INFORME

Jorge Botejara: “El handball debería transformarse en un proyecto de Estado"

El DT de la selección uruguaya de handball y sus jugadores explicaron las dificultades y carencias que posee el deporte hoy en día. Paula Fynn prestó su perspectiva del femenino.

Jorge Botejara, el entrenador de la selección uruguaya de handball. Foto: AFP.
Jorge Botejara, el entrenador de la selección uruguaya de handball. Foto: AFP.

La selección uruguaya de handball consiguió el 25 de enero de 2020, en el Campeonato Centro y Sur de handball en Maringá (Brasil), ser tercero en el continente y hacer historia al obtener el anhelado pasaje al Mundial de Egipto 2021

Una vez obtenido el pasaje, el equipo comenzó la preparación física. En un principio no había dónde porque el gobierno había tomado la decisión de cerrar los clubes, por lo cual se hicieron entrenamientos individuales por Zoom y charlas motivacionales. Hasta que el Colegio Alemán les cedió la cancha para poder entrenar.

Y así llegó el día; Uruguay jugó por primera vez un Mundial de mayores, no ganó ningún partido, pero su desempeño fue admirable porque en comparación con los demás países, donde este deporte se juega a nivel profesional, en Uruguay es un deporte amateur y los chicos supieron dar todo de sí e incluso jugar algún partido de igual a igual. Esto llevó a que en el país se hablara mucho más de un deporte que no tiene mucha visibilidad, pero que el Mundial lo hizo crecer y lo fortaleció.

La selección uruguaya de handball masculino en el Mundial de Egipto. Foto: AFP.
La selección uruguaya de handball masculino en el Mundial de Egipto. Foto: AFP.

Por ahora no hay torneos locales planificados. En enero del 2022 se llevaría a cabo el Panamericano en Cali y luego el Mundial en 2023 en Polonia y Suecia. Para poder clasificar al Panamericano y que esta preparación sea digna, según Jorge Botejara (entrenador de la selección uruguaya de handball) lo vital es poder concretar un centro de entrenamiento. “Ese es un paso ineludible para poder sistemáticamente trabajar en la mejora del deporte”, aseguró.

Si bien ahora la selección no está entrenando por la disposición del gobierno de suspender los deportes amateurs, el gran problema que ha tenido el handball y que seguirá teniendo mientras no se genera ese centro, es la falta de canchas reglamentarias para entrenar.

Para Botejara, la situación actual aumenta su complejidad debido a que el Estado debe recortar gastos para sobrellevar la pandemia, lo que dificulta aún más la evolución del deporte ya que la Federación Uruguaya de Handball (FUH) no posee fondos como para autoabastecerse totalmente.

“El handball debería transformarse en un proyecto de Estado. Todos los deportes tendrían que tener el mismo derecho".

Jorge Botejara. “El apoyo de la gente fue clave”, dice.
Jorge BotejaraDT de la selección

Desde la Selección se le ha pedido reiteradas veces a la Federación la información para poder empezar a entrenar, pero aún están a la espera de una respuesta. “Creo que se ha pedido el año pasado, se ve que todavía no hay información concreta porque nadie de la AUH me ha respondido. Seguramente no disponen de esa información aún. Estoy seguro de que tan pronto la tengan nos la harán llegar”, declaró.

La respuesta que la Federación Uruguaya de Handball

La respuesta que FUH le dio a Ovación fue que “para poder iniciar procesos de preparación y solicitar las excepciones correspondientes, por las restricciones en nuestro país, primero tiene que estar definido a nivel continental”. Y como a nivel de la Confederación Sur y Centro Americana de Balonmano (COSCABAL) las competencias de selecciones están sin fecha ni sede definida, no se pueden iniciar en nuestro país. “La FUH está en permanente contacto tanto con COSCABAL como con la SENADE por estos temas, pero obviamente la situación de la pandemia, tanto en nuestro país, como en el resto del continente, no nos permite tener certezas”, explicaron desde el organismo.

Volver a los entrenamientos

La idea es poder empezar a entrenar -obviamente siguiendo un protocolo- lo antes posible. Botejara explicó que varios integrantes del plantel se encuentran jugando en el exterior y que hay que poder traerlos para que se integren al grupo. El objetivo es poder ir a estos torneos para lograr ser competitivos. “A veces se gana, a veces se pierde, pero para tener chances tenemos que prepararnos lo mejor posible”, agregó.

En el handball se hace mucho énfasis en la etapa de iniciación. Hace varios años que la FUH trabaja en el interior para expandir el deporte, pero para el entrenador con eso no alcanza y aseguró que si bien se debe centrar la atención en la etapa de iniciación, es necesario que ésta se sostenga. 

“La etapa clave para los deportistas es la de tecnificación, asociada a la edad de los 12 a los 18 años. Si ahí no tenés apoyo, condicionás mucho el progreso de los chiquilines”.

Jorge Botejara. “El apoyo de la gente fue clave”, dice.
Jorge BotejaraDT de la selección de handaball

Muchas veces esta continuidad no se desarrolla y si a eso se le suma el factor económico se genera un embudo. El handball es un deporte en el cual las familias siempre ponen algo de dinero de sus bolsillos y muchos niños dejan porque no todos tienen esa oportunidad. “Ahí es donde tiene que entrar un plan nacional de desarrollo; en la tecnificación, algo que no tenemos hoy día, o por lo menos yo no tengo conocimiento”, declaró Botejara.

