JUDO

Levantarse, esa es la fortaleza

Manuel Bueno, el mejor judoka uruguayo, está en la pelea por llegar a los Juegos Olímpicos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: facebook.com/qmtfotos

El judo, como otras artes marciales, encierran una filosofía que va más allá del deporte o de una competencia en particular. El judo enseña valores que se pueden aplicar en todos los ámbitos de la vida y aportan técnicas para mejorar física y espiritualmente.

Así lo remarca el judoka uruguayo Manuel Bueno, quien fue premiado con el Charrúa al mejor del año 2014 y que cuenta con un currículo de grandes logros.

"En el judo la fortaleza está en ponerse de pie, ahí se gesta. No tanto en la fuerza en sí contra el rival, sino en la velocidad en la que uno se recompone", explica a Ovación.

La historia de Bueno conoce de muchos obstáculos sorteados, de no bajar los brazos a pesar de las adversidades. Nacido en un hogar muy pobre, en la periferia montevideana, encontró en el judo una motivación especial para conquistar sus sueños más anhelados. A sus 30 años, puede decir con orgullo que logró varios de ellos.

Lo que comenzó como un hobby, se terminó convirtiendo en su vida y hoy, el próximo gran sueño es la clasificación a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, una odisea que parece difícil, pero no imposible.

En el año 2012 consiguió la medalla de bronce en el Sudamericano de Chile y a partir de allí no paró más. Para el 2013, Bueno fue campeón a nivel nacional y terminó entre los 32 mejores del Mundial de Río, una marca imponente a nivel internacional y nuevamente, en el 2014, quedó 32° entre 64 en el Mundial de Rusia. Hoy es el mejor ranqueado de Uruguay.

Sobre su viaje a Rusia el año pasado, Bueno recuerda el gran sacrificio que tuvo que pasar él y el equipo uruguayo para lograr la financiación y los recursos para poder competir. "Es muy difícil para los deportistas uruguayos. Tenemos que hacer todo a pulmón, con amigos que ayudan. A Rusia casi no vamos, un amigo nos ayudó para poder pagar los pasajes y el resultado fue realmente increíble", rememora.

Actualmente, Bueno se radicó en el Chuy, donde apadrina el Club Social y Deportivo Inter De la Barra del Chuy, donde trata de brindar su experiencia y esfuerzo para que más chicos se acerquen al judo. Es uno de los tres proyectos de dichas características que existen en el país, junto al de Rivera y Artigas. Él entrena en el Centro de Esportes RT.

Junto a su preparador físico David Moronta, Carlos García, su técnico y el presidente Ignacio Aloise, Bueno afirma que es el equipo que lo ha ayudado a conseguir grandes cosas. "Aloise logró traer al Uruguay varios Open, en donde llegaron judokas de todas partes del mundo y ha peleado mucho por el deporte", reconoce.

Para llegar a los JJ.OO. es necesario competir en distintos torneos y así sumar puntos, algo que por falta de recursos, los uruguayos no pueden hacer de la forma ideal —salvo en el Open de Montevideo. en marzo próximo— y eso compromete la participación en Río 2016 de Bueno, quien, como tantas veces, se levantará para pelearla.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)