Boxeo

La historia cumple años

El 25 de mayo de 1965, Muhammad Alí “tomó” el poder del boxeo mundial para siempre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Postal. En la primera pelea que hizo llamándose Alí, fulminó a Liston; y le gritó y lo humilló como lo había hecho...Clay

La historia del boxeo empezó a cambiar para siempre el 25 de febrero de 1964, cuando Cassius Clay le ganó por retiro al 7° round a Sonny Liston en Miami y, con un estilo innovador, vistoso, provocativo y hasta arrogante, tanto adentro como afuera del ring, a los 22 años se coronó como nuevo —en todo sentido— campeón mundial de peso pesado.

Al fin y al cabo, aquella noche en la que los promotores de la velada perdieron más de 300.000 dólares pues se vendieron tan sólo 8.927 de las 15.744 entradas disponibles, porque el público se mostró temeroso ante la gran tensión racial, social y política que provocó la confrontación entre el joven trasgresor que llegó a invitar a los "Beatles" a verlo entrenar en su gimnasio y el temible ex convicto apadrinado por varios "capos" de la mafia, el retador —que no fue el favorito de la cátedra— destronó a un campeón que registraba una sola derrota por puntos en fallo dividido, sufrida en 1954 al cabo de una pelea en la cual se fracturó una mano, y que en 1962 y 1963 había pulverizado a Floyd Patterson, el anterior monarca, ganándole dos veces por KO en el primer round.

Por todo eso la revolución de Cassius Clay quizá no haya accedido en forma definitiva al poder del boxeo mundial esa vez en Miami, sino recién 15 meses más tarde: el 25 de mayo de 1965, cuando el revulsivo campeón —ya autoproclamado Muhammad Ali— volvió a vencer al rival, al que había llamado "Oso feo", en la revancha celebrada en Lewiston, Maine, por KO a los 2 12" del primer asalto.

Es que, aún a despecho de su resonante consagración, y su tan explosiva como polémica fama, el cambio de nombre no resultó fácil en la práctica de la vida cotidiana, y también la del boxeo, para el rey de los pesos pesados: al día siguiente de la pelea en Miami anunció en rueda de prensa que renunciaba a "mi nombre de esclavo" y se unía al movimiento de los "Musulmanes Negros", un grupo que era visto por gran parte de la sociedad estadounidense como una seria amenaza para la paz, y eso derivó en varias batallas legales marcadas por la política, después de las cuales los organismos deportivos hicieron valer una cláusula "de letra chica" para retirarle el título a Alí y consagrar de oficio a Ernie Terrell como campeón mundial de los pesados.

Además, la "guerra" de Miami, luego calificada por la revista "The Ring" como "La pelea del año" en 1964, dejó una interrogante: si bien el juego de piernas de Clay desgastó a Liston, en las tarjetas de los jurados —58/56 para el campeón, 58/56 para el retador, y 57/57— el combate estaba empatado cuando Liston no salió a pelear en el 7° round.

De modo que la coronación de Alí todavía necesitaba una confirmación; y ese acto llegó el 25 de mayo de 1965, cuando en apenas 2 12" despachó a Liston con un golpe tan corto, veloz y preciso, que algunos consideraron muy "flojo" para ser tan gravitante, aunque a raíz de su efecto devastador, una foto (la de esta págia) captada en pleno desenlace patentó con carácter eterno la imagen más genuina del campeón mundial de los pesados que, 15 meses antes, tras coronarse por primera vez en Miami, parado de cara a las cuerdas y mirando en tono desafiante hacia el ring side, había vociferado: "¡Se los dije! ¡Soy el más lindo y el más grande!"

Mañana se cumplirán 50 años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)