Pero la brecha puede ampliarse más. Los que llegan también ven condicionado su nivel de progreso al no tener disponibles canchas reglamentarias en horarios accesibles. “No tenemos cancha para entrenar o disponés de en una a las 22:15 y tampoco parece lógico que los nenes que al otro día tienen que levantarse para el liceo lleguen a la casa a las 12 de la noche de entrenar para dormirse a la 1 y levantarse a las 6:30 para ir al liceo”, explicó Botejara.

“Si no conseguimos mejorar la infraestructura, el progreso del handball va a estar siempre muy acotado”.

Jorge Botejara. “El apoyo de la gente fue clave”, dice.
Jorge BotejaraDT de la selección de handball
La selección uruguaya de handball en la Copa del Mundo de handball. Foto: AFP.
La selección uruguaya de handball en la Copa del Mundo de handball. Foto: AFP.

Balance del Mundial para preparación futura

 Aunque no ganaron ningún partido y pasaron de serie por un tema administrativo, el entrenador declaró que fue una experiencia de mucho aprendizaje para los jugadores y para el equipo técnico. “El Mundial fue muy positivo porque todos nuestros jugadores rindieron al máximo de sus posibilidades. Eso es un sello de calidad del deportista uruguayo, todos cumplieron. Fue una experiencia fantástica competir contra los mejores equipos del mundo”, aseguró Botejara.

La palabra de los jugadores

La visión del deporte que tienen los jugadores de handball no se aleja de la de su técnico. Matías Echeverry, extremo derecho de la Selección y jugador del Colegio Alemán, planteó que existe falta de apoyo económico para poder realizar procesos de preselección más “profesionales” y así lograr una preparación a nivel internacional. “A nosotros nos falta un lugar para poder entrenar como selección’’, declaró con énfasis.

Alejandro Velasco y Matías Echeverry.
Alejandro Velasco y Matías Echeverry.

“Los logros internacionales han sido a pulmón”, dijo Echeverry, y tanto él como Alejandro Velasco creen que le falta difusión al deporte y que eso ayudaría a que generaciones futuras se sumen y así poder tener más equipos a nivel local -hay solo seis federados- por lo tanto aumentaría la competencia y el nivel de los equipos.

Velasco, armador izquierdo de la celeste (actualmente en el exterior), planteó que la desventaja de este deporte está en no ser profesionales: “Todos tenemos otras prioridades antes que entrenar. La dificultad es llegar a entrenar después de trabajar todo el día y poder entrenar de forma intensa y eficiente sabiendo que al otro día bien temprano hay que ir al gimnasio y después volver a trabajar”.

Explicó que el Mundial lo financió la Federación Internacional, pero para el clasificatorio en Brasil tuvieron que poner dinero de sus bolsillos, aunque a los meses se les devolvió la mitad.

Alejandro Velazco en el Mundial de handball de Egipto. Foto: AFP.
Alejandro Velazco en el Mundial de handball de Egipto. Foto: AFP.

“Que se hable de handball depende de los resultados y eso es lo que está mal, necesitamos que la visibilidad sea constante y no solo dependa de logros o clasificaciones. El handball en Uruguay es un conjunto de personas que buscamos lo mismo, el crecimiento de nuestro deporte”, aseguró Alejandro Velasco.

Tampoco hay que olvidarse del handball femenino ni del Beach

Para Paula Fynn, jugadora y entrenadora de handball, la falta de canchas reglamentarias es lo que perjudica el deporte. Esta es la causa de que los clubes suban sus cuotas para poder alquilar las pocas canchas disponibles, y a su vez, hace que esto recaiga en que el deporte sea de determinados niveles y no para todo aquel que quiera participar.

“Soy técnica y soy jugadora, durante muchos años pagué todos mi viajes con colectas y saliendo a vender cosas. Después de un tiempo la Secretaría Nacional del Deporte nos apoyó y logramos cubrir más de lo que fue años anteriores, pero siempre algo de dinero pasa por los jugadores. Sobre todo en las categorías formativas”, declaró Fynn.

Paula Fynn, capitana de la Selección Uruguaya de Handball
Paula Fynn, capitana de la Selección Uruguaya de Handball

Paula aceptó que hubo una mejora en el accionar de la SENADE pero que aún no alcanza porque las jugadoras siempre deben poner algo de su bolsillo. Otra de los problemas es cuando empieza a aparecer el elegir entre la profesión o seguir practicando el deporte, porque los espacios para entrenar son a horarios que son inviables. “Entrenamos a las 22 y las canchas están ocupadas”, explicó. La realidad del handball es que los horarios son muy complejos porque terminan muy tarde y al otro día muchas trabajan o estudian.

Mikaela Feher, jugadora de Beach Handball, planteó que la falta de interés lleva a que la escasez de infraestructura ya no sea un problema, y las jugadoras se tengan que arreglar “con lo que hay”.

Mikaela Feher en un campeonato. Foto: Lucía Pérez
Mikaela Feher en un campeonato. Foto: Lucía Pérez
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados