ATLETISMO

Gatlin mete miedo en la primera ronda

Justin Gatlin estableció una marca que hace temer a Usain Bolt. Con 9,83 segundos logró el mejor registro histórico en la primera ronda de unos campeonatos del mundo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Justin Gatlin en el Mundial de Atletismo. Foto: EFE

El estadounidense Justin Gatlin, el atleta más veloz del mundo en los dos últimos años, metió presión al plusmarquista y campeón mundial, Usain Bolt, con una marca intimidatoria de 9.83, el mejor registro en 100 metros jamás conseguido en la primera ronda de unos campeonatos del mundo.

El atleta más famoso del planeta, Bolt, tomó contacto con la pista que lo lanzó al estrellato siete años atrás en los Juegos Olímpicos, pero la increíble forma de Gatlin le aconsejó prudencia. Fue uno de los ocho que bajaron de los 10 segundos y no desplegó su habitual protocolo de gestos. Se limitó a ganar su serie con 9.96.

Inopinadamente, el astro jamaicano regresa al escenario donde escribió el primer capítulo de su leyenda disimulado en el sexto lugar del ránking mundial del año con una marca de 9.87 nada impresionante para un hombre capaz de correr el hectómetro en 9.58.

Pero "El Relámpago" no acostumbra a fallar en las grandes ocasiones. Lo hizo en los Mundiales de Daegu 2011, sólo porque se precipitó en la salida y fue descalificado.

El primero de los favoritos en comparecer en pista fue un jamaicano, Asafa Powell, segundo más rápido del año (9.81), que ganó la primera serie con 9.95, corriendo por la calle dos.

Le siguió, en la segunda, el barbudo Tyson Gay, último campeón mundial estadounidense (Osaka 2007), que parte, curiosamente con igual marca de la temporada que Bolt. El norteamericano, suspendido un año por dopaje, ganó en 10.11 con viento contrario de 1,4 metros, apretado a su izquierda por el jamaicano Nickel Ashmeade (10.19).

Gatlin, el más rápido del mundo los dos últimos años (9.77 en 2014, 9.74 esta temporada), tuvo que esperar a la penúltima serie, la sexta, que ganó sin despeinarse por la calle nueve en 9.83 entre tímidos abucheos del público, que no le perdona su pasado.

El estadounidense se presenta más veloz que nunca a sus 33 años, bastante más que en la etapa anterior a sus cuatro años de castigo por dopaje, y con la responsabilidad de recuperar el cetro mundial de la velocidad para Estados Unidos, después de ocho años de dominio jamaicano.

La aparente igualdad entre un puñado de contendientes contuvo los gestos y aplacó aspavientos desafiantes que fueron frecuentes entre los grandes velocistas de otros tiempos. Bolt fue la única excepción, saludando al público antes de apostarse en los tacos. El pinchadiscos le correspondió con un tema de Bob Marley.

Junto a los consagrados, brilló con fuerza un estadounidense de 20 años, Trayvon Bromell, vencedor de la cuarta serie en 9.91, la mejor marca jamás conseguida en la primera ronda de un Mundial, con un estilo impecable y un cuerpo forjado en muchas horas de gimnasio. Fue el primer júnior en bajar de los 10 segundos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)