JUEGOS PANAMERICANOS

Las islas del Caribe se hicieron notar

Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves, Trinidad y Tobago y Antigua y Barbuda se llevan medallas panamericanas ganadas en el atletismo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las atletas de Santa Lucía Levern Spencer (c); la de Antigua y Barbuda Priscilla Frederick (i); y la de Barbados Akela Jones, posan con las medallas de oro, plata y bronce, respectivamente, tras la prueba de salto de altura

Las pequeñas islas del Caribe, Santa Lucía, Barbados, San Cristóbal y Nieves, Trinidad y Tobago y Antigua y Barbuda, además de Jamaica, ya no solo muestran sus paradisíacas playas sino que ahora trascienden porque sus deportistas están modificando el statu quo del atletismo de los Juegos Panamericanos.

En Toronto 2015, el estadio Panamericano de la Universidad de York fue el escenario de llamativas y espectaculares exhibiciones de los atletas de estas islas en tres disciplinas: salto de altura, lanzamiento de bala y velocidad en 100 metros planos.

Mujeres ejemplares. 

Hasta antes de Toronto-2015, el palmarés panamericano de Santa Lucía era de dos modestos bronces. Ha sido en esta decimoséptima edición de los Juegos que esa pequeña isla ha obtenido su primer oro. Se lo dio Levern Spencer en el salto de altura femenino.

Levern Spencer es una atleta de 31 años que ya tiene un largo recorrido en las competencias internacionales: Estuvo en los Panamericanos de 2003, 2007 y 2011, además de los Olímpicos de 2008 y 2012. Igual hizo acto de presencia en Centrocaribes 2010 y 2014 donde se consagró campeona de salto alto.

Después de tanto camino recorrido, Spencer ha obtenido en Toronto 2015 el gran triunfo de su historia deportiva con un salto de 1,94 metros. Con eso se ha convertido en la más célebre de los 173.000 habitantes que actualmente tiene Santa Lucía.

El gran acontecimieno que ha significado para el Caribe el triunfo de Levern Spencer en el salto alto no ha llenado de orgullo solo a Santa Lucía pues el podio de esa competencia fue ocupado por otras dos atletas isleñas.

En la entrega de las medallas, a Spencer le acompañaron Priscilla Frederick, competidora de 26 años representante de Antigua y Barbuda, y Akela Jones, atleta de Barbados de 20 años.

El caso de Jones es llamativo porque apenas en 2014 fue la primera atleta barbadense que ganó una medalla en el Campeonato Mundial Juvenil de atletismo. Logró el oro en salto largo.

Otro oro obtenido por una deportista caribeña llegó en el lanzamiento de bala. Lo obtuvo Cleopatra Borel con un registro de 18.67 metros y lo colocó en el medallero de Trinidad y Tobago.

La deportista trinitense también tiene un amplio currículum que comenzó en 2002. A los 36 años ha participado en tres Juegos Olímpicos y un par de Panamericanos: en Rio de Janeiro-2007 ganó bronce y en Guadalajara-2011 se hizo de la plata. Además es bicampeona centrocaribeña.

Más allá de estas sorpresas caribeñas, no podía faltar la demostración jamaiquina, de la tierra de Usain Bolt: la velocista Sherone Simpson ganó el título de los 100 metros planos femeninos con un cronometraje de 11 segundos y 18 centésimas.

En Toronto 2015 Simpson, a sus 30 años, hizo lucir su jerarquía como multimedallista olímpica (oro en relevo 4x100 en 2004, plata en 100 metros en 2008 y plata en 4x100 en 2012).

Los hombres también pueden. 

Pero también los hombres de las islas caribeñas han hecho méritos en el atletismo de los Panamericanos.

El lanzador de bala O'Dayne Richards dio a Jamaica una doble satisfacción. No solamente ganó el oro en su prueba sino que dejó un nuevo récord panamericano con 21,69 metros, rompiendo por 39 centímetros la marca anterior que databa de Guadalajara 2011.
Jamaica ganó un oro más en el lanzamiento de disco masculino con el triunfo de Fedrick Dacres.

En los 400 metros con vallas el podio fue totalmente para los velocistas del Caribe. Jeffery Gibson le dio el metal dorado a Bahamas. Javier Culson sacó la cara por Puerto Rico y obtuvo plata mientras que el bronce terminó en poder del jamaiquino Roxroy Cato.

En la prueba reina de atletismo, los 100 metros masculinos, dos caribeños contendieron seriamente y aunque no pudieron alcanzar el oro sí lograron subir al podio relegando a los competidores estadounidenses.
Ramon Gittens de Barbados, competidor olímpico en 2012, se llevó la plata. El bronce fue para Antoine Adams quien dio a San Cristóbal y Nieves su primera medalla en estos Panamericanos.

Durate la jornada del jueves, Luguelín Santos puso a República Dominicana en el medallero panamericano con el oro que se colgó tras ganar los 400 metros planos.

En cambio, llamativamente Cuba, triple campeón panamericano en el atletismo, se ha rezagado en la contienda al haber logrado hasta ahora una plata gracias a Roberto Janet en lanzamiento de martillo y un oro en el salto con garrocha femenino con la victoria de Yarisley Silva. Esta presea dorada llegó envuelta en un nuevo récord panamericano de 4,85 metros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados