MARATÓN

El keniata Kipchoge intentará romper la frontera de las dos horas 

El atleta tendrá la colaboración de "41 liebres" y un vehículo que irá abriendo el camino y marcándole con rayos láser el avance; la marca no será homologada

El keniata Eliud Kipchoge quiere lograr un registro inédito
El keniata Eliud Kipchoge quiere lograr un registro inédito

No existían los 10 puntos en gimnasia, hasta que llegó Nadia Comaneci. No se podían superar los 6 metros en salto con garrocha, hasta que apareció Serguei Bubka. Era prácticamente imposible correr en menos de 9,60 segundos los 100 metros, hasta que se lo propuso Usain Bolt. Así como tantos mitos fueron cayendo, porque hombres y mujeres demostraron que nacieron para superar los grandes desafíos, ahora en Viena, el keniata Eliud Kipchoge se propone derrumbar la última frontera que queda.

Será como escalar el Everest o alcanzar la luna, como él mismo lo describe, porque nadie hasta la fecha ha logrado correr los 42,195 kilómetros en menos de dos horas. Para imponer un nuevo registro en Maratón –aunque no será convalidado por la IAAF por las circunstancias especiales dispuestas para ayudar al corredor- el atleta keniata tendrá que recorrer cada kilómetro en 2m 50s, lo que equivale a correr 422 carreras consecutivas de 100m a 17s cada una, sin descanso entre ninguna.

Su plan está planificado al milímetro: tienen que dar unas 30.000 zancadas por la recta del parque de El Prater, 4,3 kilómetros de ida y 4,3 de vuelta con dos rotondas adaptadas al fondo. Y así unas 5 veces.

Eliud Kipchoge logró un nuevo récord del mundo
Eliud Kipchoge logró un nuevo récord del mundo.

Kipchoge (34 años) es el campeón olímpico de la prueba y el único atleta que se arrimó a la hazaña. Su registro homologado el año pasado en el Maratón de Berlín es de 2 horas 1m y 39 segundos, y cuenta además con una plusmarca no avalada de 2017, cuando corrió en 2 horas y 25 segundos.

Este corredor de 1,67 metros y 52 kilos no estará solo. Y aquí es donde entran a tallar las circunstancias que impedirán que la IAAF le ponga el sello de válido, porque contará con el invalorable aporte tecnológico.

Para empezar un coche marcará el ritmo y quitará viento. Con un rayo láser le irá indicando donde tiene que ir pisando para correr en el tiempo establecido. Además, le marcarán el ritmo 41 “liebres”. Entre ellos Bernard Lagat, los hermanos noruegos Ingebrigtsen, el etíope Salemon Barega, el campeón olímpico de 1.500 metros Matthew Centrowitz, Paul Chelimo y Augustine Choge. Divididos en cinco equipos de siete, más seis reservas, correrán en V, como una flecha inversa a la marcha para derrotar toda la resistencia aerodinámica. Detrás suyo, también, irán dos atletas más para robarse cualquier turbulencia.

El otro elemento clave es el calzado. Usará un nuevo modelo de Nike a medida y con una placa de carbono en la suela con efecto muelle y discos rellenos de fluido presurizado. Los cálculos de los especialistas señalan que las zapatillas representan una ventaja en eficiencia y economía de zancada de un 4%, lo que proporciona una mejora del 2,6% en el rendimiento, o un ahorro de 1m 30s.

Independientemente de toda la ayuda, Kipchoge deberá correr como nunca antes se hizo. Porque, puede darse un momento único. Como él lo destaca: “Corro para hacer historia”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)