NFL

Otro fútbol en problemas: el americano

Protestas, escándalos y denuncias sobre los daños cerebrales que sufren sus jugadores sacuden al deporte más popular en EE.UU.

Algunos jugadores de color de la NFL han decidido hincarse al entonarse el Himno y esto ha generado diferencias.
Algunos jugadores de color de la NFL han decidido hincarse al entonarse el Himno y esto ha generado diferencias.

El deporte más popular de Estados Unidos, el fútbol americano, vive una inesperada crisis. Por un lado, recibe los ataques del presidente Donald Trump, que exige casi histéricamente a través de sus tuits que los equipos despidan a los jugadores que protesten durante la ejecución del himno nacional. Por otro, está en jaque ante las denuncias sobre las graves lesiones cerebrales que sufren sus estrellas. Y para colmo, las audiencias de tevé están cayendo.

La controversia del himno, sin embargo, parece estar promoviendo un inusual acercamiento entre la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) y los jugadores, poco antes del período de renovación de contratos, que suele encerrar ásperas discusiones.

El jueves hubo una reunión en Nueva York entre los propietarios de los equipos y representantes de los jugadores, en la cual aquellos opinaron que los deportistas deberían estar de pie durante el himno, pero descartaron tomar medidas contra los que mantengan sus protestas. La primera reacción de Trump fue un tuit de indignación: “La NFL decidió que no obligará a los jugadores a levantarse para nuestro himno nacional. Total falta de respeto a nuestro magnífico país!”.

Todo comenzó hace algo más de un año, cuando el quarterback de los San Francisco 49ers, Colin Kaepernick, se arrodilló en vez de ponerse de pie cuando se irradió el himno antes de un partido, en protesta por los reiterados episodios que terminaron con la muerte de personas negras a manos de policías blancos. En Estados Unidos es habitual que se cante el himno antes de cualquier espectáculo deportivo, aunque se trate de una competencia local. Pero al mismo tiempo, la Primera Enmienda constitucional protege, bajo la libertad de expresión, manifestaciones tan extremas como la quema pública de la bandera nacional.

“¡Saquen a esos hijos de puta del campo de juego ahora mismo!”, fue la reacción de Trump. Su vicepresidente, Mike Pence, abandonó el estadio cuando antes del partido entre los 49ers y los Colts vio a los atletas de San Francisco arrodillarse también.

“¡Saquen a esos hijos de puta del campo de juego ahora mismo!”

Donald Trump. Foto: Reuters
Donald TrumpPresidente de EE.UU.

Si bien el ambiente del fútbol americano está dividido sobre las acciones de Kaepernick (el propio jugador se encuentra sin club ahora, presumiblemente por su carácter conflictivo), cada vez más colegas comenzaron a imitarlo, por compartir su postura contra la discriminación racial o simplemente para defender la libertad de expresión.

Muchos jugadores aclararon que su decisión de arrodillarse o de sentarse ante la ejecución del himno no tiene la intención de desacreditar a los militares o veteranos de guerra de Estados Unidos, y menos a la nación, sino de llamar la atención sobre la situación de los afroamericanos, así como su rechazo a las actitudes de Trump.

Sin embargo, hay aficionados que piensan como el presidente estadounidense y protestaron contra las protestas quemando las camisetas de los jugadores rebeldes. Es claro que detrás del tema subyacen las diferentes concepciones de lo que es patriotismo, así como la libertad de expresión, alrededor de un deporte que también representa las singularidades de Estados Unidos.

Caída

Antes que se desatara esta controversia, las audiencias televisivas de la NFL ya venían cayendo y afectaban a cadenas que pagan en conjunto miles de millones de dólares por los derechos de emisión. Se calcula que este deporte mueve 10.000 millones de dólares al año.

Un factor que incide es la publicidad negativa que brindan algunos jugadores, que tuvieron problemas la Justicia por violencia doméstica, apuestas clandestinas, posesión de drogas y excesos varios. También hubo un escándalo, enseguida bautizado Deflagate, que involucró a uno de los equipos más tradicionales, los New England Patriots, y a su estrella Tom Brady: en una final de Conferencia hace dos años habían usado pelotas deliberadamente desinfladas para facilitar su manipulación. El reglamento de la NFL establece con precisión cómo deben inflarse los balones.

Pero el tema más delicado es la creciente difusión de estudios médicos que revelan las graves consecuencias que sufren quienes practican un deporte tan violento como el fútbol americano. En especial, los daños cerebrales que causan los reiterados choques, cabeza contra cabeza, durante los partidos. Según se ha comprobado, la repetición de estos traumas provoca encefalopatía traumática crónica (ETC), una enfermedad neurodegenerativa que genera demencia, pérdida de memoria, depresión, agresividad y confusión.

SABER MÁS

Se estima que mientras la esperanza de vida de un hombre estadounidense promedio es de 76 años, en un jugador de fútbol americano baja a 57.

El caso fue tomado por la película La verdad oculta, con Will Smith, que presenta la historia real del médico nigeriano Bennet Omalu, neurólogo forense que descubrió la ETC al estudiar los cerebros de varios exjugadores fallecidos prematuramente o que se habían suicidado. Y para poder difundir esos estudios se enfrentó duramente con la NFL.

Por eso hay reclamos para que la liga modifique sus reglas para limitar la violencia. Y, significativamente, Trump también está en contra: “Están arruinando el deporte, hoy si pegas demasiado fuerte te expulsan, están matando al deporte”, afirmó al mismo tiempo que pedía el despido de los insurrectos.

Barak Obama
Contra la violencia del deporte
Barak Obama

Cuando era presidente de EE.UU. Barack Obama se pronunció en contra de la violencia en el fútbol americano, con palabras que alcanzaron gran repercusión. “Soy un gran fanático del fútbol, pero si tuviera un hijo varón pensaría largo y tendido antes de dejarle jugar al fútbol. Y creo que quienes amamos ese deporte tendremos que lidiar con el hecho de que probablemente cambiará gradualmente para tratar de reducir algo la violencia”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados