VEA EL VIDEO

El "otro" fútbol se vibra en Uruguay

El deporte típico de los Estados Unidos gana adeptos en el país, que cuenta con una liga con cuatro equipos.

Está lejos de ser un deporte popular en el Uruguay. La mayoría no lo entiende o lo menosprecia y, aunque tenga poco que ver, lo comparan con su primo lejano el rugby.

Es el fútbol americano que, sin embargo, tiene un "gancho" que gana adeptos año a año y el selecto grupo de personas que lo practica en el país trata de aprovecharlo para reclutar jugadores: el Super Bowl, la gran final de la liga profesional estadounidense, que es el evento deportivo con mayor audiencia planetaria y el día en que los uruguayos se aproximan a él.

Corría el año 1997 cuando unas 15 personas se empezaron a juntar en la zona del Buceo para practicar el deporte, que data de mediados del siglo XIX y que tiene en Walter Camp a su creador. Fueron los pioneros en una tierra que poco los comprendía.

Entre otros estaba Alejandro Boyadjian, que hoy juega en Emperadores, uno de los cuatro equipos que conforman la LUFA (Liga Uruguaya de Fútbol Americano). "En aquel momento se jugaba en modalidad flag fútbol, con pocos golpes". Tenía 20 años y un compañero de la facultad lo invitó a participar por su "contextura física", algo que con el tiempo descubrió que no era un requisito excluyente.

El fútbol americano lo atrapó para siempre. Por los colores amarillo y negro de su querido Peñarol en el "otro" fútbol, se hizo fan de los Steelers de la ciudad de Pittsburgh, a donde viajó para vivir la experiencia de ver un partido en la meca del deporte.

Una vez en la ciudad y con la camiseta puesta del equipo, se cruzó con Hines Wards, una estrella del equipo. "Es como encontrarte con Pablo Bengoechea, fue realmente impresionante", confiesa.

Las nubes grises se ponían amenazantes en la cancha de Champagnat, donde además de Alejandro se congregaron Guillermo Troytiño (de Barbarians), Gonzalo Rizzo y Jordan Sena (Spartans) y Mathías Ramos (Golden Bulls), representantes de los cuatro equipos uruguayos, para conversar con Ovación.

Como un idioma nuevo, es difícil vibrar con algo cuando se desconocen los códigos. Para Boyadjian "la parte estratégica es la más apasionante, ya que es jugada a jugada. Son 8, 10 segundos, se para y se arma una nueva jugada; cada cuadro tiene su libro de jugadas. En cada momento, según la posición, se elige lo que se va a hacer. Como lo definieron alguna vez, es un ajedrez de mastodontes", explicó.

Mathías Ramos y Guillermo Troytiño difieren sensiblemente. Para ellos, en los golpes que reciben y dan encuentran el sentido de la dura competencia. "Los golpes son lo más lindo. Si no disfrutás que te peguen, no te metas en esto. Cuando es un golpe en buena fe, lo celebrás, felicitás al rival", indica Ramos, quien comenzó a jugar la pasada temporada. "Los golpes son distintos al rugby. El fútbol americano es más duro, tenés que estar muy entrenado y es más fuerte", complementa Troytiño, que defiende a Barbarians.

Fundamentos básicos.

El fútbol americano, como tantos otros deportes, busca avanzar con la pelota dentro de la cancha para llegar a la zona de anotación del otro equipo a través de cuatro intentos.

Son 11 los jugadores que ingresan a la cancha. Eso sí, hay 11 en el momento que el equipo defiende y otra oncena ingresa para las ofensivas. Además, otros 11 entran en situaciones especiales, como una patada de despeje o a los palos. El objetivo es avanzar un mínimo de 10 yardas (9 metros y medio aproximadamente) en cuatro intentos hasta la zona de anotación. Si se avanza, hay otros cuatro intentos y si no se llega, lo que se puede hacer en el cuarto intento es despejar la pelota para que el rival empiece lo más atrás posible. Si se llega hasta la zona de anotación se suman seis puntos seguros, que pueden ser siete (con la pataa extra) u ocho (un único intento de entrar nuevamente a la zona de anotación). Si no se avanza lo suficiente para llegar hasta la zona de anotación, en el úiltimo intento se puede ejecutar una patada que, en caso de entrar, vale tres puntos.

En la ofensiva, el mariscal de campo es el más importante, la "cabeza" y el que hace los pases; además están los corredores, los receptores (abiertos o cerrados) y la línea de gopeo, que son los cinco que están y van al frente para que los otros puedan desarrollar la jugada. En defensa está la línea que trata de desmantelar a su par ofensiva, los linebackers (la segunda línea de contención) y la línea secundaria que marcan a los receptores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)