CENTENARIO DE LA FEDERACIÓN DE BOXEO

La Federación de Boxeo festeja los 100 años en Uruguay

Centenario de la Federación Uruguaya de Boxeo: entre la actividad amateur y la profesional no hay fallo unánime.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Boxeo

Box! Es lo que, sobre el tañido de la campana, dicen con voz firme los árbitros en el centro del ring, extendiendo una mano al frente con la palma hacia arriba, para darles la señal formal a los boxeadores de que empieza el primer round.

En sentido imaginario, para la historia del boxeo uruguayo eso pasó el 8 de abril de 1915, cuando se fundó la "Unión de Sociedades de Box", de lo que se cumplieron 100 años el jueves pasado.

Los estatutos formalizados de la entidad señera tienen fecha del 2 de enero de 1920, habiendo sido aprobados por el Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Industrias, el 13 de julio de ese año; y el 15 de junio de 1925, la denominación oficial pasó a ser "Federación de Box del Uruguay" o "Federación Uruguaya de Box", mientras que el 19 de diciembre de 1932 la resolución 175/1935 del Ministerio de Instrucción Pública y Previsión Social estableció que la "Federación Uruguaya de Boxeo" es la continuación de la Unión de Sociedades de Box del Uruguay, en lo que no fue el último retoque gubernamental de la estructura orgánica con la que el boxeo uruguayo llega a los días actuales.

Según el artículo 11 de los estatutos de la Unión de Sociedades de Box, se consideraba "persona aficionada al box" a quien "no haya competido por premios en dinero" y "cultive ese ejercicio únicamente por placer y los beneficios físicos, morales e intelectuales que él pueda proporcionarle".

Sin embargo, como desde un principio la Federación rigió el boxeo de nuestro país tanto en el campo amateur como el profesional, el 20 de octubre de 1968 el Poder Ejecutivo aprobó el reglamento elaborado por la Comisión Nacional de Educación Física que creó la Comisión Nacional de Boxeo para regir la actividad profesional; y el 8 de noviembre de 2004, la asamblea de la Federación aprobó los nuevos estatutos, que luego homologó el gobierno en la primera presidencia de Tabaré Vázquez, por los que volvió a ser la única rectora del boxeo uruguayo.

Con uno y otro formato, los boxeadores uruguayos amateurs conquistaron 71 títulos de campeones latinoamericanos, 14 sudamericanos, dos de ellos (1986) en los Juegos ODESUR, y cuatro panamericanos; mientras que los profesionales ganaron 17 coronas continentales, incluida la de Alfredo Evangelista, que en 1977 se consagró campeón europeo de peso pesado.

Hoy, a nivel amateur, con 100 boxeadores federados y veinte clubes afiliados, la Federación ordenó y revitalizó la actividad local, le da rodaje internacional a los púgiles que se destacan y, en su sede del estadio Centenario, realiza en forma periódica las jornadas médicas, donde el cardiólogo Nishan Koudadjian, el siquiatra Enrique Pera, el oftalmólogo Martín Sánchez, y los otorrinolarangólogos Rogelio Charlone y Mariano Percovich, hacen por $ 1.500 una batería de exámenes que cuesta no menos de $ 5.000 en el sector de la salud privada.

En el ámbito profesional, el propio Juan Carlos Montiel, presidente de la FUB, admitió que "la actividad está bastante decaída; pero, con sinceridad, no estamos pensando en eso, porque si no tenemos boxeadores amateurs, no podemos tener profesionales; aunque hay muchachos constantes que se merecen apoyarlos y, en ese sentido, ayudaremos a los promotores que den garantías, a los boxeadores y a la Federación, de que los espectáculos tengan muchísima seguridad, que es lo más importante".

"¡Box!", dijo el árbitro de la historia el 8 de abril de 1915 al dar la señal de que la Federación Uruguaya de Boxeo empezaba una pelea que ya lleva 100 años; y, como lo refleja Montiel, no es fácil: "Hay muchachos que están pensando en ser campeones y hacer plata, y con un par de peleas quieren ser profesionales; y la idea nuestra no es esa. Más de una vez les digo por mi experiencia de boxeador: Miren que por un pesito no conviene hacerse pegar... tienen que hacer muchas peleas amateurs para hacerse profesionales. Lo que nosotros queremos es que los boxeadores uruguayos peleen en Uruguay y ganen, no que vayan a perder en otros lados; y para eso es que hemos ayudado a muchos gimnasios donde hay técnicos jóvenes que se han capacitado".

CAMPEÓN DE EUROPA Y... ¡QUÉ RIVALES!

En 1977, Alfredo Evangelista (foto: en el Villa Española) perdió por puntos con Alí y le ganó el título europeo pesado al francés Lucien Rodríguez; ante Alí y Larry Holmes, que lo venció por KO en 1978, peleó por el título mundial.

UNA HISTORIA OLÍMPICA DE BRONCE

Washington “Cuerito” Rodríguez (foto) es el único boxeador uruguayo que ganó medalla olímpica; bronce, en Tokio 64: venció a un camboyano, un checo y un nigeriano, y perdió por puntos con el local, que fue campeón.

Montiel. una, dos y tres estrellas

En la asamblea de la Confederación Sudamericana en Buenos Aires se designó a Juan Carlos Montiel, presidente de la FUB, miembro ejecutivo de la Asociación Mundial de Comisiones de Boxeo: "A nivel de AIBA los técnicos son una, dos y tres estrellas y en los Juegos Olímpicos y Panamericanos, los que no son así, no pueden dirigir. Nosotros tenemos a Martín Llobet, que es muy capacitado, incluso en Cuba, pero no hizo ningún curso de AIBA; si vamos al Panamericano, no podrá estar en el rincón, deberemos buscar un técnico de otro país, que pueda subir. Por eso sugerimos a la Confederación que se dicten cursos para que los hagan nuestros técnicos más capacitados".

LAS ESTRELLAS

C. Comunales

Ganó los títulos mundiales de peso ligero de la AMB y la Organización Universal.

G. Bouvier

Ganó el título sudamericano y el mundial de la Federación Internacional.

C. Namús

Ganó el título mundial super ligero de la Federación Mundial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados