al siguiente nivel.

-¿Cómo empezaste en el atletismo?

-Fui de los tantos niños que en su lugar de origen comenzaron a practicar este deporte base. Estudiando vine a Montevideo y comencé a conocer el atletismo federado, a competir. Alguien que haya pisado una pista de atletismo alguna vez en la vida, queda enganchado para el resto. En 2016 estábamos relacionándonos y surge la posibilidad de colaborar desde la Comisión Fiscal. Pocos meses después, en 2017, ingresé al cuerpo de neutrales (Directiva) como tesorero. Después me tocó asumir la presidencia, pero sin el apoyo de la familia sería imposible. Antes de tomar una decisión lo consulté con mi señora, es el cable a tierra. Pero soy la cabeza visible, lidero un equipo. Porque la CAU no es Marcos Melazzi, la CAU son los atletas, los entrenadores, los dirigentes. Y sin la colaboración de mis compañeros sería imposible, y muchas veces no tienen el reconocimiento suficiente, porque son todos cargos honorarios.

“Alguien que haya pisado una pista de atletismo alguna vez en la vida, queda enganchado para el resto”

Marcos Melazzi, presidente de la Confederación Atlética del Uruguay (CAU).
Marcos MelazziPreidente de la CAU

-¿Qué te gustaría lograr en estos cuatro años? ¿Vas a cambiar la línea?

-Cada uno le pone su impronta. También por la etapa en la que se encuentra la institución. Cuando asumió Lionel de Melo, era organizar la casa, restituir la confianza y el funcionamiento. Consumió mucho tiempo y energía. Ahora es una cultura organizacional que estamos viviendo hoy en día. Uno trata de darle el perfil gerencial. Dentro de los objetivos, está hacer crecer la participación en menores y juveniles; se tiene que preparar la generación de recambio, los futuros Emiliano Lasa, Déborah Rodríguez, María Pía Fernández, Nicolás Cuesta o Andrés Silva. Para que vengan debe existir masa crítica y nosotros darle el soporte no solo en la captación, sino en el desarrollo y la motivación para evitar la deserción. El atletismo es muy inclusivo, no necesitás los últimos calzados deportivos, ningún aparato sofisticado... podés venir descalzo; no importa en qué barrio vivas ni qué nivel educativo tengas. Esa es la gran puerta del atletismo, pero para eso necesitamos su captación, su desarrollo y su motivación.

-¿De esas tres, cuál es ahora la más fuerte de la CAU?

-En los Juegos Deportivos Nacionales la mayor parte de los jóvenes participan en atletismo. ¿Qué hace que no permanezcan? Estamos empezando a trabajar en un plan para el desarrollo de nuevos talentos. A eso le hemos sumado la contratación de un psicólogo deportivo. Es algo que lo vemos necesario para trabajar diferentes aspectos: momentos claves, como el de la competencia; y para el trabajo cotidiano, como mantener la motivación, saber canalizar sus problemas, manejo de las frustraciones. Va a tener talleres en distintos departamentos o a distancia, y luego tratar con casos individuales.

-¿Cuál es el proyecto con las pistas en el interior?

-Es un estímulo al atletismo nacional. Genera una motivación extra y un desafío en el Programa Nacional de competencias. Tenemos que cubrir todo el país y desarrollar el atletismo en todo el país. Para eso hay algo muy importante que son los recursos. El primero son los atletas, que tienen que encontrar una persona capacitada que logre detectar y estimular el potencial de cada uno. Después la competencia, que para llegar se necesitan jueces capacitados en la zona; si no los tenés que llevar. Tenés que tener los instrumentos. Se han hecho cursos de jueces en Paysandú, lo mismo va a ser en Durazno y ahora se está desarrollando en Paysandú un curso IAAF nivel I de capacitación y especialización de entrenadores. Nos va a permitir tener, especialmente en el norte, personas que puedan trabajar específicamente en atletismo. Las pistas nos generan estos desafíos y eso tiene un costo.

-¿Qué apoyo tiene la CAU y de dónde saca los recursos?

-Tiene tres vías de financiamiento. Una es a través de la IAAF (Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo) que genera un aporte anual. Después a través de la parte estatal: la Secretaría Nacional del Deporte, para algunos eventos como los Panamericanos la Fundación Deporte Uruguay; y el Comité Olímpico Uruguayo a través de partidas internacionales. La tercer pata, los privados; una parte con los campeonatos oficiales de calle y estamos desarrollando la esponsorización.

-Todo el proceso, ¿cuánto tiempo va a llevar?

-Creo en estos cuatro años tener una estructura armada. Esto nos genera una oportunidad a nivel comercial. Hemos cambiado la imagen institucional y las marcas pasan a tener presencia en todo el territorio, hoy en día la tecnología lo permite. Por ejemplo este fin de semana tenemos transmisión por streaming del Nacional sub 23.

-El período dura cuatro años. ¿Te gustaría seguir?

-Primero hay que llegar. Después la vida dirá.

La Directiva

Un nuevo equipo

Melazzi trabajará durante los cuatro años que dure su gestión junto al resto de los neutrales: Richard Custodio, que continúa como vicepresidente, con Betina Gómez, que asumió como secretaria. También es nuevo en el cargo el Cr. Rafael Scabino (ex récord nacional en 800 metros en 1986 y 4x400 en 1997) como tesorero. Además de Enrique Freccero que es el vocal de la directiva.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)