VIDEO

Entre los mejores

Daniel Daners, el otro uruguayo en el Mundial de Natación pero que no compite: es árbitro y estará presente en la definición del torneo.

Entrevista con Daniel Daners
Entrevista con Daniel Daners

Por impulso familiar y gusto personal, comenzó siendo jugador de waterpolo, pero luego se hizo entrenador y mientras era delegado, tuvo que arbitrar un partido. Ahí empezó el camino que depositó a Daniel Daners en el Mundial de Budapest y que lo tendrá en la cúspide como juez de gol en la final.

El uruguayo fue designado por la Federación Internacional de Natación (FINA) y forma parte del staff de 28 árbitros que están en el torneo pitando en cada uno de los partidos en los que las selecciones de primer nivel mundial son las protagonistas, tanto en la rama femenina como en la masculina.

“Estar en un Mundial de cualquier deporte es lo máximo. A mí no me tocaron partidos de alta responsabilidad, pero estuve como árbitro en cinco partidos de mujeres y como juez de gol en otros cinco encuentros, en los que estaba Hungría, el anfitrión”, le contó Daners a Ovación, agregando que “lo bueno es que todas las valoraciones de los delgados luego de cada partido fueron positivas y no me señalaron errores, pese a que yo sé que tuve uno pitando una falta en la que podía haber dejado seguir y ahí no me quedé conforme, pero no me lo marcaron como una falla”.

Daners empezó a arbitrar de pura casualidad ya que siendo delegado en un partido, se tuvo que poner la pilcha de juez. Ahí empezó un camino largo que hoy lo tiene en la cúspide del arbitraje mundial ya que está nada menos que en Budapest, en el máximo torneo del waterpolo. En Uruguay, no arbitra más de ocho encuentros por año y en Hungría ya actuó en 10.

En cuanto al rol de su tarea, el arquitecto uruguayo que además trabaja en la Secretaría Nacional del Deporte (SND), contó que “tiene que ver mucho con el juego, porque el árbitro no tiene que ser parte del espectáculo, pero sí tiene que sentir el juego para poder arbitrar. Yo no soy afecto a las teorías absolutas de que hay que jugar para arbitrar porque estoy seguro que hay excelentes jueces que nunca jugaron, pero está bueno haber jugado ya que ahí sentís y sabés lo que está pasando, porque hay muchas cosas que no se ven ya que se juega en un medio como el acuático, donde el jugador tiene varios rivales como el agua, al oponente, al árbitro, al tiempo de posesión. Es decir, hay mucha carga emocional ahí adentro y tenés que estar plenamente concentrado para no irte del partido, porque después es difícil volver”.

Pero hay una cosa que entre todos los árbitros tratan de dejarla en claro: “Siempre se habla y se discute mucho acerca de un concepto y es el de que el juego fluya, que los árbitros no incidan en el partido, sino que facilitemos, con las virtudes y defectos de cada equipo, la tarea de todos dentro de un encuentro”, explicó Daners.

En ese sentido, el uruguayo le contó a Ovación una anécdota de este Mundial de Budapest. “A mí me gusta el rol del porque participás del juego y en muchas situaciones, por ejemplo en la de la ley de la ventaja. Ahí nos piden que tengamos mucho cuidado con ese ítem del reglamento para no dar un silbatazo en el que un jugador puede progresar. Cuando eso pasa, te sentís muy satisfecho y decís ‘que buena decisión’, porque no cobraste la falta, la jugada siguió y terminó en gol. No participé de la jugada, mi rol fue dejar jugar. Pero también te podés sacar la responsabilidad y pitar la falta, aunque lo bueno de eso es la carga emocional y la adrenalina de cada jugada, ya que puede pasar obviamente que te protesten por qué no cobraste la falta si la jugada no terminaba después en gol. Entonces ahí es que pensas ¿hasta dónde dejás jugar?”.

Daners vive por estas horas una experiencia inolvidable como árbitro waterpolo, un deporte que en Uruguay no ha tenido un gran desarrollo en los últimos años dada la escasa cantidad de equipos y actividad, pero en el que La Celeste dice presente en el Mundial con un representante entre 28 jueces designados por la FINA.

Ahora coronará su participación siendo juez de gol en la final entre el anfitrión, Hungría, y Croacia.

Daniel Daners, juez uruguayo de Waterpolo que arbitrará en la final del Mundial. Foto: Enrique Arrillaga
Daniel Daners, juez uruguayo de Waterpolo que arbitrará en la final del Mundial. Foto: Enrique Arrillaga
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados