VARIANTE

Footgolf, un deporte en auge y que suma adeptos

Todo es cuestión de embocar una pelota N° 5 en el hoyo: la mezcla de fútbol y golf ya tiene tres mundiales y sus cracks uruguayos.

La imagen ilustra con claridad cómo se juega al footgolf.
La imagen ilustra con claridad cómo se juega al footgolf.

La fusión de dos deportes tan apasionantes como el fútbol y el golf solo podía dar como resultado otro juego atrapante, de crecimiento exponencial apenas diez años después de su creación. El footgolf, nacido en Holanda en 2009, conquistó también a los uruguayos, que ya están alcanzando destaque internacional.

“Un día decidí probar en la cancha de mi pueblo y me apasionó desde el primer día”, afirma el mejor jugador uruguayo de este deporte, Wilson Olivera, que incluso le ganó a jugadores de primera división de la AUF.

La descripción es sencilla: según las bases del golf, en el footgolf hay patear una pelota de fútbol hasta embocarla en un hoyo. Y gana quien menos golpes ejecuta para ello a través de un circuito de 9 o 18 hoyos. Claro que los medios han sido adaptados: se juega con una pelota número cinco, que se impulsa con los pies en vez de utilizar palos y el hoyo tiene 52 centímetros de diámetro.

El footgolf gana fuerza en Uruguay.
El footgolf gana fuerza en Uruguay.

Todo lo demás es muy parecido al golf: cada hoyo tiene su par (tres, cuatro o cinco) y en base a eso se logran birdies, águilas o albatros, o se cometen bogeys. Los jugadores tienen su handicap, cuya cifra se descuenta de sus golpes. La pelota debe golpearse desde el lugar donde cayó, no se la puede jugar cuando está en movimiento ni detenerla. Y al igual que en el deporte de Tiger Woods, no se trata solo de mandar la pelota fuerte y lejos: hay que seguir con pericia la ruta más breve hasta el hoyo y evitar los obstáculos, que pueden ser trampas de arena (bunkers) o árboles. Todo termina sobre el green, donde es necesario ser muy preciso con el toque.

“El footgolf es un deporte extremadamente inclusivo, cualquiera puede practicarlo independientemente de la edad y la condición física. Luego de jugar los 18 hoyos en cada fecha viene el tercer tiempo acompañado de la premiación; un momento único de relax para los jugadores”, comenta Gastón Davio, presidente de la Asociación Uruguaya de Footgolf (AUFG).

Gastón Davio, el presidente de la AUFG.
Gastón Davio, el presidente de la AUFG.

Las canchas son adaptaciones de trazados de golf o bien fueron construidas especialmente para este juego. En Uruguay existen dos exclusivas y de práctica permanente para el footgolf: Las Lilas FootGolf (Ruta 1 km 127,5, Rosario, Colonia) y La Chacra FootGolf (en el complejo de Juventud de Las Piedras). Ambas son de nueve hoyos.

El organismo que rige la disciplina es la Federation for International FootGolf (FIFG), con más de 35 países afiliados, entre ellos Uruguay, cuya actividad se inició formalmente en 2017. En el país, la organización que regula las competencias es la AUFG.

Pese a la juventud del deporte, ya se disputaron tres Mundiales: Hungría 2012, Argentina 2016 y Marruecos 2018. Este último marcó por primera vez la participación oficial de una selección de Uruguay.

“En el país existen tres competencias anuales: la Liga Uruguaya de FootGolf, el Tour de Montevideo y el Tour Coloniense. En cada competencia hay tres categorías. Una general masculina, otra femenina y una senior masculina para mayores de 45 años”, indica Davio. El cuarto Mundial se realizará en 2020 en Japón y Uruguay tiene 11 cupos: siete en la categoría general, dos en categoría femenina y tres para los senior, por lo cual cualquier jugador puede aspirar a formar parte de la delegación, enfatiza el dirigente.

EL CAMPEÓN. Nacido en Rosario hace 35 años, Wilson Olivera es hoy el mejor futgolfista del país y siempre destaca a su ciudad “por el apoyo que me brindan”.

“Juego los fines de semana y trato de practicar también dos veces entre semana. El año pasado estuve peleando los torneos y este año los gané los tres. Y jugué el Mundial de Marruecos, una experiencia increíble. Además, Uruguay fue 19 entre 37 países, y eso fue magnífico para nuestro deporte, porque potencia a nuestros jugadores. Aquí hay muy buen nivel”, cuenta.

Wilson Olivera, el mejor futgolfista de Uruguay.
Wilson Olivera, el mejor futgolfista de Uruguay.

Wilson es zurdo y reconoce que eso es una dificultad, porque hay tiros que por la ubicación de la pelota y la dirección que se le debe dar son apropiados para pegarle de derecha. Pero ya se anima a algunos “tres dedos” con esta pierna. “En general juego mucho con la cara interna del pie. Para los tiros más largos, uso el empeine. Algunos en los últimos cuatro o cinco metros prefieren darle de puntín, pero yo me mantengo con la cara interna. Lo que está prohibido es pisar la pelota, así como meter el pie por abajo para cucharearla. Desde los bunkers, además, no se puede tomar carrera”, explica.

“En este juego sos vos contra la cancha. Importa pegarle bien, pero también tomar las decisiones exactas y mantener la calma, aunque hayas cometido un error en el hoyo anterior”, asegura, con las mismas palabras que puede utilizar un golfista.

También juegan las mujeres, y se destacan: Yanina Castro logró un histórico puesto 22 en Marruecos 2018, contra más de 60 competidoras de todo el mundo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)