Natación

Graf, una familia que saca pecho

Micaela nadó 100 m en pecho en 1.21.44 (categoría A) y le batió el récord que tenía su tía Erika.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Récord de pecho. Sobrina y tía, las últimas dueñas.

Para mí es un orgullo. Me pone muy feliz que justo ella haya superado el récord y que la natación siga avanzando". Erika Graf, ex nadadora olímpica, lo dice mientras sonríe.

Micaela Sierra Graf, de diez años, es hija de Leslie, la hermana menor de Erika, quien también fue campeona nacional en el estilo pecho.

Para "Mica" la natación es un hobby, algo que le gusta y tranquiliza. Ese "hobby" le requiere dos horas diarias de entrenamientos y que deba salir antes del colegio Woodlands, donde cursa quinto año, para que su madre la lleve desde Carrasco al Club Olimpia, en Colón. Pero también tiene su premio: consiguió el récord de 100 metros estilo pecho en la categoría A (1.21.44), el cual estaba en manos de su tía.

Leslie contó a Ovación que su hija nunca fue amante de los deportes, pero que cuando un verano le dijo que comenzara a nadar en el Lawn Tennis, fue la primera vez que no opuso resistencia. "Después, parecía un pececito".

A partir de ese verano, la natación le fue gustando cada vez más. Tanto fue así, que los entrenadores del club, que también trabajan en Olimpia, la llevaron a probarse. Ahora, muy seguido le dice a su madre que no puede vivir sin el agua.

Erika, quien hoy tiene 39 años, cuenta que lo que más le gustó de nadar era la sensación que sentía: "Parece que uno va volando por arriba del agua".

Además, reflexiona sobre la importancia del deporte para los niños y adolescentes. "Te enseña a tener valores como el esfuerzo, la perseverancia, el intentar; a respetar a los adultos, a tu técnico, a tener límites y un objetivo. Es una educación para la vida".

La madre de Micaela agrega: "Ella cambió un montón su personalidad desde que empezó a nadar. Está mucho más segura, más extrovertida, la ayuda a expresarse".

Micaela —que está muy agradecida a sus entrenadores Nelson Corbo, Alejandro Mutuberría y Emiliano Paggio y al colegio que la deja salir antes— dice: "Sí, antes era tímida, ahora no tanto. Además, era más chica y gordita. Ahora soy una de las más altas de mi clase y me siento más ágil."

Para esta niña la natación no es más que un hobby que la ayuda a desenvolverse y en el que es muy buena. Leslie afirma que la condición para seguir es que lo disfrute. En los genes está y seguramente nazca una nueva estrella.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)