TOKIO 2020

Felipe Klüver: "Estamos más manija que nunca"

Tras la tremenda clasificación a la final por una presea, el remero uruguayo destacó el rol de su entrenador: "A veces nos preguntábamos para qué mierda servía lo que nos mandaba, pero dio sus frutos"

Los uruguayos Cetraro y Klüver van por más este miércoles. FOTO: AFP.
Los uruguayos Cetraro y Klüver van por más este miércoles. FOTO: AFP.

Todavía la emoción está a flor de piel en todos los uruguayos tras la tremenda clasificación de Bruno Cetraro y Felipe Klüver a la final por una medalla que se dará este miércoles a la hora 21:50 de Uruguay, en la que también remarán las duplas de Irlanda (número uno del mudo), Italia, Bélgica, Alemania y República Checa. 

"Nuestro entrenador (Osvaldo Borchi) nos preparó la estrategia, la escribió y nosotros la memorizamos. La verdad es que hoy se dio a la perfección: al principio intentamos ir cómodos, en contacto con un bote y salió todo a la perfección", explicó un visiblemente emocionado Klüver, quien también se notaba con notorios gestos de cansancio en una jornada ventosa en Tokio.

"Las condiciones ayudaron mucho; estábamos muy manija por lo que nos dijo Osvaldo. En los últimos 250 metros cerramos los ojos, empezamos a darle para atrás y para adelante; es impresionante como rindió ese bote, vimos el bote de Noruega cuando se dio vuelta. Estamos más manija que nunca para mañana (por el miércoles)", agregó el uruguayo a declaraciones a la cadena televisiva. 

"En los últimos 250 metros cerramos los ojos, empezamos a darle para atrás y para adelante".

Klüver, de 21 años, afirmó: "Todavía está la chance (de obtener una medalla). Un amigo me dijo que el que pensara perdía y hoy recordar eso me ayudó mucho, por eso le mando un saludo grande a Mauricio, a los que me enseñaron a remar, a la gente de Mercedes y de Montevideo. Es algo impresionante estar acá, muchas veces lo soñaba, pero no lo imaginaba".

Felipe también tuvo palabras de elogio para su compañero Bruno: "Me subí al bote con un conocido y hoy es más que un hermano. Saber qué va a ser el otro, saber que no te va a abandonar, es algo impagable, la confianza entre los tres es impresionante".

Por último, sobre el entrenador argentino Osvaldo Borchi, Felipe contó que "a veces se enoja, nos putea, pero hoy le damos las gracias. Gracias a él estamos aquí, hay que trabajar. A veces te manda a hacer cosas que decís para qué mierda te manda a hacer estas cosas, hay veces que a veces no se podía ni remar y la verdad que dio sus frutos. Hay que darle, mucha gente no nos tenia ni en cuenta... Pasamos un repechaje de asco y pasamos a la final. Ahora hay que salir a la cancha y a darle, no hay que descartar la posibilidad de ganar una medalla. Una medalla olímpica es el sueño de todo deportista, vamos a darle".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados